Nueva teoría para explicar el curso del tiempo

Cosmos

Por Sophimania Redacción
22 de Diciembre de 2014 a las 11:57
Compartir Twittear Compartir
Nueva teoría para explicar el curso del tiempo

 

Durante muchos años filósofos y científicos se han preguntado por qué el Universo sigue una misma línea en el tiempo. Ahora un equipo de investigadores del Instituto Perimeter de Física Teórica en Waterloo, Canadá, tiene una nueva teoría que apunta que la gravedad obliga al tiempo a transcurrir en una única y determinada dirección.

Debido a que no existe alguna ecuación que vincule el paso del tiempo con la gravedad, los investigadores suelen apelar al Segundo Principio de la Termodinámica que afirma que en cualquier sistema cerrado existe una cantidad de desorden (llamado entropía) que aumenta a lo largo del tiempo sin que pueda evitarse.

Pero el investigador Flavio Mercati y sus colegas Tim Kowlowski, de la Universidad de New Brunswick, explican que para comprender la flecha del tiempo, no necesitamos preocuparnos de las condiciones iniciales del Universo. En lugar de eso, debemos fijarnos solo en la gravedad, que puede explicar el fenómeno por sí misma.

Pero pocos autores han tomado ese camino. La razón es que la gravedad no dice nada sobre el tiempo y todas sus ecuaciones funcionan independientemente de la dirección que tenga el tiempo. Imaginemos que grabamos como se cae un plato de la mesa. Al pasar el vídeo hacia delante, (del orden al desorden) se verá cómo el plato se rompe al llegar al suelo. Si lo pasamos hacia atrás, (del desorden al orden) veremos cómo el plato se "recompone" desde el suelo hasta quedar intacto encima de la mesa. Pues bien, en cualquiera de los dos casos, las leyes de la gravedad funcionan igualmente bien.

 

 

La relación de la gravedad con el tiempo

 

Los investigadores simularon sus efectos en una versión muy simple del Universo, en la que  distribuyeron al azar un millar de partículas en un espacio vacío, permitiendo que se movieran en función de la fuerza de la gravedad. Y hallaron que las partículas alcanzaban un punto en el que todas se agrupaban estrechamente. Después de lo cual, se volvían a separar para no volver ya nunca más a agruparse.

Curiosamente, la complejidad del sistema crece, incluso cuando las partículas no están ya estrechamente agrupadas. La definición de complejidad usada por los investigadores se relaciona con el espacio que hay entre las partículas y es, aproximadamente, la relación que existe entre las distancias máximas y mínimas de las partículas. Así, la complejidad es menor cuando las partículas están más juntas, y crece a medida que el sistema evoluciona y se expande.

Este modelo se parece a la forma en que el Universo pasó espontáneamente de un estado de baja complejidad (el plasma inicial), a otro de alta complejidad, con planetas, estrellas y galaxias. Así que la flecha del tiempo, argumentan los investigadores, va siguiendo este aumento natural de la complejidad.

Para Mercati el hallazgo supone un complemento al Segundo Principio de la Termodinámica. La gravedad, afirma el científico, crea las condiciones para que haya filetes que poder freir o platos que se puedan romper. Es decir, que la Segunda Ley sigue explicando la ruptura irreversible de los platos al caer, pero es el poder de la gravedad el que explica cómo se crean las condiciones ordenadas en el que las estructuras complejas, como platos, filetes, seres humanos o galaxias, pueden llegar a formarse.

Por ahora solo usa el concepto newtoniano de la gravedad, dejando a un lado la teoría de Einstein de la relatividad general. Para Mercati, un mayor grado de comprensión será posible cuando logremos tener un marco que combine ambos enfoques.

 

Fuente: abc


Compartir Twittear Compartir