556 bolas de fuego han caído sobre la Tierra en 20 años

Cosmos

Por Sophimania Redacción
11 de Diciembre de 2014 a las 12:23
Compartir Twittear Compartir
556 bolas de fuego han caído sobre la Tierra en 20 años

 

Un mapa publicado recientemente por la NASA revela que en el periodo comprendido entre 1994 y 2013 han caído sobre la Tierra al menos 556 cuerpos rocosos que han creado meteoros brillantes de bolas de fuego.

 

En el siguiente mapa, los 255 puntos anaranjados representan los bólidos observados durante el día mientras que los 301 puntos azules señalan los observados durante la noche, todos ellos referidos al periodo 1994-2013.

 

 

1asteroi2

 

 

Se observan unos dos bólidos al mes por término medio. El tamaño de cada punto es proporcional a la energía óptica radiada durante el estallido. Los tamaños de estos cuerpos rocosos están comprendidos, aproximadamente, entre 1 y 20 metros.

 

 

Los impactos más peligrosos para nuestro planeta

 

Se llaman meteoroides a las partículas de polvo y hielo o rocas de hasta decenas de metros que se encuentran en el espacio como residuo del paso de algún cometa o de la formación del Sistema Solar. Cuando un meteoroide atraviesa la atmósfera de la Tierra produce un fenómeno luminoso que, dependiendo de su brillo, puede ser llamado meteoro, bólido o bola de fuego. Finalmente, se usa la palabra meteorito para nombrar a los meteoroides que alcanzan la superficie de la Tierra, cuando no se desintegran por completo en la atmósfera.

 

El mayor de estos puntos corresponde al bólido que explotó sobre Cheliábinsk, Rusia, el 15 de febrero de 2013. El fenómeno equivalió a la explosión de 500.000 toneladas de TNT (500 kilotones de energía) y causó más de 900 heridos y daños en numerosos edificios de al menos 6 ciudades. Luego de explotar en el aire, cayeron numerosos meteoritos sobre la Tierra. El meteorito más grande tenía una masa de unos 650 kilogramos y fue recuperado en el lago Chebarkul.

 

Se piensa que el de Cheliábinsk ha sido el bólido más violento desde 1908, fecha en que tuvo lugar el bólido de Tunguska en Siberia. Aparte del bólido de Cheliábinsk y de otros pocos, esos 556 bólidos registrados y representados en el nuevo mapa no crearon ningún riesgo grave en la Tierra.

 

1aste3

 

 

El riesgo que impacte un asteroide sobre la Tierra

 

Sobre la Tierra caen diariamente unas 100 toneladas de partículas de polvo y de material rocoso, pero gracias a la atmósfera que actúa como escudo protector, la mayoría de partículas y meteorides quedan calcinados.

 

Los asteroides empiezan a ser peligrosos al superar un tamaño de unos 10 o 20 metros. Un asteroide mayor de 35 metros podría ser capaz de destruir una ciudad, uno mayor de 140 metros podría causar la devastación de toda una región, o un gran tsunami en caso de caer sobre un océano. Uno mayor de un kilómetro podría causar una catástrofe planetaria.

 

Se estima que hay unos 20 millones de objetos peligrosos, mayores de unos 10 metros, en nuestro entorno. De ellos, los que miden más de unos 140 metros son unos 14.000. Se estima que cae a la Tierra uno de estos cada 50 siglos y hay un millar que miden más de un kilómetro.

 

 

1aste2

 

 

La detección de los asteroides potencialmente peligrosos

 

Para protegerse de tal riesgo el primer paso es localizar todos los objetos potencialmente peligrosos y calcular sus órbitas. Actualmente se encuentra catalogado el 96 % de los asteroides cercanos mayores de un kilómetro, de éstos hay unos 158 clasificados como potencialmente peligrosos por poseer una órbita que los acerca a menos de 7,5 millones de kilómetros a la Tierra (unas 20 veces la distancia Tierra-Luna).

 

En el año 2005, el Congreso de los EEUU encargó a NASA el trabajo de localizar antes del año 2020 el 90 % de los asteroides que pudiesen causar un daño grave en nuestro planeta. Sin embargo, se estima que solo se conoce el 20% de estos objetos y el objetivo de NASA hace tiempo que dejó de considerarse realista.

 

Además, al conocer el peligro, se necesita la tecnología adecuada para desviar la trayectoria del asteroide observado. Por ahora solo se cuenta con posibles propuestas como el de usar proyectiles para fragmentar el objeto o alterar su órbita, o como el aterrizaje de una nave sobre el asteroide que sea capaz de aplicar el impulso necesario para desviarlo hacia una dirección sin peligro.

 

El mapa de la NASA nos recuerda que la caída de asteroides son un riesgo serio, y la catalogación concienzuda de los objetos potencialmente peligrosos y el desarrollo de una tecnología protectora apropiada deben ser considerados objetivos importantes para la preservación de nuestro planeta.

 

Fuente: elmundo


Compartir Twittear Compartir