Científicos vuelven a detectar ondas gravitacionales

Cosmos

Por Sophimania Redacción
16 de Junio de 2016 a las 19:47
Compartir Twittear Compartir
Científicos vuelven a detectar ondas gravitacionales
Einstein había predicho estas ondas desde hace 100 años. Imagen: LIGO

Científicos de los laboratorios LIGO han detectado una segunda ráfaga de ondas gravitacionales pasando a través de la Tierra. La deformación del espacio-tiempo se sintió el día de Navidad en las mismas instalaciones que hicieron la histórica primera detección en septiembre del año pasado.

En aquel entonces, las ondas llegaron desde dos enormes agujeros negros que chocaban el uno con el otro. Esta nueva serie de ondas recientemente detectadas, también se atribuyen a la fusión de dos agujeros negros, pero más pequeña.

Informando el evento en la revista Physical Review Letters, la colaboración internacional que opera LIGO dice que los dos objetos implicados tenían masas que eran 14 y 8 veces la de nuestro Sol.

Los datos indican que la unión produjo un agujero negro de 21 masas solares, lo que quiere decir que la energía irradiada al espacio es equivalente a la masa de una estrella del tamaño del Sol. Es esta energía, en forma de ondas gravitacionales, la que fue detectada en los interferómetros láser de los laboratorios de LIGO en Livingston, Louisiana, y Hanford, Washington, el 25 de diciembre.

Según el profesor Bernard Schutz de la Universidad de Cardiff, hacer una segunda detección prueba que la primera no fue un hecho aislado, y que el laboratorio LIGO realmente tiene la capacidad de abrir un nuevo campo en la investigación cósmica. "Muestra que el primer evento no fue sólo una casualidad. Esto demuestra que el Universo está lleno de agujeros negros girando juntos y fusionándose y desprendiendo estos enormes estallidos de ondas gravitacionales con bastante regularidad. Es un violento Universo", dijo a la BBC.

Ha habido una gran celebración desde que los científicos lograron detectar las ondas gravitacionales por primera vez. Los pioneros de LIGO han sido alabados con premios, y hay altas probabilidades de que el logro sea coronado con un Nobel en octubre. Pero los investigadores involucrados dicen que el esfuerzo nunca fue lograr sólo una detección; el sueño siempre ha sido la de utilizar la observación rutinaria de las ondas gravitacionales para aprender cosas nuevas sobre el cosmos.

Debido a su masa más ligera, los agujeros negros el día de Navidad pasaron más tiempo en la banda sensible de los instrumentos de LIGO. La data captura las últimas 27 revoluciones que los agujeros negros hacen uno alrededor del otro. Esto le ha permitido a los científicos recopilar puntos de vista sobre objetos que no fueron posibles en septiembre, incluyendo el descubrimiento de que al menos uno de los agujeros estaba girando.

Los teóricos siempre han dicho que los agujeros negros deben girar, y esta es una evidencia muy fuerte del fenómeno. "Uno de los agujeros negros daba vueltas con el grado de 0.2", dijo a la prensa la Prof. Gabriela González de Louisiana State University, Estados Unidos.

"Medimos los giros entre 0 (no gira) y 1 (giro máximo). También podemos medir la rotación del agujero negro final, pero esperamos que este gire (debido a la fusión); no sabemos nada de los agujeros negros originales y esa es información astrofísica que informa sobre los escenarios de cómo se forman los agujeros negros", añadió.

El anuncio se produce una semana después de que la Agencia Espacial Europea dijera que ahora era posible tener un observatorio de ondas gravitacionales en órbita. La misión LISA Pathfinder ha ido probando tecnologías para realizar técnicas de medición láser que funcionarían lejos de la Tierra.

Tener un observatorio en el espacio permitiría la detección de ondas gravitacionales de diferentes frecuencias, incluyendo la deformación generada por las fusiones de agujeros negros realmente enormes, los que tienen millones, incluso miles de millones de veces la masa del Sol.

 

FUENTES: THE VERGE, SPACE, BBC


#ligo #ondas gravitacionales
Compartir Twittear Compartir