Venus: Captan por primera vez ¨arcoíris¨ en otro planeta

Misiones Espaciales

Por Sophimania Redacción
13 de Marzo de 2014 a las 11:05
Compartir Twittear Compartir
Venus: Captan por primera vez ¨arcoíris¨ en otro planeta

La sonda espacial Venus Express de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), que fue lanzada en el 2005 con la misión de estudiar la atmósfera, el plasma y la superficie en detalle, así como las interacciones superficie-atmósfera del vecino planeta Venus, fotografió las nubes venusinas desde una posición óptima para registrar lo que se llama una gloria, fenómeno óptico producido por la luz, y lo consiguió.

Arcoíris y glorias se producen cuando la luz del sol brilla sobre las gotas de una nube, que en el caso de la Tierra son de agua, y en Venus se cree que contienen ácido sulfúrico.

Mientras los arcoíris se despliegan como arcos en el cielo, pero las glorias son más pequeñas y son una serie de anillos concéntricos de colores con un núcleo brillante.

 

venus arcoiris

Así se ve la luz del sol reflejada en las nubes de Venus, foto tomada el 2011

Para que se produzca una gloria hace falta que las partículas de las nubes sean esféricas, es decir probablemente de un líquido, y de un tamaño similar.

Sólo se ven cuando el observador está situado entre el Sol y las partículas que están reflejando la luz del Sol. En nuestro planeta, se suelen ver las glorias desde los aviones, o en las cumbres de montañas brumosas, explica la ESA en su comunicado.

 

venus simulacion

Simulación de una comparación entre glorias de Venus (izquierda) y la Tierra (derecha).

 

La gloria venusina, que es la primera imagen completa de un fenómeno como este en otro planeta, fue vista en las nubes de Venus, a 70 kilómetros de la superficie del planeta, el 24 de julio de 2011, abarca 1.200 kilómetros de ancho vistos desde la sonda espacial, a una distancia de 6.000 kilómetros.

A partir de estas observaciones, los investigadores estiman que las partículas de la nube son de 1,2 micrómetros de diámetro, casi cinco veces más pequeñas que un cabello humano. Pero además, tras analizar las variaciones de brillo en los anillos de la gloria, los científicos sugieren que una química distinta a la combinación de ácido sulfúrico y agua puede estar en juego.

A diferencia de las nubes terrestres que se originan por el enfriamiento de aire ascendente y de la consiguiente condensación de vapor de agua, las nubes venusianas son el producto de reacciones químicas que combinan el dióxido de azufre y el vapor de agua, a merced de la acción de la luz solar (en la alta atmósfera) o del calor (cerca de la superficie).

La atmósfera de Venus es 90 veces más densa que la terrestre, el equivalente a la presión a 1 km de profundidad bajo el mar. Está compuesta de un 96.5% de dióxido de carbono y un 3% de nitrógeno.

Debido a la densa atmósfera y a su composición química, Venus experimenta un enorme efecto invernadero que eleva la temperatura de la superficie hasta a más de 470ºC.

Fuente: BBC


Compartir Twittear Compartir