¿Quimioterapia, homeopatía o aleta de tiburón? Mitos y verdades sobre tratamientos contra el cáncer

Medicina, Salud y Alimentos

Por Luis Enrique Mendoza
19 de Julio de 2016 a las 10:11
Compartir Twittear Compartir
¿Quimioterapia, homeopatía o aleta de tiburón? Mitos y verdades sobre tratamientos contra el cáncer


Al año se diagnostican 14 millones de casos de cáncer y casi la mitad llega a curarse. Según la OMS tendremos unos 22 millones de casos para el 2035. Pese a gran cantidad de esfuerzo y dinero que se invierte en encontrar una cura, la ciencia aún sigue en la búsqueda. Sin embargo, existen tratamientos probadamente efectivos para combatir esta epidemia mundial. Y también existen muchos otros que son un engaño o un simple placebo.

En el siguiente artículo Sophimanía te explica lo que tienes que saber sobre los tratamiento científicamente comprobados para el cáncer, sobre las voceadas supuestas curas como la aleta de tiburón o la homeopatía. 

¿Tratamiento convencional o tratamientos alternativos? ¿Son excluyentes?

El tratamiento convencional es el tratamiento basado en conocimientos científicos y cuya eficacia ha sido probada en ensayos clínicos. Los tratamientos convencionales contra el cáncer incluyen quimioterapia, radioterapia y cirugía (los detallaremos más abajo). Mientras que los tratamientos alternativos suelen implicar un apoyo a la condición nutricional y psicológica del paciente pero solo son aceptados por la ciencia mientras sea supervisado por un médico oncólogo y sobre todo acompañe el tratamiento convencional. Pero ¿qué son exactamente los tratamientos alternativos? 

Medicina alternativa o tradicional ¿es suficiente?

Hay acuerdo científico en que el tratamiento del cáncer no excluye formas alternativas de cuidado y prevención. Pero estos deben estar siempre bajo la supervisión de un médico oncólogo. Una buena alimentación -rica en vitaminas, minerales, proteínas y carbohidratos, grasas naturales y agua- es imprescindible para que funcione cualquier tratamiento contra una enfermedad, y por supuesto que el conjunto de prácticas y de saberes tradicionales pueden contribuir a mejorar nuestra salud, siempre que la medicina alternativa sea complementaria a la medicina convencional y como repetimos, bajo la estricta supervisión de un especialista oncólogo. 

Fuente: IDEHPUCP

La OMS define la medicina tradicional como el conjunto de conocimientos y prácticas basados en teorías, creencias y experiencias indígenas de diferentes culturas con vistas al mantenimiento de salud, en su fase de prevención, diagnóstico, recuperación y el tratamiento de enfermedades físicas y/o mentales. Entre las plantas y sustancias con valor medicinal están el matico (infección urinaria), la uña de gato (cicatrización de heridas), el piripiri (desmayos), el aceite de copaiba (gastritis), entre otros. Sin embargo, a la fecha no se ha descubierto planta alguna que pueda ser una opción de tratamiento de cáncer. Eso sí: una de las mejores formas de prevenirlo es mediante una alimentación rica en frutos, frutas y verduras.

Por su parte, la medicina alternativa, complementaria e integrativa se define como un conjunto diverso de prácticas y saberes de atención de salud que no forman parte de la propia tradición del país de llegada y que suelen no estar integradas al sistema oficial de salud. Para la Dra. Denisse Bretel, cirujana oncóloga de Oncosalud, la medicina integrativa “busca agregar técnicas o procedimientos a la medicina convencional para lograr  el cuidado holístico del paciente, se puede tener técnicas de meditación (meditación tibetana), ejercicio (yoga, Tai Chi), acupuntura, entre otros, que van a ayudar a mejorar la calidad de vida del paciente, van a llevar al bienestar y está demostrado pueden incrementar la sobrevida”.

Fuente: medicinachina.com

¿Y la homeopatía, la aleta de tiburón o veneno de alacrán?

El valor de la homeopatía es casi nulo. En el mejor de los casos es un placebo. No existe ninguna evidencia científica que registre su validez científica ni posibilidades de tratar el cáncer. Al respecto, el National Healt Service (NHS) del Reino Unido dice que “no hay ninguna evidencia de que la homeopatía sea eficaz como tratamiento para cualquier condición de salud". De hecho, en el Reino Unido se ha discutido la posibilidad de incluir a la homeopatía en la lista negra de los tratamientos médicos prohibidos en Inglaterra.

Fuente: portaluniversalista.org

Tampoco existe evidencia científica seria y consensuada sobre los supuestos tratamientos en base de cartílago de tiburón o del veneno de alacrán azul. “Estos estudios no han sido replicados, es decir el resultado que reportan no ha sido demostrado por ningún estudio clínico reconocido, es por ello que no tienen aprobación científica. Más de la mitad de sustancias que demuestran tener acción en laboratorio o en estudios pequeños, al avanzar las investigaciones no logra demostrar la efectividad requerida (se requieren que sean igual o superior al mejor tratamiento actual disponible)”, explica la especialista consultada.

Tratamiento convencional

Para que quede muy claro qué es exactamente el tratamiento convencional contra el cáncer, te contamos que son varias las terapias científicamente probadas en el combate contra el cáncer. En la mayoría de los casos los pacientes reciben una combinación de dos o más tratamientos. La aplicación del tratamiento dependerá del tipo de cáncer, de cuán avanzada esté la enfermedad y de la edad del paciente. Según el Instituto Nacional del Cáncer, los principales tipos de tratamiento son:

- Cirugía: Es el procedimiento en el que un doctor especializado extirpa el cáncer del cuerpo del paciente.

- Quimioterapia: Es el tratamiento que usa fármacos para destruir células cancerosas.

- Radioterapia: Es el tratamiento que usa dosis altas de radiación para destruir células cancerosas y reducir tumores.

- Inmunoterapia: Es el tratamiento que ayuda al sistema inmunitario a combatir el cáncer.

- Terapia Hormonal: Es el tratamiento que frena o mitiga el crecimiento de cáncer que usa hormonas para crecer y propalarse.

- Terapia dirigida: Es el tratamiento que actúa sobre los cambios que promueven el crecimiento, la división y propagación de células cancerosas.

- Trasplante de célula madre: Es el procedimiento que restaura las células madre formadoras de sangre que se destruyeron por las dosis utilizadas en el tratamiento de cáncer. Por ejemplo, quimioterapia o radioterapia.

Fuente: bienestaraldia.net

En conclusión

A la fecha no existe (no se ha descubierto o evidenciado a nivel farmacológico) ningún tratamiento alternativo o hierba medicinal que pueda curar los efectos del cáncer. La forma correcta de tratarlo es mediante quimioterapia, cirugía, terapias y/o trasplante de células madre. La medicina tradicional y la medicina alternativa pueden ser un complemento importante para mejor los síntomas del cáncer, siempre bajo supervisión o conocimiento del médico tratante. Evitemos ser presa fácil de la pseudociencia.

Recomendaciones (Dra. Denisse Bretel, Oncosalud)

- Es importante consultar con el médico antes de tomar cualquier “producto natural”, pues pueden existir interacciones con los medicamentos que se usan en el tratamiento y puede poner en riesgo la vida de los pacientes.

- Muchos de los medicamentos actuales se han originado en plantas, pero se requieren muchos estudios para establecer cuál es la sustancia activa y a partir de esta determinar el perfil de seguridad del producto (riesgos y beneficios).


#oncosalud #oms #instituto nacional del cáncer #tratamiento cáncer
Compartir Twittear Compartir