El mayor descubrimiento astronómico del año: Las ondas gravitacionales

Cosmos

Por Sophimania Redacción
28 de Diciembre de 2016 a las 18:39
Compartir Twittear Compartir
El mayor descubrimiento astronómico del año: Las ondas gravitacionales
Las ondas gravitacionales han sido consideradas el descubrimiento de la década. Imagen: Internet

La revista Science ha elegido como el avance científico del 2016, al descubrimiento de las ondas gravitacionales, que confirman una predicción realizada por Albert Einstein hace exactamente 100 años.

Pero ¿Qué son estas ondas gravitacionales? Son perturbaciones del espacio tiempo, ondulaciones que se forman en el continuo descrito por la Teoría de la Relatividad General de Einstein cuando ocurre algún acontecimiento cósmico suficientemente potente y violento.

Confirmadas el 11 de febrero de este año por los investigadores del experimento LIGO en EEUU, este descubrimiento es importante porque era la última predicción de Albert Einstein que faltaba por observar de forma directa

El mejor ejemplo para entender cómo se forman sería el de una lámina de agua. Si metemos la mano en una fuente de agua calmada, la fuerza que ejercemos sobre la superficie de la charca producirá ondulaciones que se transmitirán por la charca siguiendo un patrón circular. Pues algo similar se acaba de descubrir. 

Einstein explicó hace 100 años que el espacio tiempo no es un vacío, sino un tejido en cuatro dimensiones que puede ser movido, empujado o desplazado según los objetos se mueven a través de él. Estas perturbaciones generadas por los cuerpos celestes son la causa de la atracción producida por la Gravedad, es decir, lo que forma las ondas.

De la misma manera, cualquier cuerpo acelerado en el Universo puede generar ondulaciones en esta “tela elástica” de 4 dimensiones. Pero estas son producidas por objetos cósmicos supermasivos, como agujeros negros o estrellas de neutrones, como para transmitirse por el Universo hasta llegar a la Tierra donde un detector de una sensibilidad extraordinaria, como el LIGO, puede percibir las diminutas perturbaciones del espacio tiempo que nos llegan tras la fusión de dos agujeros negros o la explosión de una supernova, de una estrella supergigante.

Los detectores LIGO, que están a 3000 kilómetros de distancia (Hanford, Washington y Livingston, Luisiana) pueden captar el paso de las ondas gravitatorias midiendo cómo se expande y contrae el espacio-tiempo, al menos en una diezmilésima parte del diámetro de un protón.

Este es el descubrimiento más grande en astronomía en las últimas décadas y, la apertura de otros detectores como el de Virgo en Italia y otros más en Japón e India, abrirán nuevos campos de conocimiento de cómo funciona el cosmos. Hasta hace poco solo podíamos ver lo que ocurría el en espacio, ahora podremos también escucharlo.

Y ¿Para qué es importante detectarlas y confirmar la teoría de Einstein? La detección de esas ondas gravitacionales permitiría ver lo que pasa "en el interior" durante la fusión de dos agujeros negros, por ejemplo, abriendo el camino de una nueva astronomía gravitacional. El descubrimiento permitirá avances tecnológicos que podrían afectar nuestra vida cotidiana en un futuro.

 

FUENTE: NY TIMES, NATURE


#science #2016 #ondas gravitacionales
Compartir Twittear Compartir