Esta mujer es el único caso registrado del impacto de un meteorito en un humano

Misiones Espaciales

Por Sophimania Redacción
27 de Enero de 2015 a las 12:18
Compartir Twittear Compartir
Esta mujer es el único caso registrado del impacto de un meteorito en un humano

¿Cuáles son las posibilidades que uno de estos meteoritos golpee a una persona? Una entre 174 millones, según un estudio realizado en 1997. Vale decir, un mismo individuo tiene más probabilidades de ser alcanzado por un tornado, un rayo y un huracán al mismo tiempo que por una roca extraterrestre.

Aunque es posible que muchos meteoritos hayan golpeado a un ser humano a través de la historia, hay algunos registros más o menos confiables. Existen 300 documentos históricos chinos recopilados por la Nasa donde se habla de al menos siete muertes; está el caso de Gerrit Blank, un adolescente alemán de 14 años que en 2009 fue alcanzado por un meteorito del tamaño de una arveja en la mano; y un niño en Mbale, Uganda, quien el 14 de agosto de 1992 fue golpeado por un objeto de apenas tres gramos.

También hay quienes se salvaron por poco, como Michelle Knapp de un pueblo en EE.UU. quien el 9 de octubre de 1992 vio cómo su Chevrolet Malibú de color rojo era golpeado por un objeto de 4.400 millones de años, y la familia Archer en Auckland, Nueva Zelanda, que el 12 de junio de 2004 recibió un meteorito justo en el living de su salón.

 

 

impacto 2

Gerrit Blank, afirmó en 2009 que había sido herido por un meteorito, pero la comunidad científica desacreditó este hecho. Foto: PLANETACURIOSO

 

 

Sin embargo, el primer caso documentado es del 30 de noviembre de 1954 en Sylacauga, Alabama, EE.UU.. Conocido como Meteorito "Sylacauga" o "Hodges", debe su nombre a Ann Elizabeth Hodges (1923-1972), una habitante del pequeño pueblo de Oak Grove que a las 14:46 dormía en el sofá de su casa al mismo tiempo que un objeto celeste cruzaba los cielos.

De improviso, un fragmento del meteorito se desprendió, cayendo sobre el tejado de su casa de madera, atravesando la estructura, rebotando en los muebles y golpeándola en el costado izquierdo a la altura de la cadera.

El evento, que había sido visto por cientos de personas, claramente llamó la atención de la Fuerza Aérea de EE.UU., que alarmada por creer que se trataba de un objeto enviado por la Unión Soviética, acudió a inspeccionar la escena, determinando que no se trataba de un arma comunista.

Aún así, se incautó el fragmento, no sin las protestas de Eugene -marido de Hodges-, quien demandó al gobierno reclamando la propiedad del objeto, a lo que se sumó Birdie Guy, el dueño original de la casa, solicitando una compensación por los daños materiales.

Análisis posteriores determinaron que el meteorito, un fragmento del asteroide 1685 Toro, se subdividió en tres partes, de los que sólos se recuperaron dos: el "fragmento Hodges", de 3,86 Kg de peso, y el "fragmento McKinney", con 1,68 Kg de peso, descubierto al día siguiente del incidente. El tercer fragmento nunca fue encontrado.

 

 

FUENTE: Science Alert


Compartir Twittear Compartir