Estudio: Contaminación del aire asociada a cambios en el cerebro de niños

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
22 de Junio de 2017 a las 08:27
Compartir Twittear Compartir
Estudio: Contaminación del aire asociada a cambios en el cerebro de niños
Foto: Internet

La exposición crónica a hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) en niños preadolescentes, está asociado con cambios subclínicos en el núcleo caudado de sus cerebros, incluso cuando las concentraciones ambientales de HAP están por debajo de los niveles máximos establecidos por la Unión Europea. Esta fue la principal conclusión de un estudio publicado recientemente en la revista Environment International, dirigida por científicos del ISGlobal.

Los HAP son un grupo de contaminantes atmosféricos formados durante la combustión incompleta de material orgánico. Se generan como resultado de la combustión de combustibles fósiles y de biomasa y también se encuentran en otros medios, incluyendo el humo del cigarrillo y el carbón a la parrilla, pero la fuente predominante de HAP es el tráfico vehicular. Estudios anteriores habían observado una asociación entre HAP y los trastornos por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en niños expuestos durante el período prenatal, un hallazgo que los autores consideran "particularmente preocupante".

El presente estudio, que formó parte del proyecto BREATHE, midió los niveles de contaminación atmosférica en 39 escuelas de Barcelona y tomó imágenes cerebrales con resonancia magnética en 242 niños de 8 a 12 años de edad. Los niños participantes también fueron evaluados para la presencia de síntomas de TDAH.

"Nuestros hallazgos indican que el aumento de la exposición a los HAP (en particular el benzo [a] pireno) se asocia con una disminución en el tamaño del núcleo caudado, uno de los componentes de los ganglios basales", explica Marion Mortamais, investigadora de ISGlobal y autora principal del estudio. Un aumento de aproximadamente 70 pg / m3 en los niveles interior y exterior de benzo [a] pireno se asoció con una reducción de casi el 2% en el volumen del núcleo caudado. Sin embargo, esta reducción en el tamaño del núcleo caudado parece ser subclínica porque no se asoció significativamente con los síntomas del TDAH.

Marion Mortamais concluye diciendo que "las consecuencias que estos cambios en la estructura cerebral pueden tener sobre el comportamiento de los niños no fueron identificadas en este estudio, pero dado el papel clave desempeñado por el núcleo caudado en muchos procesos cognitivos y comportamientos cruciales, cualquier reducción en el volumen de esta estructura es motivo de preocupación en el contexto del neurodesarrollo infantil".

Según Jordi Sunyer, director del programa de Salud Infantil de ISGlobal y profesor de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), "las conclusiones de este estudio complementan la ya abundante evidencia que subraya la urgente necesidad de reducir la contaminación atmosférica, Y también indica la necesidad de reevaluar los niveles máximos anuales de HAP establecidos por la normativa europea".

FUENTE: ISGlobal

 

Si quieres estar siempre enterado de lo último y lo mejor en descubrimientos, investigaciones y avances científicos y tecnológicos SUSCRÍBETE AQUÍ en un solo paso. Recibirás un boletín semanal con lo mejor de Sophimania.


#niños #cerebro #contaminacion
Compartir Twittear Compartir