¿Qué ondas con el microondas? La verdad sobre su supuesta relación con el cáncer

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
1 de Marzo de 2016 a las 15:54
Compartir Twittear Compartir
¿Qué ondas con el microondas? La verdad sobre su supuesta relación con el cáncer


Desde su aparición en el mercado a fines de los cuarenta, los hornos microondas no han parado de consolidar su presencia en la cocina de las personas. Descubierto de forma incidental por el científico Percy Spencer, la radiación de este aparato ha agilizado nuestra forma de cocinar.

Sin embargo, es importante saber que el horno microoondas ha sido objeto cuestionamientos, sobre todo porque su uso ha sido asociado a los riesgos de desarrollar cáncer. ¿Miras con sospecha tu microondas? ¿Qué dice la OMS? En el siguiente artículo Sophimanía te explica todo lo que tienes que saber sobre la supuesta relación entre el horno microondas y el cáncer, así como algunas recomendaciones sobre el tema.

¿Cómo funcionan los hornos microondas?

Lo primero a saber es que los hornos microondas no convierten a la comida en radioactiva. Solo la calientan mediante la radiación que es absorbida por la moléculas de agua presentes en los alimentos. Es la vibración que se genera en las moléculas de agua la que produce el calor mediante el cual se calienta o cocina el alimento en el microondas.

La radiación es una liberación de energía que puede provenir de fuentes diversas, desde nuestro propia energía corporal hasta electrodomésticos, el sol, la propia tierra y máquinas. También hay que saber que no toda radiación es dañina y que ello dependerá del grado de exposición y el tipo de la misma. Y es que pueden ser ionizantes o no ionizantes.

La ionizante está compuesta por ondas de alta energía que pueden ingresar a las células y cambiar su composición química y quemar, enfermar o producir cáncer. Es cuando el ADN, nuestro código de genes que lleva instrucciones para el funcionamiento de nuestro organismo se daña, que se puede producir cáncer.

La no ionizante, como la del microondas, tiene suficiente energía para movilizar el interior de una célula pero no para generarle cambios químicos. Sin embargo, hay estudios que intentan mostrar una relación entre la radiación no ionizante y una posible conexión con el cáncer.


mo2.gif

Imagen: Internet

De otro lado, se sabe que los microondas producen campos magnéticos mientras se usan. Hay que considerar que lo más alejado que uno se encuentre del aparato en uso, el menor alcance que el campo magnético tendrá a uno.

Cuando los hornos de microondas se usan de acuerdo con las instrucciones, no hay pruebas de que presenten un riesgo para la salud de las personas.

“La exposición a altos niveles de microondas puede tener efectos en la salud. Podría resultar en una dolorosa quemadura o en el desarrollo de cataratas en los ojos. Estas lesiones son causadas únicamente por la exposición a grandes cantidades de radiación de microondas, que no son emitidas en condiciones habituales, por los aparatos de uso doméstico. Las pequeñas cantidades que pueden ser emanadas por un horno de microondas no causan estos problemas. En ningún momento se ha demostrado que la radiación del horno de microondas produzca o acelere algún tipo de cáncer”, explica el Dr. Alfredo Aguilar, Director Científico y Académico de Oncosalud.

Los hornos de microondas domésticos funcionan a potencias muy altas. Sin embargo, disponen de una protección eficaz que reduce la fuga de radiación de los hornos hasta niveles casi indetectables. Además, la intensidad de las fugas de microondas se reduce de forma muy pronunciada al aumentar la distancia desde el horno. En muchos países, como Dinamarca y EE.UU, existen normas de fabricación que especifican los niveles máximos de fuga de radiación admisibles en hornos nuevos.

¿Qué dice la OMS?

Es necesario saber que la clasificación de los agentes cancerígenos en la OMS la realiza la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC, en inglés) que funciona dentro del organismo internacional.

Así, en el grupo 1 están los elementos con evidencia suficiente para considerar que pueden dar cáncer. En el grupo 2 están los elementos que probablemente (2A) y posiblemente (2B) se relacionan con el cáncer según estudios en humanos hasta el momento. Mientras que en el grupo 3 están los elementos que no se sabe si son de riesgo o no porque no hay estudios suficientes para confirmarlo. En el grupo 4, por su parte, están los elementos que dada la evidencia disponible, puede confirmarse que no son cancerígenos.

En este marco de referencia, los campos electromagnéticos del tipo de los hornos microondas han sido clasificados como “posiblemente cancerígenos”  (Grupo 2B), aun cuando hasta el momento no ha podido confirmarse que las ondas electromagnéticas de los hornos microondas tenga directos efectos en el riesgo de contraer cáncer.

mo3.jpgImagen: Internet

Para el Dr. Aguilar, médico oncólogo, “la radiación emitida por estos hornos es no-ionizante, del mismo tipo que la emitida por los teléfonos celulares, con niveles de energía similares a los de las ondas radiales y no tienen suficiente energía para causar daño directo al ADN. A pesar de los numerosos estudios realizados, la existencia o no de efectos cancerígenos es muy controvertida. En cualquier caso, es evidente que si los campos electromagnéticos realmente producen algún efecto de aumento de riesgo de cáncer, el efecto será extremadamente pequeño. Los resultados obtenidos hasta la fecha presentan numerosas contradicciones, pero no se han encontrado incrementos grandes del riesgo de ningún tipo de cáncer, ni en niños ni en adultos”.

Ondas ionizantes y no-ionizantes

Desde el ángulo de la salud humana, existen dos tipos de radiación electromagnética. La ionizante y la no ionizante. Como explica el Dr. Aguilar, la radiación del horno microondas es del segundo tipo. Lo cual significa que es menos intensa y no es perjudicial para nuestra salud.

El Instituto Nacional del Cáncer de los EE.UU afirma que a diferencia de los rayos X y de los generadores nucleares, las ondas de radiofrecuencia de los microondas –semejantes a las ondas de los celulares o a los rayos de luz solar- no son de tipo ionizante. “No dañan el ADN y no se ha encontrado que causen cáncer”. La American Cancer Society también dice lo mismo.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando las ondas electromagnéticas calientan los tejidos de la piel? “El principal efecto biológico de los campos electromagnéticos de radiofrecuencia es el calentamiento. Este fenómeno se utiliza en los hornos de microondas para calentar alimentos. Los niveles de campos de radiofrecuencia a los que normalmente están expuestas las personas son mucho menores que los necesarios para producir un calentamiento significativo. Las directrices actuales se basan en el efecto calefactor de las ondas de radio. Los científicos están investigando también la posibilidad de que existan efectos debidos a la exposición a largo plazo a niveles inferiores al umbral para el calentamiento del organismo. Sin embargo, hasta la fecha no se han confirmado efectos adversos para la salud”, explica el especialista consultado.

¿Y qué hay con los envases de plástico? Calentar los envases de plástico en el microondas es seguro, siempre que nos cercioremos de que son aptos para ese uso. Para ello debemos comprobar las indicaciones del fabricante. Y en caso de duda, es mejor no utilizarlos para este fin. Las dioxinas (químicos tóxicos) no se forman como consecuencia del calentamiento en el microondas ya que para su síntesis se necesitan temperaturas mucho más elevadas.

mo4.jpgImagen: Internet

Conclusión

No existe suficiente evidencia para afirmar que haya una relación entre el uso del horno microondas y el desarrollo de cáncer pero no puede descartarse el riesgo aún debido a las importantes limitaciones de las investigaciones científicas.

Y es que si bien, como hemos visto, no está confirmado que la radiación de los microondas sea dañina, sería muy lamentable que en unos años se sepa que es perjudicial y que no nos hayamos cuidado. La respuesta toma la forma de prevención y si de algo podemos estar seguros en estos años de convivencia con el horno microondas es de que… ¡las comidas son más deliciosas bajo el fuego! 

Recomendaciones:

  • - Revisar que no haya fugas, sino, cambiar de aparato.
  • - Mantenerse alejado al menos 2 metros? Del aparato en uso
  • - No abrir la puerta del horno de inmediato sino esperar 5 segundos? Tras el término de la cocción?
  • - No usar contenedores plásticos que no digan expresamente que son para microondas, pues al calentarse pueden liberar químicos que no son buenos digerir al mezclarse con la comida calentada. Mejor usar vidrio o cerámica.
  • - No exponer los alimentos a mayor tiempo del necesario para su calentamiento y/o cocción

 


#ciencia #medicina #oncosalud #cáncer #oms #microondas
Compartir Twittear Compartir