Crónica de un peruano en una base marciana: La convivencia con distintas nacionalidades (Parte 3)

Misiones Espaciales

Por Victor Roman
9 de Mayo de 2017 a las 17:19
Compartir Twittear Compartir
Crónica de un peruano en una base marciana: La convivencia con distintas nacionalidades (Parte 3)
Ajedrez espacial. Víctor Román (Perú) y Yair Piña (México) en su tiempo libre. Base Análoga Marciana en Utah, EEUU. Foto: Sophimania

Las distintas nacionalidades que conforman la primera tripulación latinoamericana en una simulación de The Mars Society han servido para enriquecer mucho la misión. A pesar de que en un primer momento se puede pensar que eso podía jugar en contra de la simulación, tener en un mismo lugar a dos colombianos, un mexicano, una costarricense, un argentino y un peruano, ha sido muy divertido.

banderas.jpg
Las banderas de las distintas nacionalidades latinoamericanas. Foto: Sophimania

Este no es un detalle accesorio porque el factor psicológico es muy importante en las misiones espaciales futuras, donde el estrés de vivir con pocos recursos, en espacios pequeños y confinados suele hacer mella en la mente de los astronautas.

Mi nombre es Víctor Román, soy peruano e integro el primer equipo latinoamericano de *Tha Mars Society para la exploración marciana. Desde la misión en la que me encuentro en estos momentos en la Estación Desértica de Investigación Marciana (MDRS) en EEUU, esta es la tercera crónica marciana que envío para el Perú y el mundo. Aquí puedes ver la primera y aquí la segunda que envié.   

En esta primera semana (de las dos que conviviremos en total) el equipo se ha compenetrado tanto que las expresiones, acentos y jergas se confunden unas con otras. Escuchar un “ándale carnal” mexicano con acento argentino o un “pura vida” costarricense con acento colombiano se ha vuelto algo cotidiano. Esto sin contar las expresiones propias de cada país que, por pudor, no reproduciremos públicamente. Esta interacción ha hecho que la tripulación se sienta muy cómoda y olvide, a ratos, que estamos lejos de nuestras familias y seres queridos.

selfie.jpg
Haciendo sobremesa. Foto: Sophimania

Otro aspecto que ha hecho que la estancia en el MDRS sea agradable, es que cada uno de nosotros conoce a profundidad algún campo que el resto no. Por eso las conversaciones de sobremesa sobre sistemas satelitales, radiación, nanopartículas, astronomía, energías renovables y astrobiología, se extienden por largo rato y todos disfrutamos de escuchar al otro. 

De estas extensas charlas ha nacido la idea, por ejemplo, de impulsar la creación de una Agencia Espacial Latinoamericana. Somos conscientes de que es algo muy complicado de concretar porque nuestra región tiene problemas más urgentes, pero estamos seguros que es posible. Si sabemos utilizar los resultados que la investigación aeroespacial suele proveer, tendremos a cada vez más gente de nuestro lado para hacerlo realidad. 

Obviamente no solo la ciencia es parte de nuestras conversaciones. También hablamos sobre la historia de nuestros países, sobre cómo la corrupción nos afecta en formas que no nos habíamos dado cuenta eran tan transversales a todos los países, y sobre lo ridículo que puede llegar a ser pelearnos entre naciones hermanas cuando se piensa desde el conocimiento y el progreso de la humanidad. Y como jóvenes que somos, entre los 20 y 30 años, también platicamos sobre asuntos personales: nuestras familias, mascotas, sueños, amores, proyectos y las historias que nos hicieron las personas que somos hoy.

Aunque solemos estar ocupados todo el día en nuestros proyectos de investigación y en las distintas tareas cotidianas para mantener la estación en perfecto estado, el confinamiento puede llegar a ser aburrido. Para combatirlo jugamos ajedrez espacial o naipes del transbordador. También vemos películas. Hace unas noches vimos The Martian y en las próximas noches veremos Europa Report, ambas ciencia ficción de temas espaciales.

comida.jpg
Comiendo juntos. Foto: Sophimania

Otra actividad que hacemos, es ejercicio físico. Cada uno a su manera. Unos caminan largas horas con el pesado traje espacial, otros prefieren hacer aeróbicos, y algunos bailan, como ocurrió hace unas mañanas cuando tres miembros de la tripulación no pudieron evitar mover el cuerpo al escuchar la antigua lambada “Llorando se fue” (Chorando se foi).

bailando.jpg
Bailando lambada. Foto: Sophimania

En una misión real en el planeta rojo la actividad física será vital para mantener la salud de los astronautas. La menor gravedad de Marte podría atrofiar sus músculos o descalcificar sus huesos. Además,  está probado que las endorfinas que genera el cerebro al hacer ejercicio ayudan a mejorar el estado de ánimo. Un tema que las agencias (o empresas) espaciales tendrán que abordar. Mientras tanto, tareas cotidianas como lavar la ropa sudada o ventilar la habitación donde se realizan los ejercicios, también ayudan. 

Finalmente, la actividad que nos reúne tres veces al día, todos los días, es la comida. Como suele ocurrir con las familias unidas, compartir todos juntos el mismo espacio a la hora de comer nos ha dado buenos resultados. Los desayunos, almuerzos y cenas sirven para ponernos al día y compartir nuestras experiencias. La buena sazón colombiana de nuestro cocinero, Leonardo Valencia, sin duda, ha ayudado a ponerle sabor a esta bonita cohesión.  

¡¡Tú también puedes interactuar con los miembros de LATAM I !!

Si estás en el colegio o conoces a alguien que está en un colegio público o privado en el Perú, pásale este artículo para que puedan hacer sus preguntas directamente a los científicos de esta tripulación marciana. Solo tienen que mandar sus preguntas al correo [email protected] poniendo: Nombre y apellido, edad, colegio y ciudad en la que vive.

Víctor responderá todas y cada una de ellas publicando las respuestas a sus preguntas en la web de Sophimania.pe.

* The Mars Society es una asociación estadounidense sin fines de lucro que realiza actividades e investigaciones con el objetivo final de generar información así como difundir la importancia de la exploración y asentamiento humano en Marte. Se enfoca, como dice su web, en generar conciencia en el público, la política y los medios, acerca de la presencia permanente en el planeta rojo.

** Victor nació en Piura, tiene 31 años y estudió traducción e  interpretación del inglés, español y alemán, en la Universidad Ricardo Palma; también conoce francés, ruso, persa y árabe. Es parte de la Asociación Peruana de Astrobiología – ASPAST y de la Sociedad Científica de Astrobiología del Perú, además de periodista de divulgación científica del portal Sophimania.pe 

Si quieres estar siempre enterado de lo último y lo mejor en descubrimientos, investigaciones y avances científicos y tecnológicos SUSCRÍBETE AQUÍ en un solo paso. Recibirás un boletín semanal con lo mejor de Sophimania.


#peru #marte #the mars society
Compartir Twittear Compartir