Premio Nobel a científico japonés que descubrió que las células se autodestruyen

Genética, Biología y Química

Por Sophimania Redacción
3 de Octubre de 2016 a las 09:58
Compartir Twittear Compartir
Premio Nobel a científico japonés que descubrió que las células se autodestruyen
Yoshinori Ohsumi

El científico japonés, Yoshinori Ohsumi , ha sido galardonado con el Premio Nobel de Fisiología por descubrir el extraño fenómeno celular de autofagia, que significa que las células se comen a sí mismas para destruirse y reciclarse. De entre los 273 científicos que han sido nominados al premio, el comité decidió premiar con $ 937,000 al biólogo celular que trabaja en el Instituto Tecnológico de Tokio.

Ohsumi viene experimentando con la idea de autofagia desde la década de 1990, según un comunicado de la Fundación Nobel. En estos experimentos, el científico nacido en Fukuoka, logra identificar los genes en la levadura que fueron cruciales para la autofagia, revelando los mecanismos subyacentes del proceso y demostrando que lo mismo sucede en las células humanas. Esto permite entender cómo las células reciclan sus contenidos, y este proceso sería clave en otros procesos fisiológicos, como la respuesta de una célula a la infección o el hambre.

Pero el descubrimiento se remonta a la década de 1950, cuando científicos descubrieron un compartimiento especializado (lisosoma) dentro de las células, que permitía digerir proteínas, carbohidratos y lípidos.

Dentro de los lisosomas encontraron otros organelos de la célula. El misterio consistía en comprender cómo ingresaban estos organelos a los lisosomas. Sabían que debía haber un sistema de transporte para lograr eso, y estos vehículos de viaje, que ahora se llaman autofagosomas, son los que transportan las "cargas celulares" al lisosoma para descomponerlos.

Es así que Ohsumi logró descubrir cómo es que la célula deshace y recicla estos grandes complejos de proteínas. "Se pensaba que la vacuola era simplemente un cubo de basura en la célula, y no muchas personas estaban interesadas en su fisiología", explica Ohsumi a The Journal of Cell Biology en un Q & A en 2012. "Así que pensé que sería bueno estudiar el transporte en la vacuola, porque no tendría mucha competencia". La vacuola es la versión humana de los lisosomas.

"Ohsumi razonó que si se pudiera perturbar el proceso de degradación en la vacuola, mientras que el proceso de autofagia estaba activo, entonces los autofagosomas deben acumularse dentro de la vacuola y se hacen visibles bajo el microscopio", se explica en el comunicado.

Mediante el cultivo de una levadura mutada que carecía de enzimas, se pudo activar la autofagia y observar a las vacuolas llenarse de pequeñas vesículas que no habían sido degradadas. Así se pudo demostrar la autofagia y los genes implicados en el proceso.


FUENTE: LiveScience



#premio #nobel
Compartir Twittear Compartir