Nanotecnología inyectable podría ayudar a tratar parálisis

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
11 de Junio de 2015 a las 12:28
Compartir Twittear Compartir
Nanotecnología inyectable podría ayudar a tratar parálisis

Suena como algo sacado directamente de una película de ciencia-ficción, pero esto es un hecho científico: un grupo de investigadores internacionales dirigido por el profesor Charles Lieber, de la Universidad de Harvard ha desarrollado un método para inyectar andamios electrónicos a nanoescala en cuerpos de animales. Una vez conectado a dispositivos electrónicos, estas mallas se pueden utilizar para supervisar la actividad neural e incluso estimular neuronas y tejido.

El estudio fue publicado en la revista Nature Nanotechnology.

En última instancia, los métodos podrían conducir a nuevas formas de tratar enfermedades neurodegenerativas y parálisis, así como trazar el cerebro con mayor detalle. El Parkinson es una de las condiciones que pueden ser tratadas de esta manera, si se demostrara que es seguro aplicarlo en seres humanos, hasta ahora solo se ha probado en ratones.

El equipo reunido por Lieber está compuesto por físicos de renombre internacional, neurocientíficos y químicos, y piensan que la técnica podría hacer una gran diferencia en el futuro. "Yo siento que esto tiene el potencial de ser revolucionario", dijo Lieber. "Esto abre una nueva frontera en la que podemos explorar la interfaz entre las estructuras electrónicas y la biología".

 

 

nano 2

Foto: Science Alert

 

 

"Durante los últimos treinta años, la gente ha hecho mejoras incrementales en las técnicas de microfabricación que han permitido que hagamos sondas rígidas más y más pequeñas, pero nadie ha abordado esta cuestión”, añade.

Una vez inyectado, el andamiaje en miniatura es capaz de desplegarse en sí mismo y se funde con el tejido cerebral existente. A partir de ahí, las neuronas individuales pueden ser monitoreadas y estimuladas a través de una pequeña conexión con el cerebro. El equipo dice que el siguiente paso en la investigación es tratar de usar la misma técnica con mallas más grandes y más sensores.

El grupo de científicos está tratando de resolver un misterio de la neurociencia de larga data: cómo la actividad de las células cerebrales individuales conduce a poderes cognitivos más grandes (como emoción o percepción). Sin embargo, en esta etapa no todo el mundo está convencido de que el nuevo procedimiento se pueda aplicar de forma segura a los seres humanos.

 

 

FUENTE: Science Alert


Compartir Twittear Compartir