Nave rusa se desintegra en el espacio y está en descontrolado camino hacia la Tierra

Misiones Espaciales

Por Sophimania Redacción
29 de Abril de 2015 a las 13:18
Compartir Twittear Compartir
Nave rusa se desintegra en el espacio y está en descontrolado camino hacia la Tierra

Una fuente del Centro de Control de Vuelos Espaciales (CCVE) ruso ha confirmado a la agencia Interfax que dan la nave Progress M-27M por perdida y parece que ha comenado a desintegrarse.

“Si no se logra salvar la nave, tendrá lugar su salida de la órbita. En ese caso, los restos que no se quemen a su paso por la atmósfera caerán en cualquier punto entre el paralelo 52 norte y el paralelo 52 sur”, dijo la fuente.

El mando de control ruso perdió ayer el contacto con la Progress M-27M unas 3 horas y media después de su lanzamiento desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán. Un fallo técnico con las antenas de navegación y el sistema de propulsión dejó el carguero incomunicado y girando sobre sí mismo sin control. La agencia Interfax asegura que se han detectado piezas sueltas alrededor de la nave, una prueba de que puede haber comenzado ya a desintegrarse y caer hacia la Tierra.

 

 

Abraxas Steadicam

 

 

La Progress M-27M, que transporta cerca de 2,5 toneladas de suministros para la Estación Espacial Internacional, fue lanzada a las 07.10 GMT de ayer y, según el plan de vuelo original, debía acoplarse a la plataforma orbital seis horas después de su despegue. En su bodega lleva combustible, oxígeno, alimentos, equipos científicos y regalos para los tripulantes de la EEI.

Buena parte de la Progress M-27M se quemará y desintegrará en su reentrada en la atmósfera, pero habrá piezas que caigan directamente en la superficie.

Los restos de la nave Progress M-27M probablemente se quemen al entrar a la atmósfera, dijo Vladimir Soloviev, director de vuelo de la sección rusa de la ISS. "(La trayectoria de descenso) indica que los elementos estructurales de la nave no llegarán a la superficie de la Tierra", dijo.

 

 

FUENTE: Telegraph, Gizmodo


Compartir Twittear Compartir