Día de la lucha contra el SIDA: 8 mitos sobre el VIH que probablemente creías

Medicina, Salud y Alimentos

Por Victor Roman
1 de Diciembre de 2015 a las 19:42
Compartir Twittear Compartir
Día de la lucha contra el SIDA: 8 mitos sobre el VIH que probablemente creías

El VIH/SIDA es una de las enfermedades de más alto perfil en nuestro tiempo, pero muchos de nosotros seguimos siendo ignorantes sobre los aspectos clave de esta enfermedad, cómo funciona y cómo vivir con ella.

 

El VIH ha matado a un estimado de 39 millones de personas hasta la fecha, sin embargo, más peligroso que la enfermedad en sí, son los malentendidos y los estigmas que la rodean. La cadena CNN conversó con algunos expertos para aclarar algunos de los mitos más comunes y dañinos sobre el VIH. Esto es lo que dijeron:

 

 

Mito 1: Si alguien está infectado con el VIH, se dará cuenta de ello

Pueden pasar muchos años para que los síntomas del VIH aparezcan, lo cual significa que alguien podría estar llevando la enfermedad por mucho tiempo sin experimentar ninguna señal de advertencia.

 

"En un adulto promedio los primeros signos del VIH tardan entre 8 y 10 años, por lo que es casi imposible saber si alguien tiene el VIH desde el principio", dice Owen Ryan, director ejecutivo de la Sociedad Internacional de SIDA.

 

Esto significa que es muy importante hacerse chequeos periódicos, si alguien es sexualmente activo. Y, por supuesto, usar un condón correctamente cada vez que se tenga relaciones sexuales con el fin de reducir la posibilidad de infección.

 

 

Mito 2: Si alguien tiene VIH no es necesario iniciar una terapia con medicamentos hasta que ya esté muy enfermo

La OMS les recomienda a las personas infectadas que tomen el tratamiento desde el principio para proteger su sistema inmunológico. El tratamiento consiste en una terapia antirretroviral (ART), lo que significa tomar medicamentos todos los días para suprimir el virus en su cuerpo.

 

"Hay un impacto dramático en la salud de la persona y en su bienestar durante toda la vida, si empieza el tratamiento contra el VIH de inmediato", explica Ryan.

 

"Y no es sólo para ellos, sino también para sus familias y parejas. Las personas que están en tratamiento contra el VIH y que están respondiendo bien al tratamiento, tienen 96% menos de probabilidades de transmitir el VIH a sus parejas."

 

 

Mito 3: Ya no necesitamos preocuparnos por el VIH

No porque hayamos hecho grandes pasos en la lucha contra el VIH en los últimos decenios, no significa que debemos caer en la complacencia, afirma Ryan.

 

"Creo que el mayor mito es que el VIH ya no es un problema", dice. "Lo que encuentro mucho en mi trabajo es que hay mucha gente que piensa que el VIH es un problema de hace 10 años.

 

"No creo que la gente sepa que hubo 1,2 millones de muertes a causa del SIDA en 2014. Si más personas sabrían, se sorprenderían. Seiscientos niños al día se infectan con el VIH, esa es sólo una estadística escandalosa. Creo que hemos entrado en un periodo de apatía del que realmente tenemos que salir. Así que el gran mito de que el VIH ha terminado está lejos de ser cierto."

 

 

Mito 4: Si alguien está embarazada y está infectada con el VIH, su bebe también lo estará

Si una mujer embarazada es VIH positiva, el bebé no necesariamente estará infectado. Incluso sin tratamiento, la posibilidad de que el bebé contraiga la enfermedad es de aproximadamente 25% a 33%, según el profesor Salim Abdool Karim, director del Centro para el Programa de Investigación del Sida en Sudáfrica (CAPRISA).

 

Pero este riesgo se puede reducir de forma significativa con la PrEP (Profilaxis Pre Exposición), que consiste administrar medicamentos antirretrovirales a personas VIH negativas que están en riesgo de contraer la infección.

 

"Podemos proporcionar medicamentos antirretrovirales para proteger y prevenir la transmisión de madre a hijo, de manera que la velocidad de transmisión está ahora por debajo del 1%", explica Karim.

 

Aparte de la PrEP, también es posible lavar el esperma a la hora de realizar una inseminación artificial. El VIH se localiza en el líquido alrededor de los espermatozoides (en vez del esperma en sí) lo que significa que se puede quitar antes de que se insemine a la pareja. Pero si bien esto puede ser un método altamente seguro, es bastante caro.

 

Sin embargo se debe tener en cuenta que el lavado de esperma puede reducir considerablemente el riesgo de infección, pero no garantizarlo.

 

 

Mito 5: Tatuajes y perforaciones corporales no contagian el VIH

El VIH puede transmitirse a través de la sangre, lo que significa que podría infectarse por compartir agujas o herramientas para hacer tatuaje y piercings que no han sido esterilizados adecuadamente. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dice que las herramientas que cortan la piel se deben utilizar una vez y luego desecharse o esterilizarse.

 

"En los lugares donde los tatuajes o piercings no están regulados, entonces por supuesto que va a ser un riesgo existe", dice Ryan. "Todo se reduce a una regla básica: En cualquier lugar donde estás compartiendo algo que haya estado en contacto con sangre y no se ha limpiado, usted está en riesgo de infección por VIH", añadió.

 

 

Mito 6: El VIH es una sentencia de muerte

No existe una cura para el VIH. Tampoco hay una vacuna para la enfermedad. Sin embargo, la calidad de los medicamentos ha mejorado significativamente con el tiempo.

 

Ahora la gente puede reducir su carga viral (cantidad de VIH en la sangre) a niveles indetectables utilizando ART. Esto significa que la infección deja de progresar rápidamente, protegiendo al sistema inmunológico de la enfermedad.

 

"La mayoría de los pacientes, más de 95%, incluso hasta el 99% de los pacientes en tratamiento deben tener pocas dificultades para llevar una vida normal, y llevar a ninguna preocupación por la mortalidad, siempre que sigan su tratamiento adecuadamente", dice Karim.

               

 

Mito 7: El VIH es lo mismo que el SIDA.

El VIH es el virus que causa el SIDA. Pero, con el tratamiento adecuado, las personas con VIH pueden vivir toda su vida sin contraer el SIDA, que es la etapa final de la enfermedad cuando el sistema inmunológico del cuerpo está muy dañado. Como Myron Cohen, director del Instituto de Salud Global y Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Carolina del Norte, explica, tener VIH es muy diferente a tener SIDA.

 

"La detección del virus tiene casi muy poco que ver con el SIDA siempre y cuando se haya detenido la replicación del VIH. Así que el VIH no (siempre) y no debe jamás evolucionar a SIDA”.

 

"Preferiríamos nunca ver el SIDA de nuevo. El VIH es la causa del SIDA, pero no necesita evolucionar a SIDA."

 

 

Mito 8: Si alguien es diagnosticado con VIH, su tiempo de vida se reducirá

Este mito surge de la idea de que ser diagnosticado con VIH es una sentencia de muerte. Sin embargo, con los nuevos desarrollos en la tecnología de tratamiento, no tiene por qué ser el caso.

 

Como explica Cohen, tomar el tratamiento desde el principio, y hacerlo correctamente, "Conduce a una salud robusta, no hay signos o síntomas en su mayor parte, y una vida completamente normal."

 

El tratamiento para el VIH ha mejorado dramáticamente en los últimos años, y de acuerdo a Cohen una variedad de nuevos tratamientos se están probando y podría ser utilizados en el futuro cercano.

 

"En 1985 no había nada. En 1995 había una píldora. En 2005 había pasado de una pastilla de tres píldoras que ahora se combinan en una pastilla al día.

 

"En 2015 estamos viendo dos agentes inyectables combinados que duran quizá hasta 12.8 semanas. Así que es sólo tendrá cuatro inyecciones al año en algunas circunstancias... pero estos son experimentos".

 

 FUENTE: CNN


#mitos #vih #sida
Compartir Twittear Compartir