Una revisión de los suplementos vitamínicos que funcionan y no funcionan

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
17 de Octubre de 2016 a las 09:11
Compartir Twittear Compartir
Una revisión de los suplementos vitamínicos que funcionan y no funcionan
internet

Décadas de investigación no han logrado encontrar evidencia sustancial de que las vitaminas y los suplementos tienen algún benéfico significativo en la salud. De hecho, estudios recientes se inclinan en la dirección opuesta. Un nuevo estudio publicado en JAMA revela que a pesar de estas evidencias, la gente sigue consumiendo suplementos vitamínicos.

I Fucking Love Science ha hecho una revisión de los sumplementos que puedes tomar y aquellos que debes evitar:

1. Las multivitaminas

Un gran estudio de 2011 en más de 39 mil mujeres encontró que las mujeres que toman suplementos vitamínicos a largo plazo tenían un riesgo global mayor de muerte que aquellas que no lo hacían. Mejor mantenerse alejado de estas.

2. Vitamina D

La vitamina D no está presente en la mayoría de los alimentos que comemos, pero es un ingrediente crítico que mantiene los huesos fuertes, ayudando a absorber el calcio. Se obtiene a través de la luz solar pero podría ser difícil obtenerla en invierno. Varios estudios han encontrado que las personas que tomaron suplementos de vitamina D vivieron más tiempo, así que ¡puedes tomarla!

3. Antioxidantes

Las vitaminas A, C y E son antioxidantes que se encuentran en forma abundante en muchas frutas y verduras, y protegen contra el cáncer. Sin embargo, los estudios sugieren que cuando se toma en exceso, puede ser perjudicial. Un estudio a gran escala encontró que los hombres fumadores que regularmente tomaban vitamina A tenían más probabilidades de contraer cáncer de pulmón que aquellos que no lo hicieron. Mejor consultar con el médico.

4. Vitamina C

Se ha demostrado que la vitamina C hace poco o nada para prevenir el resfriado común. Además, las megadosis de 2.000 miligramos o más pueden aumentar el riesgo de cálculos renales dolorosos. Mejor reemplaza los suplementos con fresas, que tienen mucha vitamina C.

5. Vitamina B3

Estudios recientes han revelado que la prescripción de esta vitamina no es lo más recomendable.  Un gran estudio en 2014 de más de 25.000 personas con enfermedad cardíaca encontró que las personas que toman dosis de acción prolongada de vitamina B3 para aumentar sus niveles de colesterol "bueno" o HDL, no redujeron la incidencia de ataques al corazón, derrames cerebrales, o muertes. Además, las personas del estudio que tomaron los suplementos B3 eran más propensas a desarrollar infecciones, problemas hepáticos y hemorragias internas.

6. Los probióticos

Hasta el momento, los efectos de los probióticos no cuentan con el respaldo científico necesario para afirmar que sirven. Algunos estudios encuentran que sí, otros que no. Mejor consultar con el médico.

7. El zinc

A diferencia de la vitamina C, que los estudios han encontrado que probablemente no hace nada para prevenir o tratar el resfriado común, el zinc podría valer la pena. El mineral parece interferir con la replicación de los rinovirus, el virus que causa el resfriado común.

8. Vitamina E

La vitamina E antioxidante fue popularizado por su supuesta capacidad de proteger contra el cáncer. Sin embargo, un gran estudio de 2011 de cerca de 36.000 hombres encontró que el riesgo de cáncer de próstata de hecho aumentó entre los hombres que tomaron vitamina E. Y un estudio de 2005 encontró una asociación entre altas dosis de vitamina E y un mayor riesgo general de muerte.

9. El ácido fólico

El ácido fólico es una vitamina que nuestro cuerpo utiliza para producir nuevas células. Los Institutos Nacionales de la Salud recomiendan que las mujeres que están embarazadas o que desean quedar embarazadas tomen 400 microgramos de ácido fólico diariamente debido a que sus cuerpos exigen más de este nutriente clave cuando llevan un feto en desarrollo.

 

FUENTE: IFL Science


#salud #vitaminas
Compartir Twittear Compartir