Estudio: En los 80s era más fácil bajar de peso

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
7 de Octubre de 2015 a las 09:45
Compartir Twittear Compartir
Estudio: En los 80s era más fácil bajar de peso

Hay muchos factores que influyen el su peso más allá de la dieta y la cantidad de ejercicio que hagamos. Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad de York en Canadá, dice que incluso la década en la que nacimos puede influir. El nuevo estudio publicado en Obesity Research & Clinical Practice muestra que es más difícil para los adultos de hoy mantener el mismo peso que los que vivían hace 20-30 años.

 

El equipo analizó los datos de 36.377 adultos en los EE.UU. entre 1971 y 2008, y encontró que los niveles promedio del Índice de Masa Corporal (IMC) fueron hasta 2,3 kg / m2 mayores en 2006 en comparación con 1988, basados ​​en los mismos niveles de actividad física, consumo de calorías e ingesta de macronutrientes (como las proteínas y las grasas).

 

Eso significa que nuestros cuerpos son un promedio de 5 % más pesados de lo que eran en la década de 1980, y eso es ciertamente desconcertante. Los académicos admiten que todavía les falta averiguar qué es lo que está causando el aumento del índice de masa corporal.

 

"Nuestros resultados sugieren que alguien que tiene 40 años ahora tendrá que hacer más ejercicio y comer más sano para bajar de peso que alguien que tuvo 40 en la década de los 80s”, dice Jennifer Kuk.

 

Existen tres teorías posibles para explicar los hallazgos: en primer lugar, el aumento de la exposición a ciertas sustancias químicas (como pesticidas y retardantes de llama) podría estar teniendo un efecto. En segundo lugar, el aumento de los medicamentos con receta podría ser el culpable: no de cada 10 personas toman cinco o más medicamentos recetados. La última posibilidad es un cambio en el microbioma. Un aumento en la cantidad de carne en nuestra dieta, por ejemplo, podría cambiar nuestras bacterias intestinales para hacernos más susceptibles al aumento de peso.

 

 

FUENTE: Science Alert


Compartir Twittear Compartir