¿Policía espacial? Es hora de revisar los tratados internacionales sobre el espacio

Misiones Espaciales

Por Sophimania Redacción
9 de Febrero de 2017 a las 08:52
Compartir Twittear Compartir
¿Policía espacial? Es hora de revisar los tratados internacionales sobre el espacio
Foto: Sophimnia

La exploración espacial actualmente se rige por tratados y acuerdos internacionales que han estado en vigor durante años. El más importante tiene 50 años, el Tratado del Espacio Ultraterrestre. Este tratado, firmado en 1967, fue acordado a través de las Naciones Unidas, y hoy sigue siendo la "constitución" del espacio ultraterrestre. Ha sido firmado y oficializado, o ratificado, por 105 países de todo el mundo.

Pero los desafíos han comenzado a surgir. El Tratado del Espacio Ultraterrestre es vinculante para los países que se adhieren a él, pero la falta de una "policía espacial" que regule su cumplimiento hace que no se pueda hacer cumplir de manera práctica. Esto quiere decir que un país o una empresa podrían ignorarlo. A pesar de que el incumplimiento implica sanciones, es un terreno bastante rocoso.

A pesar de ello, en sus 50 años de existencia, el tratado nunca ha sido violado. Uno de los puntos más importantes que considera es que el espacio ultraterrestre debe utilizarse para "propósitos pacíficos", es decir, las armas de destrucción masiva no pueden ser usadas en el espacio. Otro es que el territorio celeste (como la luna o Marte), no está sujeto a la "apropiación nacional", es decir,  ningún país puede reclamarlo.

Estos puntos han sido objeto de desafíos. En la Declaración de Bogotá de 1976, un grupo de ocho países trató de reclamar la propiedad de un segmento de una órbita que se encontraba en el espacio situado por encima de su tierra, haciendo una proyección de sus fronteras hacia el cielo. Afirmaron que este espacio no estaba comprendido en la definición de "espacio ultraterrestre" y que, por lo tanto, era un "recurso natural". Sin embargo, esto fue rechazado por la comunidad internacional.

En 2007 se creyó que China había violado el tratado cuando disparó uno de sus propios satélites meteorológicos con un "misil balístico de alcance medio terrestre". Esto fue visto como "agresivo" por Japón, pero como los misiles no estaban bajo la definición de armas de destrucción masiva, y se encontró que no violaba el tratado.

A pesar de su importancia, debemos reconocer que el Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre tiene algunas deficiencias específicas en la era moderna, principalmente porque se centra solo en los países. Muchas compañías privadas, como el lunarland, han explotado esto y han ofrecido vender parcelas de tierra en cuerpos celestes como la luna. Los agentes que lo hacen justifican su actividad porque el tratado dice que el territorio no está sujeto a la apropiación nacional, pero esto no significa técnicamente que las empresas privadas o individuos puedan reclamar territorio celestial, ya que no son países.

En un intento por abordar algunos de los inconvenientes actuales del tratado, el gobierno de Estados Unidos aprobó la Ley Espacial 2015, que dice que los ciudadanos estadounidenses pueden participar en la exploración y explotación comercial de los recursos espaciales. Aunque esto parece socavar la prohibición del tratado, la Ley del Espacio tiene una cláusula que indica, en términos simples, que los EE.UU. no reclaman el territorio.

A pesar de estas obvias brechas legales y desafíos, el tratado ha sido durante mucho tiempo, un documento sobre derecho internacional con respecto al espacio ultraterrestre y sigue siendo la columna vertebral importante de la gobernanza del espacio exterior. La intención que tuvo su creación sigue siendo importante, pero sería bueno empezar a revisarla para que refleje los cambios que ya están sucediendo en materia espacial.

 

FUENTE: Science Alert


#espacio #tratado del espacio
Compartir Twittear Compartir