Asgardia podría ser la primera nación espacial

Misiones Espaciales

Por Sophimania Redacción
13 de Octubre de 2016 a las 14:52
Compartir Twittear Compartir
Asgardia podría ser la primera nación espacial
Asgardia pretende ser una nación fuera de la Tierra. Imagen: Mike Vaughn

Un grupo de investigadores, científicos, empresarios e ingenieros rusos, estadounidenses y canadienses ha fundado la primera nación espacial: Asgardia (en honor la ciudad de la mitología nórdica). La iniciativa fue dada a conocer ayer miércoles en París por nanocientífico ruso Igor Ashurbeyli, fundador del Centro Internacional de Investigación Espacial en Viena.

“El componente científico y tecnológico del proyecto puede ser explicado en tres palabras: paz, acceso y protección”, dijo Ashurbeyli en la conferencia. A su vez los fundadores en su página web afirman que “Asgardia es el prototipo de una sociedad libre y no restringida que tiene al conocimiento, la inteligencia y la ciencia como su núcleo, junto al reconocimiento del valor último de la humanidad y de cada vida humana”.

Aunque de momento no ha sido reconocida por las Naciones Unidas ya cuenta con 64 884 ciudadanos y el número puede seguir aumentando porque literalmente cualquier persona puede registrarse. El objetivo de esta nueva nación es proteger la Tierra de meteoritos, desechos espaciales y otras amenazas además de realizar misiones a asteroides.

Los fundadores tienen pensado crear Asgardia como una estación espacial gigantesca y el primer paso que darán será lanzar un satélite el próximo año. Quieren que este primer satélite no pertenezca a ninguna de las naciones del mundo, sino que sea una nación en sí con su propio marco legal, su propia bandera y símbolos.

asgardia_sat.jpg
El lanzamiento del satélite asgardiano será 60 años después del Sputnik. Imagen: Mike Vaughn

Esto al parecer es un problema porque, de acuerdo a las reglas de la UNOOSA (la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Exterior), cualquier objeto que sea lanzado al espacio debe estar registrado en algún país, y este debe responsabilizarse de las operaciones espaciales que este objeto realice.

Frente a esto los organizadores han dicho: “El proyecto está creando un nuevo marco para la propiedad y la nacionalidad en el espacio, el cual adaptará las leyes vigentes del espacio exterior en materia de responsabilidad, propiedad privada y la empresa de manera que estén aptos para la nueva era de la exploración espacial". 

Otro de los problemas que enfrentará esta nación recién nacida es el financiero.  Actualmente el costo más bajo para el lanzamiento de un satélite es con un cohete Falcon 9 de SpaceX, a 65 millones de dólares. El cual podría ser menos si se comparte el “taxi” con alguna otra empresa que quiera poner un objeto en órbita. Por otro lado, nunca se ha intentado algo así y el ejemplo más cercano que tenemos es la ISS la cual está costando 100 mil millones de dólares divididos en 18 países.

Además, los organizadores no han dado mayores detalles sobre cómo piensan financiar, construir, lanzar y operar tamaña iniciativa. "En este momento estamos tratando de no dar demasiados detalles técnicos", dijo Timothy Wild, un portavoz del consorcio. "Tenemos algunas ideas, pero no están en el nivel de entendimiento como para ponerlas en el dominio público... Estamos tomando un enfoque cuidadoso. Estamos explicando lo que queremos hacer ahora y no saltarnos a dar demasiados detalles".

La iniciativa que recuerda mucho al proyecto Mars One del Holandes Bas Landsorp, está siendo apoyada por las siguientes personas: Igor Ashurbeyli, fundador del Centro de Investigación Aeroespacial Internacional (AIRC) en Rusia; David Alexander, director del Instituto Espacial de la Universidad de Rice; Ram Jakhu, director del Instituto de Derecho Aeronáutico y Espacial de la Universidad McGill; Joseph N. Pelton, director del Instituto de Investigación Espacial y Comunicaciones Avanzadas (SACRI) en la Universidad de George Washington y Dumitru-Dorin Prunariu, ex cosmonauta rumano. 

FUENTES: BUSINESS INSIDER, ABC


#mars one #unoosa #asgardia
Compartir Twittear Compartir