Descubren que el agua del cometa de “Rosetta” es distinta a la de la Tierra

Cosmos

Por Sophimania Redacción
11 de Diciembre de 2014 a las 13:45
Compartir Twittear Compartir
Descubren que el agua del cometa de “Rosetta” es distinta a la de la Tierra

 

Uno de los principales objetivos de misión de la sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) en el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, era precisamente averiguar si el agua de estas rocas de hielo y polvo pudo ser el origen de la que hay en los océanos de la Tierra.

 

Un estudio publicado en Science Express a partir de los datos recabados por la sonda Rosetta ha descartado que el agua del cometa 67/Churyumov-Gerasimenko sea similar a la de la Tierra, como afirman unos estudios realizados por la sonda espacial Giotto, donde el telescopio espacial Herschel detectó que el agua del cometa 103/Hartley era como la de la Tierra.

 

“Es más probable que el agua terrestre haya sido traída por asteroides que por cometas”, dijo Kathrin Altwegg, investigadora de la Universidad de Berna y autora principal, en una rueda de prensa telefónica desde Suiza.

 

 

El análisis del cometa

 

Las mediciones han sido realizadas por ROSINA, uno de los instrumentos de Rosetta, un espectrómetro de masas que permite analizar la composición del “coma” del cometa.

 

“Cuando está alejado del Sol, un cometa es un cuerpo sólido, prácticamente desnudo, como si fuera un asteroide. A medida que se acerca y va calentándose, los hielos empiezan a sublimar, van convirtiéndose en gas y arrastran partículas de polvo. El polvo y el gas forman alrededor del núcleo una especie de atmósfera que llamamos coma. Y su extensión puede ser muy grande. En agosto, cuando la nave Rosetta empezó a hacer mediciones, el coma medía más de 1.000 kilómetros, así que la nave estaba dentro”, explica a EL MUNDO el científico Pedro J. Gutiérrez, investigador de la misión Rosetta en el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC). Gutiérrez trabaja con OSIRIS, otro de los instrumentos de la nave de la ESA.

 

ROSINA  es el espectrómetro de masas más sofisticado que se ha enviado al espacio, permite comparar el agua presente en el 67P con la de la Tierra y con la que contienen otros cometas. Los científicos utilizan la denominada razón deuterio-hidrógeno (o cociente deuterio-hidrógeno), que indica la cantidad de deuterio (un isótopo del hidrógeno) que hay respecto a la de hidrógeno. Algunas moléculas de agua contienen átomos de hidrógeno regulares (con un protón y un electrón) pero, en otras, el hidrógeno es reemplazado por el isótopo deuterio, que tiene, además, un neutrón.

 

“Conocemos el valor de la razón deuterio-hidrógeno que tiene el agua en la Tierra y buscamos objetos en el Sistema Solar con un valor similar”, dijo por teléfono Gutiérrez.

 

 

Comparación con los océanos terrestres

 

Según los resultados del estudio, la razón deuterio-hidrógeno del agua del cometa 67P es tres veces mayor que la de los océanos terrestres y también es superior que en otros cometas estudiados de la misma familia de Júpiter.

 

“Este estudio muestra que cometas como 67P no pudieron traer el agua a la Tierra”, afirma Gutiérrez.

 

El astrofísico admite que esperaba que la razón deuterio-hidrógeno del este cuerpo fuera más baja debido a los resultados que dieron otros cometas de su misma familia, y que sugerían que pudieron traer el agua a la Tierra.

 

Más baja que en 67P pero más alta que en los océanos terrestres fue la razón deuterio-hidrógeno en el famoso 1P/Halley, que pertenece a otra familia de cometas (Oort), y que fue estudiado por la sonda espacial Giotto de la ESA en 1986, cuando se situó a unos 600 km. de su núcleo.

 

“hay millones de cometas, pero sólo conocemos unos pocos”. Y de ellos, en apenas una decena (sumando los de la familia de Júpiter y la nube de Oort) se ha estudiado la composición de agua. “Rosetta ha planteado nuevas dudas sobre el origen del agua en la Tierra”, concluye Gutiérrez.

 

Fuente: elmundo


Compartir Twittear Compartir