Tintes de pelo y cáncer: Verdades y mentiras

Medicina, Salud y Alimentos

Por Luis Enrique Mendoza
20 de Abril de 2016 a las 09:03
Compartir Twittear Compartir
Tintes de pelo y cáncer: Verdades y mentiras
Mitos y verdades sobre el tinte de cabello y el cáncer. Foto: Internet


Muchas personas en el mundo usan tintes para cabello, hombres y mujeres. Existen muchos tipos de tintes, con distintas fórmulas y compuestos y para distintos gustos y colores. Para su elaboración se usan más de 5000 sustancias químicas diferentes, algunas de ellas vinculadas al riesgo de generar cáncer. En especial el color magenta y al amoniaco. ¿Cuán cierto es esto? ¿Qué dice la ciencia?

"Uno de los compuestos químicos más importantes es el 4-aminobifenil, cuyo mecanismo en la carcinogénesis no está claro. Este químico es usado en el proceso de elaboración de algunos compuestos de los tintes y podría presentarse como un contaminante. Aunque su uso está prohibido, algunos estudios han encontrado niveles de 4-aminobifenil por encima de los límites permitidos. Este compuesto se ha vinculado a neoplasias hematológicas como leucemias y linfomas, mientras que existen resultados conflictivos para el cáncer de mama y el cáncer de vejiga.", afirma el biólogo molecular de Oncosalud, Joseph Pinto Oblitas, en base a un estudio científico del 2008.

¿Qué es el amoniaco y el tinte color magenta?

El nombre Magenta ha sido usado para referir la mezcla de cuatro componentes del color fucsia: rojo básico 9 (Magenta 0), Magenta 1 (Rosaline), Magenta 2 y Magenta 3 (Nuevo Fucsia).

El Magenta se usa para diversos tipos de productos. Tanto para los tintes que tiñen el cabello como para productos cosméticos diversos, como también para las pinturas que usan los artistas.

En cuanto al amoniaco, es una sustancia química incolora que se ha usado, entre otras aplicaciones, en coloraciones para el cabello. Junto con el peróxido, el amoniaco es necesario para abrir la cutícula y colorear el cabello de manera permanente. A la fecha, la OMS, ni ninguna agencia de salud reputada, ha podido comprobar fehacientemente que se le pueda relacionar causalmente con el riesgo de contraer algún tipo de cáncer.

Sobre el tema, el biólogo molecular Pinto afirma que si bien “el amoniaco es irritante para la piel, los ojos, la boca y los pulmones, no se le ha vinculado a ser carcinógeno; es más, el amoniaco es un residuo del metabolismo de las proteínas, como es tóxico, se transforma en urea y es eliminado en la orina”.

magenta industrial.jpg
El proceso de elaboración industrial del color Magenta sí comportaría riesgos para la salud. Foto: Internet

¿Qué dice la OMS?

La OMS afirma que hay evidencia de que el proceso de producción del color magenta es carcinogénico (Grupo 1). Sin embargo también resalta que esto no es aplicable a los tintes magenta para cabello.

Según un informe de la OMS del 2010 (IARC Monographs Volume 99), la exposición peligrosa al magenta no está relacionada a los tintes de cabello, sino al contacto industrial. También al proceso de elaboración manufacturera, a la coloración de fibras textiles y al contacto por laboratorio. La magenta ha sido regulada en Alemania, Japón, Europa y EE.UU.

La clasificación la realiza la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC, en inglés) que funciona dentro de la OMS. En el grupo 1 están los agentes con evidencia científica suficiente para considerar que pueden dar cáncer. En el grupo 2 están los agentes que probablemente (2A) y posiblemente (2B) causen cáncer, según estudios en humanos y en animales. En el grupo 3 están los agentes que a la fecha no han sido probados que puedan originar cáncer. Mientras que en el grupo 4 están los agentes que según la evidencia científica disponible no se consideran de naturaleza cancerígena.

De los cuatro componentes del color Magenta, la OMS solo vincula al Rojo Básico 9 con un potencial efecto carcinogénico de acuerdo a los estudios realizados en animales, mencionando que hay “suficiente evidencia para su carcinogenecidad”.

En cuanto al color en sí mismo (no ha su proceso de producción), este ha sido clasificado como un agente potencialmente cancerígeno (Grupo 2B). Existe evidencia científica suficiente para afirmar que la sustancias químicas del color magenta son cancerígenas y que su exposición está asociada al riesgo de desarrollar cáncer de vejiga. Sin embargo, según la evidencia de la OMS, esto no es aplicable a los tintes para cabello.


peloamoniaco.jpg
El amoniaco fija más el tinte pero también hay muy buenos tintes sin amoniaco. Imagen: ColourB4

Cáncer de vejiga y tintes para cabello

Las investigaciones sobre el uso personal de tintes para cabello y el riesgo de padecer cáncer de vejiga han tenido resultados contradictorios.

Según el Instituto Nacional del Cáncer (EE.UU), un análisis de datos a partir de 12 estudios sobre el uso personal de tintes para cabello no encontró evidencia de un aumento en el riesgo de sufrir cáncer de vejiga. Sin embargo, las investigaciones sobre el uso de tintes produjeron resultados contradictorios (no se encontró dicha asociación).

Los últimos estudios han indicado un riesgo mayor de presentar cáncer de vejiga asociado con el uso de tintes permanentes, mientras que otros estudios no lo han hecho. “No existe evidencia suficiente para afirmar que los tintes de cabello produzcan cáncer de vejiga. Hay estudios con resultados contradictorios al respecto, por ejemplo, un estudio conducido en Suecia que involucró a más de 45 mil estilista y peluqueros, no encontró un mayor riesgo de cáncer de vejiga en estos”, señala el biólogo Joseph Pinto.

Asimismo, las investigaciones sobre cuál es la razón por la que algunos estudios han mostrado que los estilistas, peluqueros(as) tienen riesgo mayor de padecer cáncer de vejiga por su exposición a los tintes para cabello, aún no llegan a una conclusión definitiva al respecto, pero está claro que tienen mayor incidencia. “La IARC, organización que depende de la OMS, ha clasificado a la labor de estilista o barbero como probablemente cancerígeno“, explica el especialista Pinto.

Sobre la evidencia científica de que el uso de tintes para cabello está asociado con el riesgo de padecer linfoma no Hodgkin, explica el doctor Pinto que “diversos estudios han concluidos que el uso de tintes para el cabello incrementa el riesgo de linfoma de Hodgkin en un 30%; sin embargo estos estudios evaluaron a mujeres que iniciaron la tinción del cabello antes de los 80’s. Luego de esa época, la industria cosmética ha reemplazado muchos productos químicos por productos menos tóxicos y estos resultados podrían no ser extensibles al uso de tintes elaborados luego de esa fecha”.

En conclusión, para el público usuario de tintes, a la fecha no existen suficientes estudios que evidencien la relación entre el cáncer de vejiga y los tintes para cabello. Por eso, a partir de los indicios científicos disponibles, la OMS ha concluido que por ahora el uso personal de tintes para cabello “no se puede clasificar en cuanto a su acción cancerígena en los seres humanos”.

pelo1.jpg
Las recomendaciones son más bien preventivas hasta contar con más investigaciones. Foto: Internet

Recomendaciones:

- En este caso, como en otros en los que no hay respuestas aún concluyentes de perjuicio, las recomendaciones toman la forma de prevención. Por ejemplo, se pueden solicitar tintes sin amoniaco que existen muchos en el mercado.

- Al igual que con todos los productos químicos que se usan en el día a día, hay que mantenerse siempre informado sobre nuevas noticias y actualizaciones que se van haciendo conforme se realizan más estudios e investigaciones que serán informadas por la OMS.


#oncosalud #cancer #oms #amoniaco #tinte de cabello
Compartir Twittear Compartir