Astronauta Scott Kelly aún siente dolores tras pasar un año en el espacio

Misiones Espaciales

Por Sophimania Redacción
8 de Junio de 2016 a las 12:16
Compartir Twittear Compartir
Astronauta Scott Kelly aún siente dolores tras pasar un año en el espacio
Los efectos por exposición prolongada al espacio son más fuertes de lo que se creía. Foto: NASA

Tres meses después de regresar a la Tierra, el astronauta Scott J. Kelly sigue sintiendo los efectos de su año en el espacio, donde se estaba llevando a cabo experimentos para medir los efectos de la microgravedad.

En un evento de NASA, Kelly respondió a las preguntas acerca de su misión, describió cómo la longitud de sus vuelos determinó lo mal que se sentía después de aterrizar. Sus dos primeras misiones fueron cortas, de 7 y 13 días, mientras que esta última misión de 340 días fue mucho más larga que todas sus anteriores estancias.

"Este vuelo fue el doble (de la última de 159 días) y me sentí el doble de mal", dijo en el evento. Después de que regresó, Kelly ha estado muy adolorido y rígido, su piel no había tocado nada en 340 días, excepto sólo su la ropa. “Todo lo que tocaba, se sentía como si estuviera en llamas", explicó.

"De hecho, tenía algunas erupciones y una especie de decoloración en los lugares que tenían contacto con algo. Luego tuve síntomas parecidos a la gripe durante unos días. Si no hubiera estado en el espacio durante un año y supiera de qué se trataba, me habría ido a la sala de emergencia y hubiera dicho, 'Hey, no sé lo que me pasa, pero no me siento nada bien'", añadió.

En la microgravedad de la estación espacial, los astronautas están flotando todo el tiempo, por lo que su piel no entra en contacto con otras superficies, como ocurre cuando una persona está en la Tierra.

Por ejemplo, en este momento es probable que uno esté tocando los zapatos o el suelo con los pies, el asiento de una silla o sofá, la computadora o el teléfono móvil con las manos. Ese contacto constante mantiene la piel elástica y resistente; es de esta forma que forman los callos. En la Estación Espacial, los astronautas no tienen que usar zapatos, ya que no tienen que caminar sobre el suelo. Sus pies, incluso pierden una capa de piel porque hay poco contacto.

A pesar de estos síntomas persistentes, Scott Kelly no considera esto como un elemento disuasorio para los vuelos espaciales largos. "Es por eso que hacemos esto," dijo el astronauta cuyo gemelo permaneció en Tierra durante el mismo periodo. "Es decir, tenemos que aprender estas cosas si vamos a ir a Marte. Y creo que con lo que Misha [Kornienko] y yo estamos haciendo, y tal vez otras personas que lo hacen en el futuro, vamos a resolver esto".

"Creo que si vamos a pasar años y años en el espacio, y no vamos a aterrizar en Marte o en algún otro lugar, probablemente vamos a necesitar algún tipo de gravedad artificial con la cual ayudarnos. Por suerte, cuando vayamos a Marte, nos tomará seis meses en llegar, y vamos a pasar un montón de tiempo en la superficie, para luego regresar en otros seis meses", agregó.

Se espera que para cuando ocurra eso, los humanos ya tengamos claro que es lo que ocurre con los astronautas en el espacio y así evitaremos que sufran los mismos efectos secundarios que sufrió Kelly.

 

FUENTES: TECHINSIDER, TECHTIMES


#scott kelly #microgravedad
Compartir Twittear Compartir