Inventan nuevo tipo de corazón biónico que bombea sangre sin pulso

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
11 de Marzo de 2015 a las 16:02
Compartir Twittear Compartir
Inventan nuevo tipo de corazón biónico que bombea sangre sin pulso

Investigadores australianos han inventado un nuevo tipo de corazón biónico que bombea sangre a todo el cuerpo sin pulso. Nombrado BiVACOR, el dispositivo ha sido implantado con éxito en una oveja, y funciona tan bien, que los investigadores esperan poder ejecutar ensayos en humanos en tan solo tres años.

 

"Había otros dispositivos que eran bastante grandes, y se romían con bastante facilidad", explica Daniel Timms de la Universidad de Tecnología de Queensland. "Y la razón por la que se rompian es que si tiene un tic tac que golpea miles de millones de veces por año, se va a romper".

 

 

Bivacor. Video: Stap1220

 

 

BiVACOR es un dispositivo relativamente simple, hecho de titanio con dos impulsores centrífugos colocados en un solo rotor. Estos discos giran juntos a 2000 revoluciones por minuto para empujar suavemente la sangre entrante a través del otro extremo del dispositivo, que es "una desviación significativa de los diseños basados ​​en impulsos tradicionales, que incluyen sacos de globo para bombear la sangre", dice Branco.

 

Debido a que el dispositivo contiene solo una parte móvil hay pocas posibilidades de que se malogre o funcione mal. El dispositivo fue trasplantado a una oveja en enero, y hasta ahora, todo bien.

 

"El plazo es de tres a cinco años antes de que pueda estar listo para los seres humanos. Demostrar el concepto era el primer obstáculo real, pero estamos seguros de que tenemos el equipo de colaboración para llevarlo al siguiente nivel", explica Branco.

 

La insuficiencia cardiaca afecta a 300.000 australianos y a 1,1 millones de personas a través de los EE.UU. y Europa, lo cual es importante, sobre todo cuando se piensa que solo existen 4.000 corazones de donantes disponibles a nivel mundial cada año. Necesitamos algo como esto. Vamos a ver lo que traen los ensayos clínicos.

 

 

FUENTE: Science Alert


Compartir Twittear Compartir