Cinco temores sobre el maíz transgénico

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
22 de Abril de 2014 a las 15:55
Compartir Twittear Compartir
Cinco temores sobre el maíz transgénico

El cultivo de maíz modificado genéticamente se está debatiendo en la Unión Europea. A continuación, los 5 grandes temores sobre los posibles peligros para la salud y el medio ambiente que se ponen sobre el tapete en esta discusión. (Es importante anotar que este es un análisis hecho por europeos para europeos. Es decir, acá no hay consideraciones acerca del peligro que podría correr la variedad de cultivos en un país como el Perú)

 

maiz planta

Todas las plantas tienen un efecto sobre el medio ambiente y la tierra. Foto: DW

 

1. ¿Puede causar enfermedades?

No, no lo hace. Una de las mayores preocupaciones sobre la introducción de maíz transgénico es que el consumo podría causar enfermedades. Pero el científico agrícola Friedhelm Taube afirma que "no hay estudios científicos que hayan documentado un peligro para la salud" (Por ahora).

Por otra parte, la gran mayoría del maíz se produce para la alimentación de vacas lecheras y el resto para la generación de energía en plantas de biogás. Por lo tanto, el maíz cultivado a gran escala no terminaría en los platos de los consumidores. (¿Por lo menos en Europa? y ¿por ahora?)

Pero ¿qué pasa con la leche de vaca? La Universidad Técnica de Munich demostró en 2008 que el material modificado genéticamente en el maíz desaparecía cuando se transmitan a los consumidores a través de la leche. Los investigadores no detectaron enfermedades en estas.

 

2. ¿Puede ser letal para los animales?

Sí, podría ser peligroso para los insectos y otros animales. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) analizó la variedad de maíz 1507, y encontró que el polen del maíz tenía la mayor concentración de insecticida. Este mató con éxito el "barrenador europeo del maíz" que es perjudicial, pero también a una mariposa, a la polilla de la cera, que no representa una amenaza para el maíz.

En el caso de las abejas, hasta ahora los investigadores no descubren si son amenazadas por el maíz transgénico.

 

maiz mariposa

Las pollilas de cera se ven afectadas por el cultivo de maíz transgénico. Foto: DW

 

3. ¿Puede el maíz destruir la naturaleza?

No hay una respuesta definitiva todavía. El maíz es una planta cultivada y crece principalmente en regiones soleadas y cálidas del mundo.

Todas las plantas tienen un efecto sobre el medio ambiente y la tierra, y el maíz genéticamente modificado no tendría por qué ser una excepción o un peligro más grande. Todos los posibles impactos del maíz transgénico aún no han sido examinados de manera concluyente.

4. ¿Puede el maíz transgénico contaminar otras variedades?

Es posible. En Alemania se cultivan alrededor de 2,5 millones de hectáreas de maíz, que cubre alrededor de un quinto del total de la tierra cultivable del país. En toda Europa hay más de 500 variedades e híbridos de maíz. Entonces, ¿es posible evitar que el maíz modificado genéticamente se mezcle con otros tipos de maíz?

Para el investigador alemán Rüdiger Graß, el vuelo del polen es el que genera el mayor riesgo de contaminación, aunque también los cerdos salvajes, las abejas y otros animales puede ser responsables de mezclar las variedades de maíz, dice el

 

 5. ¿Es la ingeniería genética dañina?

"Existe un sano escepticismo " piensa Friedhelm Taube de la Universidad de Kiel, en respuesta a las reservas de los consumidores alemanes respecto al maíz modificado genéticamente. Es importante que todo debate se centre en los hechos reales. "En el sector agrícola, hay muchas publicaciones poco fiables de las organizaciones de protección del medio ambiente que representan más prejuicios que experiencia científica real.

Las preocupaciones de los consumidores deben ser tomadas en serio. Aspectos emocionales ciertamente parecen jugar un papel importante en el debate sobre el maíz modificado genéticamente. Es por eso que una discusión racional es un requisito básico para una consideración realista de todos los pros y los contras.

 

FUENTE: DW 


Compartir Twittear Compartir