La energía interna de Encélado podría generar las condiciones para la vida

Vida Extraterrestre

Por Sophimania Redacción
14 de Noviembre de 2017 a las 16:23
Compartir Twittear Compartir
La energía interna de Encélado podría generar las condiciones para la vida
En el 2005 NASA descubrió que Encélado despedía geysers con agua. Foto: NASA/JPL

En 2005 los científicos descubrieron que chorros de vapor de agua salían despedidos a toda velocidad al espacio a través de fisuras de hielo en el polo sur de Encelado, una luna helada de Saturno. Desde entonces, los investigadores han estado tratando de explicar estos geysers.

Ahora, 12 años después, un artículo publicado en la revista Nature Astronomy, podría tener una respuesta que podría aumentar las esperanzas de encontrar algún día vida en el gélido Encelado.

"De donde Enceladus consigue la energía sostenida para mantenerse activo siempre ha sido un misterio", dice el astrobiólogo Gaël Choblet de la Universidad de Nantes en Francia. "Pero ahora hemos considerado con mayor detalle cómo la estructura y la composición del núcleo rocoso de la luna podrían desempeñar un papel clave en la generación de la energía necesaria", agregó.

encelado_body.jpg
La energía generada en el núcleo de Encelado se escapa por el polo sur. Imagen: NASA

Los científicos creen que los chorros que brotan del exterior de Encelado emanan de un vasto océano global de agua salada, el cual se encuentra debajo de la capa de hielo que envuelve a la luna. Se estima que este caparazón tiene un espesor promedio de hasta 25 kilómetros de profundidad, pero con 1 kilómetro alrededor de la región polar sur donde se produce el spray hidrotermal.

Pequeños fragmentos de minerales en los chorros detectados por la sonda Cassini sugieren que las sales y el polvo de sílice en el aerosol se forman a través de agua caliente que alcanza alrededor de 90° C interactuando con la roca en el núcleo rocoso de Encelado.

Pero para que esa interacción ocurra, tendría que haber suficiente espacio dentro del núcleo como para que el agua existiera, tendría que ser porosa o incluso blanda. "Sea cual sea la composición del núcleo en términos de rocas, debe tener agua dentro", explicó Choblet a New Scientist, "quizás un 20 o 30 por ciento de agua".

En nuevas simulaciones, el equipo descubrió que el movimiento de las mareas generado por la órbita elíptica de la Luna de Saturno podría calentar agua dentro del núcleo de Encelado, debido a la fricción producida cuando el líquido circula y se desliza entre los fragmentos de roca.

A medida que el agua aumenta de temperatura (alcanzando los 90° C), asciende a través del núcleo poroso, transfiriendo calor al océano global en forma de chorros elevados, algunos de los cuales terminan derritiendo el núcleo helado de Encelado, finalmente escapando hacia el espacio.

"El transporte de agua en el núcleo permeable calentado por la marea produce venteos estrechos y calientes con temperaturas que superan los 363 K", escriben los investigadores en su artículo, "caracterizados por potentes zonas calientes (1-5 gigavatios) en el fondo marino, particularmente en el polo sur".

El calor y la energía producidos por el fenómeno expulsarían las plumas de las regiones polares de la luna (lo que explicaría por qué la capa de hielo caliente es más delgada allí) y podrían finalmente ayudar a calentar el océano durante potencialmente miles de millones de años, plantea el equipo.

Investigaciones anteriores sobre Encelado habían sugerido que las plumas podrían ser alimentadas por la desintegración radiactiva de las rocas en el núcleo de la luna. Si ese fuera el caso, sin embargo, el proceso podría haber proporcionado calor durante millones de años, lo que posiblemente no sería lo suficientemente largo como para que la vida evolucionara y se asentara en el océano templado enterrado bajo la máscara congelada de Encelado.

Sin embargo, durante un período de tiempo mucho más largo (hasta miles de millones de años) es posible que la vida pueda encontrar una manera de aprovechar al máximo esa oportunidad.

Un océano gigante, caliente y con varios miles de millones de años sería un lugar propicio para la aparición de la vida. Finalmente en la Tierra, solo se necesitaron unos 640 millones de años para que la vida evolucionara de microbios a la inmensa variedad que tenemos actualmente.

 

FUENTES: SPACE, SCIENCEALERT

 

Si quieres estar siempre enterado de lo último y lo mejor en descubrimientos, investigaciones y avances científicos y tecnológicos SUSCRÍBETE AQUÍ en un solo paso. Recibirás un boletín semanal con lo mejor de Sophimania.


#vida #nasa #encelado
Compartir Twittear Compartir