Los retos de la minería espacial

Misiones Espaciales

Por Sophimania Redacción
25 de Enero de 2017 a las 19:10
Compartir Twittear Compartir
Los retos de la minería espacial
La minería espacial es mucho más complicada de lo que parece ser. Imagen: Deep Space Industries

Desde hace un tiempo se viene hablando de minería espacial y de cómo esa maravillosa industria del futuro podría disrumpir la forma como los humanos materias primas. Sin embargo, aunque en los últimos años se ha avanzado mucho en la industria espacial, intentar extraer metales preciosos de un asteroide es una tarea mucho más compleja.

De momento existen dos empresas serias que se están dedicando a la investigación para poder enviar una misión a un asteroide: Planetary Resources y Deep Space Industries. De momento ambas están lanzando misiones con el fin de probar sus tecnologías.

Por ejemplo Planetary Resources planea lanzar 10 satélites de observación terrestre, estos usarán la misma tecnología de prospección que planean utilizar en asteroides. Lo mismo está haciendo Deep Space Industries “La observación de la Tierra está en bofa en la industria espacial en este momento", dice Meagan Crawford, director de operaciones de Deep Space Industries. "Es donde se está creando la mayor parte del valor", añade.

Pero convertirse en un buen prospector de la Tierra no es lo mismo que serlo en un asteroide, ya que los dos son cuerpos espaciales muy diferentes. Por un lado, la Tierra es inmensa y está muy cerca, mientras que los asteroides están bastante lejos, moviéndose muy rápido. Y eso hace que llegar a conocerlos sea muy complicado.

Las compañías necesitan conocer la composición específica de una roca espacial antes de embarcarse en una misión minera, algo que no pueden lograr con los mismos sensores que están desplegando en órbita terrestre, los mismos que esperan utilizar para obtener información detallada una vez que estén realmente cerca de un asteroide.

Las misiones científicas como Lucy y Psyche de la NASA, diseñadas para aprender más sobre la composición de los asteroides, ayudarán a las compañías a obtener el conocimiento que necesitan para obtener energía. Pero Crawford admite que "la pieza más grande que falta para la minería de asteroides es el conocimiento científico de los asteroides objetivo".

Todavía no se conocen con detalle las especificaciones de los asteroides. Es por eso que las agencias espaciales siguen enviando misiones como Lucy, Psyche, OSIRIS-REx, Dawn o Hayabusa: porque no sabemos mucho acerca de sus detalles, más allá de modelos predictivos basados en categorías amplias. "No tenemos mucha experiencia con las características reales de los asteroides", dice Zoe Szajnfarber, quien estudia la dinámica de la innovación tecnológica en la Universidad George Washington.

Debido a eso, el riesgo de que una empresa no encuentre lo que busca en las cantidades que necesita, es alto. Y lo peor, no tendrías forma de re-direccionarte a otro lugar. "Si decides ir al asteroide, ahí es donde vas", dice Szajnfarber. "Es casi imposible tener suficiente combustible para cambiar de opinión y pasar a otro diferente", añade.

Además existe otro problema: el de la gravedad. Las naves de las empresas pueden ser muy buenas orbitando nuestro planeta. Pero la Tierra es básicamente una esfera. Y su masa es bastante uniformemente distribuida. La gravedad es básicamente la misma en todas partes en la órbita de una nave espacial. Mantener la nave espacial en línea en un campo gravitatorio como este es "fácil".

Cosa distinta ocurre con un asteroide, los cuales tienen formas muy irregulares con picos, valles y grietas. Eso sin contar que su gravedad es considerablemente menor al de un cuerpo gigante como la Tierra.

Las empresas tendrán que superar estos dos primeros obstáculos antes de que lleguen a los más grandes: construir robots mineros y naves espaciales que puedan traer el transporte de nuevo al alcance de la humanidad.

 

FUENTE: WIRED


#mineria espacial #deep space industries #planetary resources
Compartir Twittear Compartir