11 hábitos que jurarías son saludables pero que en realidad no lo son

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
13 de Diciembre de 2016 a las 12:53
Compartir Twittear Compartir
11 hábitos que jurarías son saludables pero que en realidad no lo son
Foto: internet

Todos tenemos hábitos que pensamos que son saludables porque los escuchamos en alguna parte, y seguimos haciéndolos porque creemos que son buenos para nosotros.

Aquí una lista que hace I Fucking Love Science sobre ciertos hábitos comunes que deberías dejar de hacer:

Usar un escritorio de pie

Un reciente estudio a largo plazo sobre datos de casi 4.000 adultos estadounidenses no encontró ningún beneficio en quedarse de pie en lugar de sentarse. En el corto plazo, sin embargo, las personas que se quedaban de pie quemaban más calorías por minuto.

Uso de los forros del asiento del inodoro

Los virus como el VIH y el herpes son frágiles, lo que significa que no sobreviven muy bien fuera del cuerpo humano. En el momento en que te sientas en un asiento de inodoro público, la mayoría de los patógenos nocivos no pueden infectarte. Además, la piel es un bloqueador efectivo contra cualquier microbio, a menos que tengas una herida abierta.

Evitar el gluten

A menos que del 1% de las personas que sufren de enfermedad celíaca, el gluten no tendrá un efecto negativo sobre ti. De hecho, los estudios demuestran que la mayoría de las personas sufren de ligera hinchazón y gases cuando comen, ya sea que consuman trigo o no. Es normal.

Beber Leche de Almendras

Las alternativas a la leche de vaca han incrementado en popularidad en los últimos años, la principal, la leche de almendras. Sin embargo, la leche de almendras está prácticamente desprovista de nutrientes. Un vaso típico de leche de almendras, en volumen, tiene solo 2% de almendras y no contiene casi ninguna proteína.

Jugos de frutas 

Cuando se hace jugo de frutas y verduras frescas, se le quita toda la fibra, ingrediente clave que te da la sensación de saciedad. Lo único que aporta el jugo es azúcar y una dieta alta en azúcar y baja en proteínas implica más necesidad de comer a lo largo del día, cambios de humor y baja energía.

Cono prendido en el oído

La práctica del cono prendido con fuego en el oído implica hacer un cono de papel, ponerlo en el oído y prenderle fuego al extremo saliente. Las personas que lo hacen dicen que es útil para reducir el cerumen y para tratar algunas infecciones. De acuerdo con la Clínica Mayo, esta técnica no es eficaz y que puede acabar empujando la cera en el oído aún más.

Evitar el microondas

Todos hemos escuchado los rumores sobre cómo usar el microonadas puede ser dañino para la salud o alterar la composición de los alimentos. Sin embargo, esto es falso. Los hornos microondas cocinan alimentos usando ondas de energía. Las ondas hacen que las moléculas en los alimentos vibren rápidamente, aumentando su energía como calor. Esto sí puede hacer que algunos nutrientes se desintegren un poco al calentarse, pero esto sucede igual si fuera calentado en una cocina. Pero ya que el tiempo de cocción en un horno microondas es más corto, suele ser mejor opción que calentar la comida en una olla.  

Desinfectante para manos

Si se lava las manos regularmente durante el día, el desinfectante para las manos es casi completamente innecesario. Además, no puede matar todos los gérmenes que el jabón tradicional sí puede.

Tomar multivitaminas

Muchas personas toman vitaminas y suplementos todos los días. Sin embargo, las décadas de investigación no han encontrado ninguna justificación para este hábito. Necesitamos vitaminas, pero debemos consumirlas preferiblemente en nuestra dieta y no en píldoras, ya que en esta forma más bien, pueden traer efectos no deseados.

No sonarse los nudillos

Hasta hace poco se creía que sonarse los nudillos era malo, pero los últimos estudios sugieren que no es dañino y que, por el contrario, es un buen indicador de que una articulación está bien lubricada. No poder hacerlo sería síntoma de problemas articulatorios.

Hacer una dieta de desintoxicación

Nadie necesita desintoxicación a menos que haya sido envenenado. Nuestro sistema ya tiene órganos que nos desintoxican: el hígado y los riñones. Estos órganos filtran nuestra sangre y eliminan cualquier desperdicio de nuestra dieta. Emparejado, hacen que nuestros cuerpos sea purificadores naturales poderosos.


#salud #habitos saludables
Compartir Twittear Compartir