Alimentos hiperprocesados, alimentación y cáncer

Medicina, Salud y Alimentos

Por Luis Enrique Mendoza
14 de Julio de 2016 a las 10:18
Compartir Twittear Compartir
Alimentos hiperprocesados, alimentación y cáncer

Dentro de los factores de riesgos de cualquier tipo de cáncer, las dietas insalubres son uno de los peores ingredientes para incrementar el riesgo de este tipo de enfermedad. Colorantes, preservantes, aditivos, los alimentos hiperprocesados están a la vuelta de la esquina, no alimentan, producen obesidad, e incluso predisponen al cáncer.

¿Cuál es la relación entre alimentos hiperprocesados y riesgo de cáncer? ¿Cuál es la regulación en el Perú? ¿Qué medidas debemos tomar ante ello? En el siguiente artículo Sophimanía te explica lo que tienes que saber sobre la relación entre los alimentos hiperprocesados y el cáncer, así como algunas recomendaciones sobre el tema.

C0109_JunkFood_01.jpg
Fuente: noticiasvina

Alimentos hiperprocesados

Los alimentos hiperprocesados son los productos que -casi- no contienen alimentos naturales. Este tipo de “alimentos” componen una alta proporción de las dietas consumidas en países occidentales, y poseen altos niveles de azúcar, sal, grasas trans (presente en la comida rápida, los pasteles, las galletas, las comidas fritas, las margarinas) y saturadas (presentes en quesos, helados, y mantequillas). Pero sobre todo presentan ingredientes químicos. Los chizitos, gaseosas, bocadillos, snacks, son sus expresiones más cotidianas y peligrosas. Su consumo es un pase seguro a la diabetes, hipertensión, problemas cardíacos, e incluso cáncer.

Para el Dr. Alfredo Aguilar, director científico y académico de Oncosalud, los alimentos hiperprocesados “son aquellos alimentos en los que, a partir de determinados procedimientos, se han introducido cambios deliberados antes de que éstos estén disponibles para el consumo humano”.

¿Qué dice la OMS?

Según la OMS, en el 2012 hubo unos 14 millones de nuevos casos y 8,2 millones de muertes relacionadas con el cáncer. Y las proyecciones indican que el número de nuevos casos aumentará en un 70% en los próximos 20 años. Entre los principales factores de riesgo de cáncer están el consumo de tabaco y alcohol, así como la dieta malsana y la falta de actividad física.

No hay una investigación concluyente respecto a la naturaleza cancerígena de los alimentos hiperprocesados. Lo que hay son buenos indicios. “Los estudios han estado orientados hacia la relación entre las carnes procesadas y el riesgo de cáncer de colon”, afirma el Dr. Aguilar. Y no es de extrañar porque hace unos años la OMS clasificó al consumo de carne procesada como agente cancerígeno para humanos.

La clasificación de los agentes cancerígenos la realiza la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC, en inglés). Los resultados oficiales constan en el Volumen 114 de la IARC Monographs de la OMS bajo el nombre Read Meat and Processed Meat. El marco de referencia funciona por nivel de evidencia científica. Así, en el grupo 1 están los agentes con evidencia científica suficiente para considerar que pueden dar cáncer. En el grupo 2 están los agentes que probablemente (2A) y posiblemente (2B) causen cáncer, según estudios en humanos y en animales. En el grupo 3 están los agentes que a la fecha no han sido probados que puedan originar cáncer. Mientras que en el grupo 4 están los agentes que según la evidencia científica disponible no se consideran de naturaleza cancerígena.

Pues bien, la carne procesada ha sido clasificada como agente cancerígeno (Grupo 1) sobre la base de “evidencia suficiente en humanos de que el consumo de carne procesada causa cáncer colorrectal”. Es decir, existe evidencia científica suficiente para afirmar que el consumo de carne procesada es cancerígeno. Por cierto, es importante recalcar que a pesar de que la carne procesada ha sido clasificada en la misma categoría que el fumar tabaco (Grupo 1), esto no significa que estos sean igualmente peligrosos. “La IARC describe la fuerza de la evidencia científica de un agente como causante de cáncer, más que evaluar el nivel de riesgo”, explica Aguilar.

a9e5a1212bc6042b8277287e8dedf89d.jpg
Fuente: pinterest

La buena nutrición

La buena nutrición es importante para la buena salud y para prevenir el cáncer. La nutrición es un proceso mediante el cual el cuerpo incorpora alimentos y los usa para crecer, estar sano y reemplazar los tejidos del cuerpo. De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer, una alimentación saludable incluye comer y beber una cantidad suficiente de alimentos y líquidos que contengan vitaminasmineralesproteínascarbohidratos, grasas y agua. La OMS aconseja limitar idealmente el consumo de azúcar (no natural) a no más de seis cucharaditas al día.

Existen distintas opciones alimenticias que configuran una situación saludable. “Una alimentación saludable debe basarse en el consumo diario de frutas y verduras, cereales integrales, legumbres, leche, proteínas magras como el pescado y aceite vegetal, con poco consumo de carnes rojas y procesadas. Es importante garantizar la disponibilidad, la asequibilidad y el acceso a alimentos compatibles con una alimentación saludable, lo cual exige que los sistemas agropecuarios y alimentarios sean sólidos y faciliten estas opciones. Dado que los alimentos naturales e integrales son la piedra angular de la cocina tradicional en la Región de las Américas, esas mismas tradiciones pueden ser un instrumento valioso para promover la alimentación saludable”, explica el médico consultado.

518293.jpg
Fuente: El Comercio

¿Y qué sucede en el Perú?

La Ley General de Salud es el marco normativo sobre el cual se diseñan normas específicas y políticas públicas en materia de salud. Una de las normas sobre la materia es la Ley 30021, ley de promoción de la alimentación saludable, promulgada en el 2013 y focalizada en niños, niñas y adolescentes. Sin embargo, a la fecha esta ley no es efectiva por falta de reglamentación.

La situación es preocupante. Según la Dirección Regional de Salud (Diresa 2014) el 22% de niños entre 5 y 12 años tiene obesidad y el 23%, sobrepeso. Pésimos indicadores para el riesgo de cáncer. Y en los últimos 10 años se ha incrementado más del 50% los casos de diabetes tipo 2 en adolescentes que tuvieron sobrepeso cuando eran niños. Como sabemos, la diabetes tipo 2 es uno de los factores que puede desencadenar efectos pro-cancerígenos.

Asimismo, a nivel de la política pública existen los Lineamientos de Gestión de la Estrategia Sanitaria de Alimentación y Nutrición Saludable promovidos por el Ministerio de Salud a través del Instituto Nacional de Salud desde el año 2011. En este documento se evidencia que casi el 51%  de los jóvenes sufren de sobrepeso u obesidad. Y en relación a esta realidad se han propuesto lograr las siguientes metas para el año 2021:

- Contribuir a la reducción de la prevalencia de sobrepeso en niñas y niños menores de 5 años a 3%.

- Contribuir a disminuir la prevalencia de obesidad en niñas y niños menores de 5 años a 1%.

- Contribuir a la reducción de la prevalencia de sobrepeso en mujeres en edad fértil a 25%.

- Contribuir a la reducción de la prevalencia de obesidad en mujeres en edad fértil a 10%.

La solución cae madura. Es necesario regular la proporción y calidad de los ingredientes, diseñar políticas fiscales que desestimulen el consumo de hiperprocesados, restringir la publicidad, diseñar un etiquetado legible para los ciudadanos, promover la actividad física en los centros escolares, y construir hábitos alimenticios saludables. La mesa está servida, ya estamos avisados.

Recomendaciones (Dr. Alfredo Aguilar, Oncosalud)

- Se ha demostrado que la nutrición a base de alimentos procesados está relacionada con enfermedades no trasmisibles y con la predisposición de desarrollar cáncer.

- Se recomienda una nutrición en base a menor consumo de alimentos hiperprocesados, ya que estos tienen altas cantidades de sal, azúcar y grasa.

- Promocionar hábitos alimenticios sanos y de actividad física en la escuela, universidades y centros laborales.

- Apoyar las medidas del estado y de la Organización Panamericana de la Salud para que la industria alimentaria promueva la alimentación sana.


#oncosalud #oms #ministerio de salud #instituto nacional cancer
Compartir Twittear Compartir