Así serán los antibióticos del futuro

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
1 de Octubre de 2015 a las 13:28
Compartir Twittear Compartir
Así serán los antibióticos del futuro

Investigadores de Merck han logrado crear el primer miembro de lo que promete ser una generación radicalmente nueva de fármacos antibacterianos. La clave está en unas estructuras genéticas casi mágicas: los riboswitches. El ribocil es el primer miembro de una nueva generación de antibióticos contra la que las bacterias actuales carecen de resistencia. El estudio se publicó en Nature.

 

¿Cómo funciona el ADN? Depende de la seriación entras las 4 letras: se unen A con T, C con G. En el caso del ARN, como solo tiene una hebra, se puede aparear consigo mismo cuando dos de sus tramos son complementarios. Una de las más importantes para las bacterias son los riboswitches, o interruptores de ARN, capaces de reconocer moléculas esenciales y regular la traducción del ARN a proteínas. Ahí es donde se dirigen los nuevos antibióticos.

 

 

antibiotico 2

 

 

John Howe y sus colegas de los laboratorios de investigación de Merck presentan a este primer fármaco candidato que se dirige contra un riboswitch que reconoce a la riboflavina, o vitamina B2, una molécula esencial para la lógica metabólica de las bacterias.

 

Este nuevo candidato a fármaco, que se llama ribocil, compite eficazmente con la vitamina B2 por la unión al riboswitch, pero bloquea la traducción en lugar de activarla. Eso destruye a la bacteria. El ribocil es, por tanto, el primer miembro de una nueva generación de antibióticos, contra la que las bacterias actuales carecen de resistencia.

 

En las pruebas con ratones infectados con bacterias patógenas, el tratamiento con ribocil reduce la concentración bacteriana en más de 1.000 veces. E igual de importante: el ribocil no tiene efectos tóxicos para el ratón.  La mala noticia es que, cuando las bacterias en cultivo se exponen de forma prolongada al ribocil (en concentraciones subletales), acaban generando resistencia al fármaco.

 

 

FUENTE: El País


Compartir Twittear Compartir