Científicos creen que podría haber vida de "otro tipo" en las enanas marrones

Vida Extraterrestre

Por Victor Roman
12 de Diciembre de 2016 a las 12:11
Compartir Twittear Compartir
Científicos creen que podría haber vida de "otro tipo" en las enanas marrones
Ilustración de una posible forma de vida en la atmosfera de una enana marrón. Imagen:

Las enanas marrones son cuerpos subestelares un poco más grandes que Jupiter, que a pesar de concentrar una gran cantidad de gas, no llegaron a sostener la fusión nuclear de hidrógeno necesario para formarse como estrella.

Debido a la abundancia (se cree que hay unos miles de millones) de enanas marrones en nuestra galaxia, un grupo de astrónomos de la Universidad de Edimburgo (ED) ha decidido estudiarlas para saber si es posible que la vida pueda desarrollarse en las capas más altas de la atmosfera de estas estrellas fallidas.

La hipótesis principal detrás de este estudio que será publicado en The Astrophysical Journal, es que para que la vida exista no es necesaria la existencia de una superficie rocosa. Por ejemplo, de acuerdo a un estudio publicado en el 2013 por investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia las capas altas de la atmósfera terrestre están pobladas por un gran número de microorganismos, que viajan de un continente a otro aprovechando las corrientes de aire a 10 km de altura y que se alimentan y reproducen sin problemas durante el viaje. 

De hecho, Carl Sagan en 1976, había dicho que un ecosistema aéreo podría estar desarrollándose en las capas superiores de Júpiter y Venus alimentado directamente por la luz del Sol. El famoso divulgador científico incluso hipotetizó que este tipo de vida aérea podría tratarse de organismos flotantes capaces de subir y bajar por la atmósfera controlando la presión de sus cuerpos.

Aunque prácticamente ya se ha descartado la presencia de vida en la atmosfera de Júpiter, la idea ha sido recogida los astrónomos, quienes creen que muchos de los elementos necesarios para la vida, y unas condiciones de temperatura y presión que son, además, muy similares a las de la Tierra podrían encontrase en las enanas marrones.

enana_marrón.jpg
Representación de una enana marrón. Imagen: Space.com

“No necesitamos tener, necesariamente, un planeta rocoso con una superficie bien definida”, ha dicho Jack Yates, científico planetario y autor principal del trabajo. “De modo que el concepto de «zona de habitabilidad» se extiende a lugares que hasta hace poco ni siquiera habíamos considerado. Y nace el concepto de zona atmosférica habitable”, añadió.

La conclusión de Yates se basa, en parte, al descubrimiento de que algunas enanas marrones frías tenían una temperatura muy similar a la Tierra y que había una enana marrón a solo 7 años luz de nosotros (WISE 0855-0714) que parecía tener nubes de agua en su atmósfera. Con esos datos los investigadores actualizaron los cálculos de Sagan para identificar los tamaños, las densidades y las posibles estrategias de supervivencia de organismos para mantenerse justo en la zona habitable de esas atmósferas lejanas.

Lo encontrado por el equipo indica que nada impide la existencia de los organismos predichos por Sagan en la atmosfera de ese gigante de gas. Es más, incluso podrían prosperar criaturas más grandes y pesadas que, en ausencia de luz solar, podrían alimentarse de nutrientes químicos. De hecho, los estudios llevados a cabo sobre atmósferas de enanas marrones han revelado la existencia de la mayor parte de los ingredientes necesarios para la vida; carbono, hidrógeno, nitrógeno y oxígeno.

Aunque de momento todo es especulativo, se espera que el nuevo Telescopio Espacial James Webb, que será puesto en órbita el 2018, pueda observar algunas de las enanas marrones que se encuentran a solo unos 30 años luz de la Tierra y pueda darnos mayores alcances sobre las características de estos misteriosos cuerpos gaseosos.

 

FUENTES: BIG THINK, SCIENCEMAG


#jupiter #vida #sagan #enana marrón
Compartir Twittear Compartir