Observatorio espacial LIGO detecta ondas gravitacionales por tercer vez

Astronomía

Por Sophimania Redacción
1 de Junio de 2017 a las 12:26
Compartir Twittear Compartir
Observatorio espacial LIGO detecta ondas gravitacionales por tercer vez
Imagen: LIGO Calltech

El Observatorio de Ondas Gravitacionales (LIGO) ha vuelto a detectar ondas gravitatorias ondulando lejos de una colisión cósmica entre un par de agujeros negros, a 3 mil millones de años luz de distancia.

Esta es la tercera vez que el observatorio ha medido con éxito tal evento. El éxito anterior de LIGO fue anunciado en febrero de 2016 y un primer conjunto de olas también fue detectado en el día de Navidad de 2015.

Los investigadores ahora han confirmado que una tercera fusión de agujero negro fue detectada el 4 de enero de 2017, ganándose el nombre memorable GW170104. El agujero negro creado por esta última fusión detectada llena un vacío justo entre los dos primeros, siendo 49 veces la masa de nuestro Sol.

Ese violento choque, cuyos detalles se publicarán próximamente en la revista Physical Review Letters, ocurrió a 3.000 millones de años luz. de distancia, mucho más lejos que las otras explosiones detectadas en el Observatorio LIGO (que comprende dos observatorios en EEUU en Livingston y Hanford). El primer choque tuvo lugar a 1.300 millones de años luz y el segundo, a 1.400 millones de años luz.

"Tenemos una confirmación adicional de la existencia de agujeros negros de masa estelar que son mayores que 20 masas solares, objetos que no sabíamos que existían antes de que LIGO los detectara", explica David Shoemaker del MIT, portavoz de LIGO Scientific Collaboration .

Aunque puede ser difícil de imaginar, los agujeros negros realmente pueden girar. Y no estamos hablando solamente del disco de material que gira alrededor de él, la masa real tiene momentum angular, lo que significa que el agujero negro gira sobre su propio eje. Cuando dos agujeros negros giran en la misma dirección que su órbita alrededor uno del otro, los astrónomos dicen que están 'alineados'.

Y resulta que al menos uno de los agujeros negros de GW170104 no estaba alineado, lo que proporcionó a los astrónomos una gran pista sobre cómo los agujeros negros pueden unirse para formar un sistema binario. Estudios sugieren que comienzan como estrellas que ya están orbitando entre sí antes de convertirse en agujeros negros, o que son dos agujeros negros distantes que se hunden uno hacia el otro antes de caer en órbita.

Como se puede imaginar, los agujeros negros se clasifican como algunos de los eventos más poderosos del Universo, y la primera fusión vista por LIGO liberó unas 10 veces más energía que la cantidad de energía luminosa que sale de cada estrella en el Universo. Sin embargo, a una distancia de 1 300 millones de años luz, cuando esas ondulaciones se extendieron sobre la Tierra, distorsionaron el espacio a una distancia de alrededor de un protón.

"Los detectores de LIGO todavía no están en lo que llamamos 'sensibilidad de diseño', que básicamente significa operar a su máximo potencial", explicó Ward. Mejorar la sensibilidad del diseño podría eventualmente permitirnos estudiar fenómenos astronómicos menos enérgicos (pero enormes), como las colisiones de estrellas de neutrones. "Una vez que Advanced LIGO alcance su plena sensibilidad de diseño, debería ser capaz de ver fusiones binarias de estrellas de neutrones a unos 650 millones de años luz", explicó Susan Scott, también de la ANU.

Incluso el zumbido gravitatorio de una estrella de neutrones podría ser teóricamente detectable una vez que LIGO sea lo suficientemente sensible. Además, cada nuevo evento detectado también da a los físicos una oportunidad más para probar la relatividad general.

 

FUENTE: ScienceAlert

 

Si quieres estar siempre enterado de lo último y lo mejor en descubrimientos, investigaciones y avances científicos y tecnológicos SUSCRÍBETE AQUÍ en un solo paso. Recibirás un boletín semanal con lo mejor de Sophimania.


#agujero negro #ligo #ondas gravitacionales
Compartir Twittear Compartir