Conoce a las 10 súper científicas que partieron este 2016

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
29 de Diciembre de 2016 a las 17:15
Compartir Twittear Compartir
Conoce a las 10 súper científicas que partieron este 2016
Imagen: Sophimania

En los últimos 12 meses nos dejaron mujeres notables en la ciencia que hicieron marcas indelebles en sus respectivos campos. Para Scientific American, estas son las 10 mujeres más emblemáticas en la ciencia que nos dejaron el 2016.

Ann Caracristi

Caracristi se convirtió en un criptoanalista en 1942, durante la Segunda Guerra Mundial, y rápidamente desarrolló habilidad para el reconocimiento de patrones y la reconstrucción de códigos enemigos. Además de sus habilidades técnicas, Caracristi era conocida por su trabajo asegurando que los secretos militares llegaran con seguridad a sus propios destinos. Como agente de la NSA, Caracristi fue un líder en la aplicación temprana de criptoanálisis a las computadoras, y desarrolló un laboratorio para estudiar las comunicaciones encubiertas. 

fem1.jpg
Ann Caracristi. Foto: NASA

En 1975, Caracristi se convirtió en la primera mujer en ascender a la categoría superior de GS-18 en la NSA (rango que se le da a los mejores de la rama), y en 1980 fue la primera mujer en ser nombrada subdirectora de la NSA. Ese mismo año, recibió el más alto honor civil del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, el Distinguished Civilian Service Award. Se retiró de la NSA en 1982.

Suzanne Corkin

Una pionera en el campo de la neurociencia cognitiva que fue mejor conocida por su investigación del famoso paciente amnésico H.M. (Henry Molaison), Suzanne Corkin murió de cáncer el 24 de mayo a los 79 años. La relación de Corkin con Molaison, que perdió la capacidad de crear nuevos recuerdos después de la cirugía cerebral para controlar las crisis epilépticas, comenzó durante su investigación doctoral, bajo la dirección de la neuropsicóloga Brenda Milner. 

fem2dd.jpg
Suzanne Corkin. Foto: MIT

Su trabajo con H.M., a quien estudió hasta e incluso después de su muerte en 2008, llevó al descubrimiento de que el hipocampo del cerebro es un sitio clave para la consolidación de la memoria a largo plazo. Corkin fue directora del Behavioral Neuroscience Laboratory, donde también investigó las consecuencias a largo plazo de lesiones en la cabeza en veteranos de guerra y la biología detrás de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson.

Yvette Fay Francis-McBarnette

Yvette Fay Francis-McBarnette falleció el 28 de marzo a los 89 años y fue la segunda mujer afroamericana en asistir a Yale School of Medicine. Después de obtener su doctorado, se convirtió en pediatra, con una especialidad en hematología. Francis dirigió una clínica de células falciformes en el Hospital de Jamaica en Nueva York, donde fue pionera en la detección y el uso de antibióticos para tratar a los niños con anemia de células falciformes, una condición en la cual células anormales de sangre pueden bloquear el flujo sanguíneo, disminuir los niveles de oxígeno en la sangre y causar graves problemas de daño orgánico. 

fem3.jpg
Inserte el caption de la imagenYvette Fay Francis-McBarnette. Foto: Earl Owen McBarnette

En el momento en que un artículo del New England Journal of Medicine de 1993 confirmó la eficacia de los antibióticos que había estado usando durante una década y media, Francis ya había tratado a miles de personas a través de su organización, la Fundación para la Investigación y Educación de la Enfermedad de Células Falciformes. Entre sus muchos honores, Francis sirvió en el gobierno de Nixon en un comité consultivo sobre la enfermedad de células falciformes.

Urusula Franklin

Una de las luces más brillantes de Canadá, Urusula Franklin (física, pacifista, feminista y experta en el impacto social de la tecnología) murió el 22 de julio a la edad de 94 años. Nacida en Alemania en 1921, Franklin sobrevivió al Holocausto y obtuvo un doctorado en física experimental antes de migrar a Canadá para estudiar ciencia de los materiales e ingeniería, con especialidad en metalurgia. Utilizaría sus conocimientos en esta área para convertirse en uno de los co-desarrolladores del creciente campo de la arqueometría, o la aplicación de métodos científicos en el análisis de materiales arqueológicos. 

fem4.jpg
Urusula Franklin. Foto: Wikimedia

Uno de sus esfuerzos de investigación más conocidos fue el Baby Tooth Survey, en el cual ella y sus colegas estudiaron cómo las consecuencias de las pruebas nucleares afectaron el nivel de estroncio-90 radioactivo en los dientes de los niños. Como activista social abogó para que Canadá aumentara el financiamiento para investigación ambiental y medicina preventiva en lugar de gastarlo en investigación sobre armas. Como feminista logró ganar una demanda a la Universidad de Toronto por pagar menos a las docentes mujeres con calificaciones similares a los varones.

Katharine Blodgett Gebbie

Katharine Blodgett Gebbie fue física líder de su especialidad, con una carrera que comenzó en astrofísica y culminó con funciones principales en la Oficina Nacional de Normas (NBS) y el Instituto Nacional de Normas y Tecnología (NIST). Experta en espectroscopia estelar y helioseismology, Gebbie comenzó su carrera como investigadora en Joint Institute for Laboratory Astrophysics, en Boulder, Colorado. A principios de los años 80, se unió al National Measurement Laboratory de la NBS, donde rápidamente se convirtió en gerente y, en pocos años, jefe de la división de física cuántica. 

Bajo su liderazgo y orientación, este laboratorio desarrolló a cuatro científicos ganadores del Premio Nobel, a quienes promovió activamente. En 2010, Gebbie fue nombrada directora del Laboratorio de Medición Física (PML), y desde 2013 hasta su muerte, fue consejera principal de los directores de NIST y PML. Honrada con numerosos premios y becas por su liderazgo en física, Gebbie murió el 17 de agosto a los 84 años.

Ruth Hubbard

Bióloga de larga data de la Universidad de Harvard y renombrada crítica feminista de la ciencia, Ruth Hubbard falleció el 1 de septiembre a la edad de 92 años. Como científica, Hubbard era más conocida por su trabajo en la bioquímica de la visión. Hubbard desempeñó un papel clave en la identificación de cómo el pigmento del ojo ayuda a absorber la luz. Pero a finales de los años sesenta, cambió su atención hacia el proceso de investigación científica en sí. 

fem6.jpg
Ruth Hubbard. Foto: Wikimedia

Comenzó a estudiar las desigualdades en las ciencias y enseñó una clase única sobre el impacto de la ausencia de mujeres en la ciencia y la medicina. En 1973, bajo la presión de los grupos de mujeres en Harvard, Hubbard fue finalmente promovida y se convirtió en la primera mujer en recibir la tenencia en el campo de la biología. Posteriormente, Hubbard se estableció como una voz prominente para las mujeres y las personas de color en los campos STEM. En sus últimos años, Hubbard publicó varios libros sobre el papel de la mujer en la ciencia y fue feminista activista hasta sus últimos días.

Deborah Jin

Jin fue una investigadora de larga data en JILA y NIST y profesora adjunto en la Universidad de Colorado, donde realizó los primeros estudios de condensados ​​de Bose-Einstein-estados de materia de un gas que existen solo en una fracción de grado por encima del cero absoluto, donde muestran fenómenos cuánticos no observables. Este desarrollo condujo a un Premio Nobel en 2001 para los colegas de Jin, Eric Cornell y Carl Weiman, y Wolfgang Ketterle del MIT. 

Dos años más tarde, Jin logró una hazaña importante: ella y su equipo crearon el primer condensado fermiónico, un estado nuevo de materia que involucra fermiones, el otro tipo principal de partícula de materia. Por sus logros, Jin recibió muchos premios, entre ellos la Medalla Benjamin Franklin en Física, el Premio Comstock y la Medalla Isaac Newton del Instituto de Física.

Susan Lindquist

Una gigante en el campo de la genética y una de las expertas principales del mundo en plegamiento de proteínas. Lindquist se especializó en la herencia de proteínas y era conocida por su trabajo en la fundación de priones, proteínas mal plegadas que pueden conducir a la enfermedad e l “vaca loca” y enfermedad de Creutzfeldt-Jakob en los mamíferos. 

fem8.jpg
Susan Lindquist. Foto: Wikimedia

Entre otros logros, mostró que el cambio de formas de proteínas puede influir significativamente en los organismos individuales y que la levadura se puede utilizar como un modelo para estudiar el plegamiento de proteínas y sus efectos sobre las enfermedades neurodegenerativas. Lindquist se convirtió en una de las primeras mujeres en dirigir una firma de investigación biomédica independiente cuando se volvió directora del Whitehead Institute for Biomedical Research. Fue galardonada con la Medalla Nacional de Ciencia por el Presidente Obama en 2010.

Jemma Redmond

En el momento de su fallecimiento el 16 de agosto, la biotecnóloga irlandesa Jemma Redmond, de 38 años, había hecho avances significativos en el campo de la bioimprenta 3D, un reino aparentemente futurista en el que se pueden crear agrupaciones celulares que funcionan como tejido. 

fem9.PNG
Jemma Redmond. Foto: YouTube

Su innovación ya estaba ayudando a las empresas a crear complejos tejidos biológicos de "bio-ink", y tenía cinco patentes pendientes, la principal, de una impresora que podía mantener las células vivas mientras se imprimían. También había ideado una forma de imprimir con hasta 10 materiales a la vez. En enero, Redmond co-fundó la compañía Ourobotics, para comercializar su trabajo. Recientemente ganó la prestigiosa competencia Silicon Valley Open Doors Europa.

Vera Rubin

Ella era un ícono de la astronomía cuyas ideas nos obligaron a repensar nuestro lugar en el cosmos, pero nunca recibió un premio Nobel por su investigación que revelaba la existencia de la materia oscura. Abiertamente feminista, trabajó incansablemente para promover la posición de las mujeres en la ciencia en general y la astronomía en particular. Posteriormente, sus cálculos sobre los movimientos de las galaxias condujeron a lo que se conoce como el problema de rotación de la galaxia. Esta línea de pensamiento condujo directamente a la teoría actualmente aceptada de la materia oscura, que sostiene que un tipo de materia no observada constituye el 25 % de la sustancia del universo, mientras que el tipo visible que conocemos, amamos y detectamos solo compone 5 % (el otro 70 % parece estar hecho de una fuerza conocida como energía oscura).

verarubin0.jpg
Vera Rubin. Foto: Brain Pickings 

Por sus ideas revolucionarias, Rubin ha sido galardonado con casi todos los premios y honores disponibles para los astrónomos, incluyendo la Medalla Nacional de Ciencia, pero Rubin sigue siendo uno de los ejemplos más claros de una mujer en la ciencia que realizó un trabajo digno de Nobel pero que nunca recibió una llamada de Estocolmo.


#ciencia #mujeres #feminismo
Compartir Twittear Compartir