Los polos magnéticos de la Tierra podrían invertirse en el futuro

Astronomía

Por Sophimania Redacción
30 de Enero de 2017 a las 10:45
Compartir Twittear Compartir
Los polos magnéticos de la Tierra podrían invertirse en el futuro
El campo magnético de la Tierra la protege de la radiación solar. Imagen: BBC

El campo magnético de la Tierra es una fuerza invisible que rodea nuestro planeta protegiendo la vida de la radiación solar. Este desvía las partículas cargadas y está en constante cambio. En el pasado, por ejemplo, han ocurrido cientos de inversiones magnéticas globales, donde los polos magnéticos norte y sur cambiaron de lugar. Ahora, algunos científicos creen que una inversión podría ocurrir en el futuro.

Durante una inversión, el campo magnético asumiría una forma más débil y más compleja. Podría caer al 10% de la fuerza actual y tener polos magnéticos en el ecuador o incluso la existencia simultánea de múltiples polos magnéticos "norte" y "sur".

Las inversiones geomagnéticas ocurren unas pocas veces cada millón de años en promedio. Sin embargo, el intervalo entre las reversiones es muy irregular y puede extenderse hasta decenas de millones de años. También puede haber reversiones temporales e incompletas, conocidas como eventos y excursiones, en las que los polos magnéticos se alejan de los polos geográficos antes de volver a sus lugares originales.

La última inversión total, el Brunhes-Matuyama, ocurrió hace aproximadamente 780 mil años. Y una reversión temporal, el acontecimiento de Laschamp, ocurrió hace alrededor de 41 mil años. Duró menos de mil años, y el cambio real de polaridad duró alrededor de 250 años.

La alteración en el campo magnético durante una reversión debilitará su capacidad para protegernos, permitiendo niveles elevados de radiación sobre la superficie de la Tierra. Si esto ocurriera hoy, el aumento de las partículas cargadas que llegan a la Tierra provocaría mayores riesgos para los satélites, la aviación y la infraestructura eléctrica terrestre.

En ese sentido, las tormentas geomagnéticas, impulsadas por la interacción de grandes erupciones de energía solar con nuestro campo magnético, nos dan un anticipo de lo que podemos esperar con un escudo magnético debilitado.

En 2003, una tormenta solar causó apagones locales de red eléctrica en Suecia, obligó al reencaminamiento de los vuelos para evitar el apagón y el riesgo de radiación y perturbó los satélites y los sistemas de comunicación.

Por eso, se desconoce completamente el impacto de una tormenta mucho mayor en la infraestructura electrónica actual, aunque es de prever que la falta de electricidad, calefacción, internet o GPS, causaría miles de millones de dólares al día.

Sin embargo, su efecto no sería catastrófico para la vida de la Tierra. Como sabemos, este fenómeno ha ocurrido anteriormente y la vida en nuestro planeta ha continuado sin problemas. De otro lado, no se puede decir lo mismo de nuestra civilización, cada vez más dependiente de los aparatos electrónicos.

De ahí la preocupación en saber cuándo será la próxima reversión. El simple hecho de que estamos "atrasados" para una inversión total y que el campo de la Tierra esté disminuyendo actualmente a una tasa de 5% por siglo, ha llevado a sugerencias de que el campo puede revertirse en los próximos 2 mil años. Pero fijar una fecha exacta es muy difícil.

El campo magnético de la Tierra se genera dentro del núcleo líquido de nuestro planeta, por la lenta agitación del hierro fundido. Al igual que la atmósfera y los océanos, la forma en que se mueve se rige por las leyes de la física.

Por lo tanto, debemos ser capaces de predecir el "clima del núcleo" mediante el seguimiento de este movimiento, al igual que podemos predecir el tiempo real mirando la atmósfera y el océano. Pero así como ocurre con la predicción del tiempo, hacerlo propio con el núcleo de la Tierra es una tarea por demás, complicada.

 

FUENTES: SCIENCEALERT, INT


#tierra #magnetosfera #polos magneticos
Compartir Twittear Compartir