Prueban tratamiento contra cáncer de próstata que no tiene efectos secundarios

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
21 de Diciembre de 2016 a las 15:50
Compartir Twittear Compartir
Prueban tratamiento contra cáncer de próstata que no tiene efectos secundarios
Foto: BBC

Científicos de la University College de Londres, han completado un ensayo para un tratamiento no quirúrgico contra el cáncer de próstata que utiliza un fármaco para matar tumores que se deriva de bacterias oceánicas. El procedimiento llevó casi a la mitad de los pacientes a una remisión completa. El estudio se publicó en The Lancet Oncology

El tratamiento se conoce como terapia fotodinámica dirigida vascular (VTP), y es posible gracias a un medicamento llamado WST11, que se deriva de las bacterias que viven en el fondo del océano. Estos organismos sensibles a la luz convierten los fotones en energía, y cuando el mismo truco es imitado por WST11, el compuesto mata las células cancerosas.

En un amplio ensayo clínico en 47 centros de tratamiento en 10 países europeos diferentes, el 49 % de los pacientes con cáncer de próstata temprano que fueron tratados con VTP entraron en remisión completa, en comparación con el 13,5 % en el grupo de control. "Estos resultados son excelentes noticias para las personas con cáncer de próstata temprano, ofreciendo un tratamiento que puede matar el cáncer sin quitar o destruir la próstata", dice el investigador principal Mark Emberton.

_93045349_prostate_cancer_laser_therapy_624_spanish.png
BBC

Los hombres diagnosticados con cáncer de próstata temprano o de bajo riesgo por lo general son monitoreados a través de pruebas regulares para asegurarse de que el cáncer no se está extendiendo. Pero si comienza a propagarse, los pacientes se enfrentan a un dilema, ya que los tratamientos tradicionales, como la cirugía o la radioterapia, pueden causar problemas eréctiles de por vida e incontinencia.

En el estudio, el procedimiento solo causó problemas urinarios y eréctiles a corto plazo, que se resuelven dentro de los tres meses, y todos los otros efectos secundarios desaparecieron en dos años. El tratamiento consiste en inyectar WST11 en el torrente sanguíneo, y la inserción de fibras ópticas en la glándula prostática. Cuando las fibras ópticas se encienden, los haces de luz activan el fármaco en la sangre del paciente, lo que provoca la liberación de radicales libres de alta energía que destruyen el tejido tumoral mientras que deja el tejido circundante ileso.

También hay posibilidades de extender el procedimiento a otros tipos de cáncer, incluyendo cáncer de mama y de hígado, pero primero los investigadores deben seguir vigilando a los pacientes que participaron en este ensayo y ver si las tasas de remisión se mantienen con el tiempo.

FUENTE: Science Alert


#cancer #prostata
Compartir Twittear Compartir