Bacterias: Debes lavar tus toallas y sábanas más seguido de lo que crees

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
11 de Enero de 2017 a las 15:14
Compartir Twittear Compartir
Bacterias: Debes lavar tus toallas y sábanas más seguido de lo que crees
Foto: Internet

Los elementos que usamos diariamente, como las toallas o la ropa de cama son ambientes de cultivo de toda clase de bacterias y hongos que se acumulan en las células de piel muerta y secreciones salivales, anales y urinarias, así como ácaros y otros agentes patógenos. Así que deberíamos cambiarlas con regularidad.

Al secarnos con una toalla, los microbios y secreciones del propio cuerpo quedan depositados en la tela. El oxígeno del ambiente les sirve de alimentos y la humedad constante aporta pH neutro, por lo que proliferan.

Esto no necesariamente hace daño, excepto si compartimos toallas con otras personas. Peor si las toallas están en contacto con otros gérmenes que presentes en el baño, como los que están en el ambiente si jalamos la cadena del inodoro sin bajar la tapa.

Un sondeo realizado por la revista Women's Health en 2015 reveló que 44% de las mujeres encuestadas cambiaba sábanas y toallas una vez a la semana, y que el  47% lo hacía dos veces al mes o menos. A pesar de que no hay datos científicos exactos que permitan conocer con qué frecuencia debemos debemos cambiar sábanas y toallas, es mejor si se hace con regularidad, explica Sally Bloomsfield, experta en enfermedades infecciosas y consultora del Foro Científico Internacional de Higiene Hogareña (IFH). Bloomsfield desaconseja, en primer lugar, el compartir toallas, especialmente las de mano, así como otros ítems de higiene personal.

En el caso de las toallas, "si logras secarlas por completo, no más de tres usos, ese es el máximo", señala Philip Tierno, microbiólogo y patólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York.  Entonces, la idea es lograr que las toallas se sequen por completo para evitar la transmisión de baterías. Para Bloomsfield lo ideal sería usarlas solo una vez, pero si esto es imposible, "hay que enjuagarlas inmediatamente después del uso y ponerlas a secar bien", recomienda como alternativa.

Sin embargo, esto no es necesariamente bueno, usar mucha agua es dañino para el medio ambiente y no todas las personas podrían acceder a este recurso con facilidad. Además, para poder eliminar todos los microorganismos, tiene que hacerse con agua a 60 grados centígrados. O con detergentes que incluyan agentes blanqueadores basados en oxígeno si es que el agua está a una temperatura menor.

Lo mejor es cambiarlas periódicamente, y para reconocer cuándo ya algo necesita lavado es mejor oler la tela. Si una toalla huele es un indicio de que los microbios llevan rato creciendo en ella y es hora de lavarla.

 

FUENTE: BBC


#microbios #toalla #sabanas
Compartir Twittear Compartir