12 personas pasan 60 días en cama para un experimento espacial

Misiones Espaciales

Por Sophimania Redacción
4 de Septiembre de 2015 a las 15:04
Compartir Twittear Compartir
12 personas pasan 60 días en cama para un experimento espacial

12 voluntarios que forman parte del nuevo estudio que la Agencia Espacial Europea (ESA) va a llevar a cabo para investigar el impacto en la salud de la ausencia de gravedad pasaran 60 días tumbados en una cama. El nuevo programa Bedrest comenzará el 9 de septiembre y, por primera vez, tendrá lugar en las instalaciones de envihab, en el Centro Aeroespacial de Alemania (DLR), situado en Colonia.

Cada participante recibirá 15.000 euros por participar en este programa, según detalla Jennifer Ngo-Anh, responsable de la Oficina de Investigación Humana de la ESA. Además de los dos meses postrados en una cama tendrán que someterse a diversas pruebas, antes y después del inicio del estudio, para comparar los resultados.

Todos los participantes tienen un buen estado de salud y edades comprendidas entre los 20 y los 45 años. En la edición de este año, todos son hombres: "No queremos que las diferencias de género influyan en los resultados. Por eso, en esta ocasión hemos preferido centrarnos en varones", señala Ngo-Anh a través de un correo electrónico.

 

 

cama 2

el mundo

 

 

Un par de semanas antes del comienzo de su encierro les hicieron un completo chequeo para evaluar su estado y compararlo con el que tendrán al final del programa.

La inmovilidad del cuerpo causa en el organismo estragos parecidos a los de la ausencia de gravedad, por lo que estos estudios en la Tierra, que la ESA realiza desde 2001, se combinan con los de la Estación Espacial Internacional (ISS). Allí, todos los astronautas son sometidos a pruebas médicas para evaluar la pérdida de masa ósea y muscular que sufren y otros parámetros de su salud. En la actualidad, está en marcha además una misión específica, de un año de duración, para estudiar los efectos del entorno espacial a largo plazo.

Pero estos 12 astronautas terrestres no tendrán que subirse a una nave espacial para sufrir en sus huesos y músculos el deterioro que causa la ausencia de gravedad. Permanecerán tumbados en una cama con una inclinación de seis grados en la zona de la cabeza para que los fluidos del cuerpo vayan hacia ella, como ocurriría en un entorno de ingravidez.

 

 

cama 3

el mundo

 

 

En todo momento, incluso cuando estén comiendo, duchándose, participando en un experimento o realizando ejercicios en alguna máquina, uno de los hombros debe estar tocando la cama. Deberán seguir una estricta rutina nocturna, tomarán una dieta especialmente diseñada para este programa y la temperatura y humedad del módulo con las 12 habitaciones estará controlada.

Los científicos de la ESA calculan que en un par de meses perderán entre un 2 y un 4% de la densidad ósea de sus caderas, mientras que los músculos de sus piernas (sobre todo de las pantorrillas) y de la espalda sufrirán un deterioro del 25%.

Aunque cuando transcurran estos dos meses podrán ponerse en pie, durante las siguientes dos semanas tendrán que ser sometidos a más pruebas médicas y a un programa de rehabilitación para revertir el proceso y que sus cuerpos vuelvan al estado en el que se encontraban.

 

 

FUENTE: El Mundo


Compartir Twittear Compartir