Atmósfera de exoplaneta contiene minerales que componen los rubíes y zafiros

Astronomía

Por Sophimania Redacción
13 de Diciembre de 2016 a las 11:11
Compartir Twittear Compartir
Atmósfera de exoplaneta contiene minerales que componen los rubíes y zafiros
Representación de como se vería el planeta HAT-P-7b. Imagen: NASA Goddard

Científicos de la Universidad de Warwick en el Reino Unido han detectado por primera vez un sistema meteorológico a largo plazo en un gigantesco planeta de gas fuera del Sistema Solar, y dicen que las nubes y los vientos violentos que envuelven este lejano mundo parecen estar hechos de minerales corindón, el material que compone los rubíes y zafiros. El estudio ha sido publicado en Nature Astronomy.

Sin embargo, aunque pueda sonar hermoso, las temperaturas diurnas en ese planeta alcanzan máximo de 2 500 y las piedras hermosas no llegan a formarse porque terminan siendo evaporadas en la atmosfera. "Es un infierno", dijo uno de los investigadores, David Armstrong a Kate Lunau de la página web de ciencia Motherboard.

El planeta en cuestión se llama HAT-P-7b y está a más de mil años luz de la Tierra; y es 500 veces más masivo. Ubicado en la constelación de Cygnus, el planeta es conocido como un tipo de "Júpiter caliente", una subclase de gigantes gaseosos que son similares en tamaño, masa y composición a Júpiter, pero orbitan tan cerca de su estrella madre que albergan una temperatura de superficie muy alta.

Los científicos han estado observando a este planeta durante 4 años y han encontrado ciertos detalles en su atmosfera. "Con este cronograma de cuatro años, uno realmente puede comenzar a mirar en profundidad a estos planetas", dijo Hannah Wakeford del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, quien no participó en el estudio. "Nuestra plena comprensión de estos planetas y las nubes en sus atmósferas está apenas comenzando".

El equipo cree que las nubes podrían estar hechas; o de corindón, una forma cristalina de óxido de aluminio que hace rubíes y zafiros; o de perovskita, un mineral de óxido de calcio y titanio utilizado para fabricar células solares. Sin embargo, el corindón parece ser el mejor candidato hasta ahora.

"Hay suficiente material disponible como para formar una nube ópticamente gruesa de corindón, pero no tanto de perovskita, principalmente porque Al [aluminio] es más abundante que el Ti [titanio]", concluye el equipo. "Como hay muchas suposiciones aquí, no se excluye a la perovskita, pero el corindón es el más probable de los dos."

Utilizando los datos del telescopio espacial Kepler de la NASA, los investigadores pudieron controlar las variaciones en la intensidad de la luz a medida que el planeta orbitaba alrededor de su estrella madre. Con esta información pudieron tener una idea de sus condiciones climáticas.

Los investigadores observaron cambios significativos en el brillo y temperatura del planeta, con el punto más brillante cambiando su ubicación a lo largo del día. A veces el punto más brillante estaba situado en el "lado de la mañana" y a veces estaría en el planeta "lado de la tarde”.

"Estos resultados muestran que unos vientos fuertes rodean el planeta, transportando las nubes desde el lado de noche al del día", dice Armstrong en un comunicado de prensa. "Los vientos cambian drásticamente de velocidad, lo que lleva a enormes formaciones de nubes que se acumulan y luego mueren".

El equipo planea continuar con su investigación de los patrones climáticos, así que se espera que pronto podamos tener una mejor idea de cómo se ven realmente las nubes de minerales de rubí vaporizado.

 

FUENTES: NEW SCIENTIST, SCIENCEALERT


#exoplaneta #atmosfera
Compartir Twittear Compartir