Todas las enfermedades genéticas se podrían curar con la técnica de modificación genética CRISPR

Genética, Biología y Química

Por Sophimania Redacción
12 de Junio de 2017 a las 08:36
Compartir Twittear Compartir
Todas las enfermedades genéticas se podrían curar con la técnica de modificación genética CRISPR
Foto: Internet

En la Conferencia de Negocios WIRED 2017, en New York, Jennifer Douda, la creadora de la técnica de modificación genética CRISPR/Cas9 explicó que descubrirla le tomó solo unos minutos.

Durante los últimos años ha estado hablando con científicos, políticos y reguladores federales alrededor del mundo sobre los riesgos potenciales y las recompensas de CRISPR. "Creo que es muy probable que en un futuro no muy lejano cure enfermedades genéticas", dijo. "Pero globalmente necesitamos llegar a un consenso para avanzar de manera responsable".

En 2015, Doudna formó parte de una amplia coalición de importantes biólogos que aceptaron una moratoria mundial de la edición de genes a la "línea germinal", es decir, ediciones que se pasan a las generaciones posteriores. Pero es legalmente no vinculante, y los científicos en China ya han comenzado experimentos que implican la edición del genoma de embriones humanos. El uso de CRISPR para curar enfermedades genéticas hereditarias aún está muy lejos y lleno de baches éticos.

"Cuando pienso en dónde es probable que veamos los mayores impactos en el menor tiempo posible, realmente creo que va a ser en la agricultura", dijo. Los agricultores siempre han sido genetistas de corazón. Y con la precisión y facilidad de CRISPR para identificar y separar los rasgos deseables, hay un gran potencial de acelerar el desarrollo de nuevos cultivos en varios órdenes de magnitud.

Los gigantes agrícolas DuPont y Monsanto han invertido en licencias CRISPR para acelerar sus esfuerzos de I + D hacia la creación de cultivos que puedan soportar los cambios climáticos y las nuevas enfermedades y plagas. En parcelas de pruebas alrededor del mundo ya están creciendo los cultivos modificados con genes, desde papas más duraderas y arroz resistente a las inundaciones, hasta trigo resistente a la sequía y al moho.

Utilizando la genética para rastrear 10 000 años de domesticación de tomates, investigadores de Cold Spring Harbor descubrieron qué genes llevaron a la aparición de un tipo de tomate que no deja caer los frutos (lo que conviene a los recolectores). Luego utilizaron CRISPR para editar su actividad. El resultado: plantas de tomate con grandes rendimientos que no dejan caer sus frutos.

"Para mí, eso realmente ilustra el potencial de CRISPR", explica Doudna. "CRISPR permite a los agricultores hacer las cosas más fáciles, algunas que eran imposibles en el pasado".

 

FUENTE: Traducido de Wired

 

Si quieres estar siempre enterado de lo último y lo mejor en descubrimientos, investigaciones y avances científicos y tecnológicos SUSCRÍBETE AQUÍ en un solo paso. Recibirás un boletín semanal con lo mejor de Sophimania.


#crispr #modificacion genetica
Compartir Twittear Compartir