¿Dolor inexplicable en la zona lumbar? Podría ser una enfermedad autoinmune

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
29 de Abril de 2016 a las 12:00
Compartir Twittear Compartir
¿Dolor inexplicable en la zona lumbar? Podría ser una enfermedad autoinmune
shuttershock

El dolor de espalda es común y muchos de los que han sufrido asumen que se trata de una lesión en la espalda o el resultado de mucho esfuerzo. Aproximadamente una cuarta parte de los pacientes menores de 45 años que sufren de dolor en la espalda baja, no tienen otra causa que la espondilitis anquilosante, una enfermedad que no es consecuencia de una lesión mecánica o muscular, sino de inflamación crónica.

Es una enfermedad autoinmune y la inflamación sostenida conduce a daño tisular y una reducción de la función normal. Los pacientes con síntomas de espondilitis anquilosante leve pueden ver el impacto en sus actividades diarias y las tareas de rutina. Incluso, la visa social y sexual puede verse afectada como consecuencia de la fatiga, rigidez y dolor.

Los síntomas más comunes son el dolor crónico, rigidez de la espalda, despertarse por la noche y despertar con dolor en las mañanas. Alternar con dolor en las nalgas también es común. Las personas con espondilitis anquilosante pueden experimentar, además, dolor y rigidez en los hombros, pecho, espalda superior, caderas, rodillas y pies, y la enfermedad puede afectar a otros órganos, comúnmente los ojos.

En Australia, aproximadamente el 0,5% de la población sufre de espondilitis anquilosante y es más comúnmente diagnosticado en hombres . La espondilitis anquilosante es una enfermedad grave y si no se trata puede conducir a un sufrimiento prolongado y cambios permanentes de la columna vertebral. Los síntomas de la espondilitis anquilosante aparecen gradualmente, por lo general cuando los pacientes están en la adolescencia y los 20 años de edad.

No hay cura para la espondilitis anquilosante, pero hay buenas opciones de gestión, especialmente cuando los pacientes son diagnosticados tempranamente en el curso de la enfermedad y la inflamación destructiva puede ser restringida. Pero no es raro que los pacientes con espondilitis anquilosante soporten hasta una década entre la aparición de la enfermedad y el diagnóstico definitivo, y viven con una gran cantidad de dificultades en el ínterin.

Si se hace un diagnóstico de la espondilitis anquilosante, la administración de tratamientos puede comenzar temprano. Hay buenas opciones de tratamiento para aliviar el dolor de los pacientes con espondilitis anquilosante. La gestión actual incluye la educación del paciente sobre la enfermedad, cómo puede afectarle y lo que pueden hacer para ayudarse a sí mismos frente a la enfermedad. Ajustes de estilo de vida tales como cambios en las pautas de trabajo, ejercicios y medicamentos apropiados. La mayoría de los pacientes con espondilitis anquilosante responden bien a los fármacos antiinflamatorios no esteroideos, que muestra una reducción en el dolor y la inflamación. Los que no responden a los fármacos antiinflamatorios no esteroides a menudo pueden experimentar resultados positivos cuando son tratados con fármacos inhibidores de factor de necrosis tumoral.

 

 

FUENTE: IFL Science


#dolor #lumbar
Compartir Twittear Compartir