Niños que crecen con perros tienen menos riesgo de asma

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
3 de Noviembre de 2015 a las 10:58
Compartir Twittear Compartir
Niños que crecen con perros tienen menos riesgo de asma

Los niños que son criados en hogares con perros o animales de granja durante su primer año de vida pueden tener un menor riesgo de asma unos años más tarde, sugiere un nuevo estudio publicado en Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

 

En el estudio, los investigadores analizaron la exposición temprana a los perros y animales de granja y la tasa de asma en cerca de 377.000 niños en edad preescolar y 276.000 niños en edad escolar en Suecia. Entre los niños en edad escolar en el estudio, los que habían estado expuestos a perros durante su primer año de vida eran 13 % menos propensos a tener asma a los 6 años, en comparación con los niños en edad escolar que no habían sido expuestos a perros.

 

El autor del estudio, Tove Fall, profesor asociado de la Universidad de Uppsala en Suecia explica que los niños en edad escolar que fueron expuestos a animales de granja durante su primer año de vida eran 52 % menos propensos a tener asma a los 6 años que los que no habían estado expuestos a los animales de granja durante su primer año de vida.

 

En el estudio, los investigadores analizaron los diagnósticos de asma obtenidos del Registro Nacional de Pacientes en Suecia. También examinaron datos sobre medicamentos para el asma recetados ​​en las farmacias en Suecia. Los investigadores también analizaron si los padres de los niños fueron registrados como propietarios de perros durante todo el primer año de vida del niño, y si los padres informaron que trabajaban con animales de granja. Los datos del estudio se analizaron a partir de enero de 2007, hasta septiembre de 2012.

 

En la actualidad, una de las principales hipótesis que tratan de explicar la relación entre un menor riesgo de asma y la exposición temprana a los animales domésticos es que "los niños en ambientes de animales respiran aire que contiene más bacterias y fragmentos bacterianos, lo que en realidad podrían reducir su riesgo de asma”, explica Fall. "Mi mensaje principal de este estudio es que los padres no tienen que preocuparse de mantener alejados a sus perros de sus hijos para prevenir el asma… claro que si ya tienen un niño que es alérgico pelaje de animal, no recomendamos a tener una mascota peluda cerca".

 

De acuerdo con esta hipótesis, la exposición a bacterias temprano en la vida es crucial para la conformación de un sistema inmunológico saludable, y puede desempeñar un papel en la modificación del riesgo de desarrollar asma y alergias en una persona.

 

 

FUENTE: Live Science


Compartir Twittear Compartir