¿Qué es la leucemia aguda?

Medicina, Salud y Alimentos

Por Luis Enrique Mendoza
16 de Agosto de 2016 a las 11:21
Compartir Twittear Compartir
¿Qué es la leucemia aguda?
Fuente: Oncosalud

El cáncer es el nombre que se le da a una serie de enfermedades vinculadas a la división celular y al crecimiento desmesurado de células. La leucemia aguda es una de sus variedades más peligrosas y difundidas, y por eso es importante conocer más sobre sus efectos en nuestra salud.

¿Qué es la leucemia aguda? ¿Cómo se detecta? ¿Cuáles son los factores de riesgo? En el siguiente artículo Sophimanía te explica lo que tienes que saber sobre este tipo de leucemia, así como algunas recomendaciones sobre el tema.

abc.jpg
Fuente: Instituto Nacional del Cáncer

¿Qué es la leucemia?

La leucemia es el cáncer de las células formadoras de sangre de la médula ósea. Según American Cancer Society, la leucemia ocasiona que las células no maduren de forma normal, impide que funcionen correctamente, y congestiona las células sanguíneas sanas. Con la leucemia se pone en peligro la generación de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

Al contrario de las células normales, las células de leucemia no mueren cuando se hacen viejas o se dañan. Estas células pueden acumularse en la sangre y desplazar a las células normales. “La concentración baja de células normales de la sangre puede hacer que el cuerpo lleve oxígeno a los tejidos con dificultad, que no controle las hemorragias o que no combata las infecciones”, explica el Instituto Nacional del Cáncer.

La leucemia es el cáncer más frecuente en la infancia y su incidencia va aumentando en adultos mayores de 65 años. Entre los principales tipos de leucemia figuran:

La leucemia linfocítica aguda (LLA)

La leucemia linfocítica crónica (LLC)

La leucemia mielógena aguda (LMA)

La leucemia mielógena crónica (LMC)

En su expresión aguda es un cáncer de crecimiento rápido. Para el Dr. César Samanez, médico oncólogo de Oncosalud, la leucemia aguda “es una neoplasia maligna de las células de la médula ósea (el lugar donde se producen las células de la sangre) que da lugar a un incremento exagerado y descontrolado en los glóbulos blancos. Las células leucémicas también llamadas Blastos invaden la médula ósea provocando que esta no funcione bien y puede infiltrar ciertas estructuras del cuerpo”.

En lo sigue nos concentraremos en la leucemia aguda.

Factores de riesgo

El riesgo mayor se asocia al sexo masculino, tabaquismo, exposición al benceno, exposición a la radiación, tratamiento previo con quimioterapia, mutaciones genéticas, afecciones sanguíneas y antecedentes familiares de leucemia. En relación a la leucemia aguda, el Dr. Samanez explica que “la causa de leucemia aguda es desconocida. Los factores de riesgo conocidos son exposición a radiaciones ionizantes, a ciertos agentes químicos como benceno, exposición previa a algunos agentes de quimioterapia y la presencia de un cuadro llamado displasia medular. Además, hay síndromes genéticos como el síndrome de Down que aumenta el riesgo de leucemia aguda”. Y agrega, “los signos y síntomas de la leucemia aguda se derivan del déficit en el funcionamiento de la médula ósea y la afectación de ciertos órganos. Suele haber anemia (cansancio fácil, palidez), tendencia al sangrado (hematomas, sangrado nasal, de encías y otras áreas), infecciones, fiebre y dolor en los huesos”.

La primera señal de este tipo de leucemia se detecta en un examen de sangre en el que se ve una alteración en la cifra de los glóbulos blancos, así como anemia y disminución de las plaquetas. El diagnóstico se hace mediante un aspirado medular, ya que la enfermedad se inicia en ese lugar.

leucemia.jpg
Imagen: galenosperú

Opciones de tratamiento

En cuanto a los tipos de tratamiento, estos varían en función del tipo de leucemia, la edad y el estado de salud del paciente. Las opciones de tratamiento pueden incluir la quimioterapia, la terapia dirigida y el trasplante de células progenitoras. El tratamiento, por cierto, debe realizarse en un centro médico especializado, bajo la supervisión de un hematólogo o médico oncólogo. 

El mayor riesgo de la enfermedad y de su tratamiento es la disminución de las defensas del cuerpo que genera mayor propensión a infecciones que deben ser tratada con prontitud. “La baja en las plaquetas genera tendencia al sangrado que se trata con transfusión de plaquetas. Es posible que haya anemia significativa que requiera transfusión de glóbulos rojos. Otros efectos por el tratamiento que puede haber son náuseas, inflamación en las mucosas de la boca y caída del pelo (alopecia)”, explica el Dr. Samanez.

Hay más investigaciones. Por ejemplo, una nueva terapia consiste en extraer glóbulos blancos de los pacientes con leucemia, modificarlas en el laboratorio y volverlas a ingresar al cuerpo. Pese a que esta nueva técnica aún está en proceso de validación, podría ser un gran paso para combatir la leucemia.

El National Cancer Institute (EE. UU) ha elaborado un folleto práctico sobre la leucemia en general. Puedes consultarlo aquí.

Recomendaciones (Dr. César Samanez, Oncosalud)

- Ante la presencia de síntomas como palidez, tendencia al sangrado y fiebre de causa no clara, se debe acudir al médico. La leucemia es una enfermedad tratable y potencialmente curable.


#oncosalud #oms #instituto nacional cancer
Compartir Twittear Compartir