Y entonces… ¿Causa o no cáncer el uso de celulares?

Medicina, Salud y Alimentos

Por Sophimania Redacción
12 de Enero de 2016 a las 08:48
Compartir Twittear Compartir
Y entonces… ¿Causa o no cáncer el uso de celulares?

                             Es mejor prevenir cuando se habla por celular. Imagen: Internet.


Desde su aparición en el mercado a mediados de los ochenta, los celulares no han parado de consolidar su presencia en la vida de las personas.  En el Perú, por ejemplo, existen por lo menos 31 millones de líneas activas (Osiptel).

Sin embargo, es importante saber que su uso no está exento de riesgo para nuestra salud. Según opiniones autorizadas, el uso del celular, bajo ciertas condiciones, podría aumentar los riesgos de desarrollar cáncer.

 Clasificación como agente cancerígeno

La Agencia Internacional de Investigación de Cáncer (IARC, en inglés) de la Organización Mundial de la Salud, ha diseñado una clasificación de los agentes cancerígenos en función del tipo de evidencia científica de su desarrollo.

En el grupo 1 están los agentes con evidencia científica suficiente para considerar que pueden dar cáncer. En el grupo 2 están los agentes que probablemente (2A) y posiblemente (2B) causen cáncer, según estudios en humanos y en animales. En el 3 están los agentes que a la fecha no han sido probados que puedan originar cáncer. Mientras que en el 4 están los agentes que según la evidencia científica disponible no se consideran de naturaleza cancerígena.

Dentro de esta escala, los campos electromagnéticos generados por las frecuencias de los celulares han sido clasificados como “posiblemente cancerígenos”  (Grupo 2B), aún cuando hasta el momento no ha podido confirmarse que el uso del celular tenga directos efectos perjudiciales para la salud humana.

Consultado sobre el tema, el Dr. Alfredo Aguilar, Director Científico y Académico de Oncosalud, indica que “(l)os resultados de la mayoría de estudios realizados a la fecha indican que no existe relación entre el uso de celulares y el riesgo de desarrollar cáncer; sin embargo, debido a las limitaciones que presentan estos estudios, estos resultados no son concluyentes.  Aún no es posible finalizar la controversia sobre el riesgo del uso de celulares”.

celular 2.jpg       Mantener, en lo posible, el aparato celular alejado de los órganos del cuerpo. Foto: Internet.

Celulares y radiación electromagnética

Desde el ángulo de la salud humana, existen dos tipos de radiación electromagnética. La ionizante y la no ionizante. La radiación del teléfono celular es del segundo tipo. Lo cual significa que es menos intensa y no aumenta la temperatura de los tejidos humanos.

A niveles muy elevados, las ondas de radiofrecuecia pueden llegar a calentar los tejidos expuestos del cuerpo. Sin embargo, en el caso de los celulares existe evidencia de que los niveles de energía son insuficientes para que eso ocurra.

A diferencia de los rayos X y de los generadores nucleares, las ondas de radiofrecuencia de los celulares –semejantes a las ondas de los hornos microondas o a los rayos de luz solar- no son de tipo ionizante. Es decir, no pueden escindir los enlaces químicos ni causar ionización del cuerpo humano.

El especialista de Oncosalud afirma que: “Las ondas de radio frecuencia que utilizan los celulares son una forma de radiación no ionizante y no son lo suficientemente fuertes como dañar directamente el ADN. Sin embargo, debido a que al usar los celulares mayormente los acercamos a la cabeza, se ha analizado su posible influencia en el desarrollo de tumores en esta región, y también su posible vínculo con el desarrollo de cáncer de piel y cáncer testicular”.

Entonces surge la pregunta, ¿es recomendable mantener el cuerpo y sobre todo la cabeza alejada de la antena del celular? La respuesta toma la forma de prevención. Los especialistas recomiendan usar el altavoz o dispositivos de manos libres.

celular 3.png                                        Evitar dormir con el celular al lado. Foto: Internet

 Atención con el modelo de tu celular

El modelo del celular también es un factor relevante ya que cada modelo emite distintas cantidades de energía. Se le llama SAR o tasa de absorción específica a la cantidad de energía de radiofrecuencia que absorbe el cuerpo del usuario de un celular.

Cada modelo de celular tiene un nivel de SAR que debe figurar en la información del modelo (en EEUU el límite máximo de SAR permitido es de 1.6 vatios o watts por kilo de peso). Es recomendable optar por un modelo de celular con bajo nivel de SAR pero debe tomarse en cuenta que tampoco eso es definitivo. Los hábitos de uso cobran importancia. Alguien con un celular de muy alto nivel de SAR que usa poco el celular puede tener menos predisposición al riesgo que alguien con un celular de bajo nivel de SAR pero que lo usa con mucha frecuencia.

Con relación a este punto, la OMS afirma lo siguiente: “(u)na persona que utiliza el teléfono móvil a una distancia de entre 30 y 40 centímetros de su cuerpo –por ejemplo, al escribir mensajes de texto, navegar por Internet o cuando se utiliza un dispositivo «manos libres» – estará mucho menos expuesta a campos de radiofrecuencia que quienes lo utilizan acercando el aparato a su cabeza”.

Esto es importante porque si bien aún no hay estudios concluyentes acerca de  la relación entre el cáncer cerebral y el uso de teléfonos móviles, el IARC sí ha detectado un incremento de un 40% en el riesgo de glioma (tipo de tumor cancerígeno) en usuarios intensivos de celulares.

 ¿Por qué no se ha podido probar que los celulares dan cáncer?

 Se han realizado varias docenas de estudios pero hasta el momento están lejos de ser concluyentes. No ha podido probarse que quienes tenían tumores cerebrales usaban con más frecuencia el celular, ni tampoco que exista una relación causal entre tumores cerebrales en el lado de la cabeza donde se usa más el celular.

Los tres estudios más importantes -ya sea por el plazo extendido en el que se han llevado a cabo o por la cantidad de personas que han sido estudiadas- y referentes en la comunidad científica de celulares y cáncer son:

Estudio Interphone:

Realizado en 13 países. Analizó el uso de celulares en 5 mil personas con tumores cerebrales (gliomas o meningiomas). Resultado: no se halló asociación entre el riesgo de un tumor cerebral y el uso del celular ni por tiempo de llamadas ni por uso por más de 10 años.

Se reportó un indicio de posible riesgo aumentado de glioma, y un indicio menor de un riesgo aumentado de meningiona en el 10 % de las personas que usaron con más frecuencia sus celulares. Sin embargo, estos resultados no son concluyentes. 

Estudio Danés:

Estudio en alrededor de 400,000 personas en Dinamarca con subscripción a teléfono celular entre 1982 y 1995 (con una actualización al 2007). Resultado: No se encontró relación entre uso del celular y un riesgo aumentado de tumores en el cerebro, tumores de las glándulas salivales o cáncer en general, ni con tumores en cualquier otro lugar dentro del cerebro. 

El estudio no midió la frecuencia del uso del celular de los suscriptores y fue realizado cuando su uso era menos intensivo que ahora. 

Estudio de un millón de mujeres:

Realizado en Reino Unido en casi 800,000 mujeres durante 7 años. Resultado: No se halló relación entre el uso de celulares y los tumores cerebrales o varios subtipos comunes de tumores cerebrales, pero sí se halló una posible relación entre el uso del celular a largo plazo y los neuromas acústicos.

Conclusión: se necesitan más estudios

Como se ve, la mayoría de estudios publicados a la fecha no han hallado relación entre el uso de los teléfonos celulares y el desarrollo de tumores pero no puede descartarse el riesgo aún debido a las importantes limitaciones de las investigaciones científicas. 

Como sostiene el Dr. Aguilar, “(h)ace falta dar seguimiento a las personas por largos periodos de tiempo. Debido a que los teléfonos celulares se han estado usando ampliamente por solo alrededor de 20 años en la mayoría de los países, no es posible descartar efectos a la salud futuros que aún no se han presentado”. Además, el proceso para medir el uso de teléfonos celulares no ha sido lo suficientemente elaborado en la mayoría de los estudios, en los cuales la información proviene de encuestas o de lo que recuerdan los participantes. “En su lugar, se requiere obtener datos por medio de estudios prospectivos y con mediciones objetivas para esclarecer la asociación entre el cáncer y la exposición a los teléfonos celulares”, sostiene el especialista oncólogo.

celular 4.pngCientíficos desaconsejan el uso de aparatos celulares o ipads en bebés y niños teniendo en cuenta que sus organismos son más susceptibles y sus cerebros están en formación. Foto: Internet


De igual forma hace falta estudios de riesgo en niños, dado su actual uso de los celulares. La comunidad científica aún no tiene un veredicto contundente pero tampoco se puede descartar la correlación entre el uso intensivo de un celular y el riesgo mayor a cáncer. Sin embargo, a nivel teórico se sostiene que los niños son más susceptibles a un posible riesgo de la emisión de radiofrecuencia de celulares. 

El sistemas nervioso de los niños aún están en formación y son por lo tanto más vulnerables a factores que pueden causar cáncer. Por otro lado, el tamaño de sus cabezas es menor al de los adultos y, por consiguiente, tienen una exposición proporcionalmente mayor al campo de radiación de radiofrecuencia emitida por los teléfonos celulares y al empezar a usar celulares a edades más tempranos el tiempo de exposición es también mayor. Sin embargo, estudios a gran escala como el proyecto CEFALO, no encontraron relación entre el uso del celular y el riesgo de presentar tumores de cerebro, pero notaron un aumento leve en el riesgo de desarrollar cáncer de cerebro”, explica el especialista de Oncosalud.

En el presente año 2016, la OMS realizará una evaluación formal de los riesgos, a partir de todos los resultados de salud estudiados en relación con campos de radiofrecuencia.

Y es que si bien, como hemos visto, no está confirmado que los teléfonos móviles sean dañinos, para la Sociedad Americana de Cáncer “sería muy lamentable que en unos años se conozca que es perjudicial y que causa cáncer, y que no nos hayamos cuidado”.


Recomendaciones:

- Trata de usar siempre que puedas el handsfree, audífonos o el altavoz de tu celular pues así mantienes la antena del celular lejos de la cabeza u órganos del cuerpo.

- No duermas con el celular bajo la almohada.

- Trata de usar auriculares con Bluetooth ®, pues tienen un SAR de unos 0.001 vatios por kilo (menos de una milésima del límite permitido de SAR para celulares según organismos reguladores de EEUU).

- La mejor forma de prevenir cualquier riesgo de exposición a las ondas radiofrecuencia, es limitar el uso del celular de adultos y niños. Y en todo caso solo efectuar conversaciones breves o usar telefonía fija cuando sea posible.

- Mientras sea posible es mejor utilizar formas escritas de comunicación (mensajes de texto, whatssapp, messenger, etc) con el fin de disminuir lo más que se pueda la exposición a la radiación emitida por los celulares, en tanto no se compruebe fehacientemente su involucramiento en la producción de tumores malignos.


#celular #oncosalud #cancer #oms
Compartir Twittear Compartir