Estudio: Algún día podríamos regenerar corazones, si estudiamos la anémona de mar

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
28 de Junio de 2017 a las 09:44
Compartir Twittear Compartir
Estudio: Algún día podríamos regenerar corazones, si estudiamos la anémona de mar
Foto: internet

Según una nueva investigación publicada en PNAS, algún día podríamos hacer regenerar corazones con una técnica que proviene de una fuente poco probable: una anémona de mar estrellada sin músculo y sin corazón.

La criatura Nematostella vectensis tiene la capacidad de regenerarse si se corta en pedazos, y los científicos piensan que esta superpotencia biológica podría enseñarnos a estimular la curación regenerativa en los corazones humanos.

Investigadores de la Universidad de Florida se encontraron con la anémona de mar estrellada al mirar el origen evolutivo de las células musculares. "Nuestro estudio muestra que si aprendemos más sobre la lógica de las anémonas, la regeneración muscular en los seres humanos podría ser posible", dice el investigador Mark Martindale. En otras palabras, si entendemos más acerca de cómo estos genes trabajan juntos para programar las células del corazón, entonces podríamos ser capaces de hacer nuestra propia programación en el futuro.

Al analizar los "genes del corazón" en la anémona del mar, los científicos encontraron una diferencia en la forma en que interactúan en comparación con los genes de otros animales.

En el corazón humano, la regeneración natural se limita a un reemplazo muy lento de las células del músculo cardíaco, que no es suficiente para combatir los daños y las enfermedades. La investigación también respalda una hipótesis existente de que las primeras células musculares animales eran muy parecidas al corazón, evolucionando desde el tejido intestinal de una criatura como Nematostella vectensis.

Mientras que la anémona de mar no tiene corazón, su cuerpo se mueve en forma pulsante, como una ola, similar a un latido del corazón. "La idea es que estos genes han estado alrededor por mucho tiempo y precedieron a los músculos nerviosos que cubren nuestro esqueleto", dice Martindale.

Por lo tanto, si podemos ajustar nuestras propias células musculares para seguir el liderazgo de las células de las anémonas de mar, la curación regenerativa en el corazón y otras partes del cuerpo podría ser posible.

Si pudiéramos encontrar una manera de estimular a las células del corazón para que se regeneren, se estima que millones de personas podrían ser ayudadas cada año, y cualquier progreso hacia esa meta tiene que ser algo para entusiasmarse.

FUENTE: ScienceAlert

 

Si quieres estar siempre enterado de lo último y lo mejor en descubrimientos, investigaciones y avances científicos y tecnológicos SUSCRÍBETE AQUÍ en un solo paso. Recibirás un boletín semanal con lo mejor de Sophimania.


#corazon #anemona
Compartir Twittear Compartir