Aspartame versus estevia: La verdad de los edulcorantes

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
2 de Febrero de 2015 a las 14:28
Compartir Twittear Compartir
Aspartame versus estevia: La verdad de los edulcorantes

Hoy muchos compran bebidas dietéticas y edulcorantes en un intento para reducir la cantidad de azúcar que consumen. Sin embargo, ¿cuánta evidencia hay de que son malos para nosotros?

Los científicos no están seguros de que el consumo de edulcorantes no evite ganar peso en el mediano o largo plazo. Sin embargo, llevan años en el mercado y no parece que hayan frenado el problema de obesidad de muchos países.

 

 

El aspartame

 

 

Es una alternativa al azúcar, un ácido graso creado a partir de ácido aspártico y fenilalanina.

Un documento de 1996 indicaba que el aumento de los tumores en el cerebro podía estar relacionado con la cada vez mayor popularidad del aspartame. El estudio no encontró un aumento del riesgo de contraer cáncer de cerebro, leucemia o linfoma en personas que habían consumido aspartame.

Del mismo modo, cuando la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria hizo la investigación de la evidencia más exhaustiva hasta la fecha, concluyó que en los niveles recomendados (40 miligramos al día por kilogramo de peso) su consumo era seguro, incluso para niños y mujeres embarazadas.

La razón por la que al parecer no causa problemas es porque muy poco aspartame terminaba en nuestro sistema circulatorio. Y es que se descompone rápidamente en subproductos.

 

 

edul 2

Foto: BBC

 

 

La más reciente, pero no tan nueva, Estevia

 

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria halló que los componentes de la estevia no causan cáncer, que no son tóxicos y que son seguros para niños y mujeres embarazadas.

El más nuevo en el mercado, aunque no es en realidad tan novedoso, es un edulcorante procedente de la planta estevia. No tiene calorías y endulza 300 veces más que el azúcar.

Es original de áreas subtropicales de América Latina y su componente endulzante, el glucósido de esteviol, se extrae de sus hojas poniéndolas a remojo en agua. Este componente pasa a través del cuerpo sin ser absorbido. La desventaja es que deja un regusto amargo, por lo que a veces la venden mezclada con edulcorantes artificiales.

 

 

¿Pero son los glucósidos de esteviol seguros?

 

En 2010 la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria concluyó que sí, después de llevar a cabo un análisis de todas la evidencia disponible de pruebas tanto en humanos como en animales. El organismo halló que estos componentes no causan cáncer, que no son tóxicos y que son seguros también para niños y mujeres embarazadas.

Hay edulcorantes buenos y malos, y para determinar 100% su efecto es necesario invertir más en investigación. Los resultados obtenidos en ratones no siempre se pueden extrapolar a humanos.

 

 

FUENTE: BBC


Compartir Twittear Compartir