Papas al espacio: conversamos con el científico peruano a cargo

Misiones Espaciales

Por Victor Roman
31 de Enero de 2016 a las 10:15
Compartir Twittear Compartir
Papas al espacio: conversamos con el científico peruano a cargo

Nos enteramos que NASA estaba planeando trabajar en conjunto con el Centro Internacional de la Papa – CIP para hacer experimentos con nuestro apreciado tubérculo y decidimos buscar a los científicos a cargo para que nos cuenten de qué trata el proyecto.

 

Conversamos con el Dr. Julio Valdivia, investigador asociado del Instituto SETI de la NASA en Perú y él nos contó los pormenores. “La idea surgió en Dubái, entre Joel Ranck (Jefe de comunicaciones del CIP) y Will Rust (Director creativo de Memac Ogilvy Dubái) con el objetivo de buscar variedades de papa que puedan sobrevivir a procesos de cambio climático y desertificación”, nos cuenta Valdivia.

 


CIP_body2.jpg

Uno de los invernaderos del CIP donde se harán los experimentos. Foto: Sophimania

 

Y es que la desertificación y el cambio climático están afectando las áreas cultivables del planeta en zonas como China, África y hasta Australia. “Actualmente viven cerca de 842 millones de personas con problemas de alimentación” dice Valdivia. Entonces es lógico hacer este tipo de investigaciones.    

 

Especialmente si se toma en cuenta el inmenso valor nutricional y la versatilidad que ha mostrado el tubérculo andino a través de la historia. La papa ha demostrado dominar la mayoría de ecosistemas en el mundo. Desde que los españoles se las llevaron a Europa ha servido de alimento en momentos críticos (como la hambruna del norte de Irlanda o la II guerra mundial). La papa, por eso, es un excelente candidato.


CIP_home.jpg

El CIP tiene todo el germoplasma de los tipos de papa que existen en el mundo. Foto: Sophimania

 

              

“El tercer aliado es NASA” nos cuenta Valdivia. “La agencia espacial norteamericana desde hace unos años está pensando en que debemos expandirnos y colonizar diferentes planetas entre ellos la Luna y Marte. Marte en especial ha compartido una historia evolutiva con nosotros desde el punto de vista geológico”.

 

Por eso NASA ha estado haciendo experimentos en el programa HI-SEAS en donde cultivó plantas utilizando el suelo volcánico de Hawái. Sin embargo Valdivia cuenta que el suelo de la isla “es artificial”, entonces “NASA sigue buscando otro tipo de suelos que puedan tener un parecido más cercano a la geoquímica y física del planeta. ‘Análogos marcianos’ dentro de la Tierra.”

 

En nuestro planeta hay algunos lugares que tienen un gran parecido a nuestro vecino. “Rio Tinto en España, es un río rojo que debe su color que está en oxidación y simula un Marte cuando aún tenía agua. Luego tenemos a la Antártida que se parece al Marte más actual, congelado. Y por supuesto Atacama en Chile y Pampas de la Joya en Arequipa, donde no llueve. Estos son suelos de hiper-aridez de 20 millones de años y simulan un Marte justamente cuando perdía agua”.


desierto_joya_body3.jpg

Comparación entre el suelo de La Joya y el regolito de Marte. Foto: Reneé Condori Apaza

 


Es este último lugar donde el CIP ha concentrado sus esfuerzos, el suelo del Desierto de la Joya tiene un gran parecido al regolito marciano. Valdivia explica que “se le llama así porque es una especie de suelo primitivo. El suelo tal y como lo conocemos tiene esta definición porque está relacionado con la cantidad de materia orgánica que existe dentro de él. Si no hay materia orgánica no es suelo”.

 

La primera parte del proyecto consiste en usar estos suelos análogos. Un grupo de científicos peruanos irán a la Joya a traer cerca de 100 kilos de suelo que será usado para probar una serie de variedades de papas resistentes.

 

El suelo se colocará en una caja o domo que simulará las condiciones marcianas, con un CO2 al 96%, la radiación que cae en el planeta rojo se imitará con la ayuda de lámparas ultravioletas, se modularán temperaturas muy bajas que irán disminuyéndose para medir la resistencia de las variedades. En esta parte del experimento el conocimiento del CIP es de gran ayuda, ya que al poseer el germoplasma de las papas de todo el mundo, incluidas las silvestres, le permitirá seleccionar las mejores características y cruzarlas para obtener un producto que se pueda adaptar.

 

El único factor que, sin embargo, no se podrá replicar será el de la gravedad marciana (la cual es un tercio la de la Tierra). “Básicamente porque aún nadie sabe qué cosa exactamente es la gravedad”, nos explica el Dr. Valdivia.

 

Los experimentos iniciales estarán financiados por el mismo CIP y de ser exitosos, que estamos seguros será el caso, recibirá más presupuesto por parte de otras organizaciones entre ellas NASA. Así que quien sabe y el viaje que comenzó hace 10 mil años en los Andes peruanos, pasó por Europa y conquistó el mundo, tenga como siguiente destino acompañarnos en nuestra aventura hacia las estrellas.

 

 


#espacio #marte #papa #cip #dr. valdivia #la joya
Compartir Twittear Compartir