Europa y Rusia lanzan misión conjunta para buscar vida en Marte

Misiones Espaciales

Por Sophimania Redacción
14 de Marzo de 2016 a las 11:32
Compartir Twittear Compartir
Europa y Rusia lanzan misión conjunta para buscar vida en Marte

Esta madrugada a las 4:30 am (hora local), la Agencia Espacial Europea – ESA y la agencia espacial rusa – Roscosmos han lanzado desde el cosmódromo de Baikonur una misión conjunta al planeta rojo  para investigar el origen del metano encontrado en la atmosfera marciana.

El nombre de la misión es ExoMars TGO (Trace Gas Orbiter – Orbitador Rastreador de Gas) y consta de dos etapas, un satélite (TGO) y un pequeño Lander estacionario llamado Schiaparelli que se encargará de encontrar el mejor lugar para la siguiente misión: ExoMars Rover, un vehículo que perforará el suelo marciano.

 

Despegue del cohete Protón Video: ESA

 

Le tomará al cohete Protón, más de 10 horas para poner el satélite en la trayectoria correcta a Marte. Esto implica una serie de encendidos de motores Breeze hasta llegar a la velocidad necesaria para liberarse de la gravedad terrestre. TGO alcanzará una velocidad relativa de 33 mil km/h.

Esta secuencia de encendidos será particularmente tensa para los funcionarios de Roscosmos ya que hasta el momento, Rusia como nación, no ha tenido ni una sola misión exitosa al planeta rojo. Sus dos últimas misiones Mars 96 y Fobos Grunt no lograron siquiera abandonar la órbita terrestre y terminaron reentrando a la Tierra destruyéndose en el camino.

En caso todo salga de acuerdo a lo planeado, serán los controladores de la ESA en Darmstadt, Alemania los que tomarán el control del TGO en su camino a Marte. La separación ocurrirá aproximadamente a las 2 pm (hora local) y el viaje al planeta rojo tomará siete meses llegando el 16 de Octubre.

Al llegar, el satélite expulsará la sonda Schiaparelli que tiene como objetivo probar los instrumentos científicos para su entrada, descenso y aterrizaje. Esta información servirá para poder lanzar la segunda etapa de la misión ExoMars. El radar, las computadoras y algoritmos serán necesarios para que la ESA aterrice de forma segura un Lander.

Este segundo paso en el proyecto conjunto ruso-europeo se supone que debe salir de la Tierra en 2018, aunque esto ahora parece cada vez más difícil de cumplir por los problemas de financiación y programación. Muchas personas conectadas con la misión ExoMars ahora están hablando de 2020 como una fecha más realista para el lanzamiento.

De acuerdo a ESA, la sonda Schiaparelli llegará a la parte superior de la atmosfera marciana a una velocidad de 21 mil km/h y usará un escudo térmico, un paracaídas y cohetes para frenar su descenso. La parte final de la caída de la sonda será amortiguada por un material deformable en su vientre y mientras caiga tomará fotografías, aunque carece de una cámara de superficie como el Curiosity.

 Por su parte, la función principal del Orbitador será el de analizar los gases atmosféricos de Marte orbitando a unos 400 kms de altura. El metano es el interés clave ya que, aunque este hidrocarburo está presente en cantidades muy bajas, podría significar la presencia de vida tal y como ocurre en la Tierra.

Otra de las hipótesis es la de una actividad geológica a profundidad, donde el agua puede estar reaccionando con los minerales de las rocas para producir hidrógeno, que luego se procesa adicionalmente en metano.

 

FUENTES: BBC, SPUTNIK


#roscosmos #exomars #esa #tgo
Compartir Twittear Compartir