Marte está destruyendo una de sus lunas

Astronomía

Por Sophimania Redacción
3 de Noviembre de 2015 a las 15:49
Compartir Twittear Compartir
Marte está destruyendo una de sus lunas

Marte tiene dos lunas, ambas son bastante pequeñas y poco comunes. Fobos es la mayor de las dos, orbita cerca del planeta y mide menos de 32 kilómetros de diámetro. La otra, más pequeña, es Deimos y mide menos de 16 kilómetros de ancho.

 

Debido a que su composición es algo inusual y que no comparte el origen con el planeta que orbitan, se cree que ambos objetos son asteroides que fueron atrapados por la gravedad del planeta. Como no es el caso de nuestra Luna y la Tierra, donde ambos cuerpos comparten la misma composición.  

 

Hasta que no se observó de cerca a Fobos, siempre se asumió que se trataba de una pieza de roca sólida. Sin embargo, los datos de la misión Mars Express de 2008 indican que en realidad es una bola de escombros con una capa de polvo de 50 a 100 metros de espesor en la superficie.

 

Ahora, un nuevo análisis de la geología de Fobos dice que, a pesar de que Marte tiene menos masa que la Tierra, esta luna está en proceso de ser destrozada por la gravedad de su planeta. No sucederá en un corto plazo, pero la evidencia sugiere que este pequeño satélite natural tendrá un final violento.

 

Desde que pudimos observar de cerca a Fobos en la década de 1970, los científicos se han interesado en una serie de ranuras paralelas que se extienden cientos de metros sobre la superficie. En el pasado astrónomos y geólogos creían que estas grietas habían sido resultado del impacto que creó el cráter Stickney a un extremo de la luna. Pero si Fobos es una masa gigante de grava, como se sospecha, esta afirmación carecería de base.

 

El nuevo análisis de Fobos, realizado por Terry Hurford del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, dice que los surcos en la superficie coinciden con las zonas de mayor tensión de las fuerzas de marea de Marte. Estas son esencialmente líneas de falla en el lugar donde la luna está empezando a desmoronarse.

 

Sin embargo, Fobos no se va a caer a pedazos la próxima navidad. Hurford estima que pasarán varios millones de años antes de que se rompa, otorgando así mucho tiempo a la humanidad para que pueda enviar una misión a Fobos. Lo que sabemos de su composición ahora ciertamente cambiará la forma en que pensaríamos tal misión. 


Compartir Twittear Compartir