Científicos presentan plan para “re-congelar” el Ártico

Cambio Climático y Desastres

Por Sophimania Redacción
15 de Febrero de 2017 a las 11:56
Compartir Twittear Compartir
Científicos presentan plan para “re-congelar” el Ártico
La idea es un poco extrema y podría no funcionar_ Foto: EFE

Las temperaturas del Polo Norte son cada vez más altas cada año y el escenario en el Ártico es bastante sombrío en este momento. Sin embargo, en lugar de quedarse sentados y observar cómo el hielo marino desaparece de la región a un ritmo sin precedentes, los científicos han ideado un plan para "volver a congelar" el Ártico, instalando unos 10 millones de bombas eólicas sobre la capa de hielo para rociar agua de mar sobre la superficie y reponer el hielo marino.

"Nuestra única estrategia en la actualidad parece ser decirle a la gente que deje de quemar combustibles fósiles", dijo el investigador principal y físico de la Universidad Estatal de Arizona, Steven Desch, a The Guardian. "Es una buena idea, pero va a necesitar mucho más que eso para evitar que el hielo marino del Ártico desaparezca", añadió.

Un nuevo estudio que describe un plan para "volver a congelar" el Ártico estima que bombas eólicas podrían añadir un metro adicional de hielo marino a la capa actual de la región, lo que ayudaría a protegerlo de las crecientes temperaturas. "Un hielo más grueso significaría un hielo más duradero", dice Desch. "A su vez, eso significaría que el peligro de que todo el hielo marino desaparezca del Ártico en verano se reduzca significativamente".

La idea es erigir millones de bombas eólicas alrededor de la región ártica, las cuales dispersarían el agua del mar sobre la superficie helada para congelarla como una capa extra y espesar la capa de hielo. El equipo predice que el bombeo de 1.3 metros de agua en la superficie dará lugar a que el hielo sea 1 metro más grueso.

"Cabe destacar que la mitad del hielo marino del Ártico tiene actualmente un espesor promedio anual de sólo 1.5 metros", informa el documento. "Añadir un metro de hielo en el transcurso de un invierno es un cambio significativo" agrega.

También señalan que la adición de 1 metro será como retroceder 17 años. "La implementación a lo largo de todo el Ártico a principios de la década de 2030 (añadiendo 1 metro de hielo al año) restablecería el reloj hasta el día de hoy, en vez del verano libre de hielo que se espera para el 2030", concluye.

Pero para que el plan funcione, necesitarían como mínimo unos 10 millones de bombas eólicas. "La superficie del Océano Ártico es de unos 107 km2, si se distribuyen las bombas eólicas en un 10% de esa superficie, se necesitarían alrededor de 10 millones, y si se distribuyen en todo el Ártico, se necesitarán unos 100 millones".

Además, se requeriría una turbina eólica con palas de 6 metros de diámetro, con un peso de 4 mil kg de acero. Para mantener esto a flote requeriría que la boya contenga un peso aproximadamente igual de acero. Como un número redondo, el estimado es de unos 10 mil kg de acero por dispositivo.

Los investigadores, añaden que para construir una flota de 10 millones de bombas, se requeriría aproximadamente 10 millones de toneladas de acero al año. Si se quería instalar bombas en todo el Ártico, se necesitarían 100 millones de toneladas de acero al año. Como referencia, los EEUU producen actualmente cerca de 80 millones de toneladas de acero al año, y la producción mundial de acero es 1.600 millones.

Este proyecto tiene un precio estimado de alrededor de 500 mil millones de dólares, lo que significa que varios gobiernos de todo el mundo tendrían que comprometer fondos para pagar los costos de establecer lo que es esencialmente un sistema de aire acondicionado gigante alrededor del Ártico.

Sin embargo, con la región calentándose más rápido que en cualquier otro lugar del planeta y, y los ineficaces esfuerzos políticos para reducir las emisiones de CO2, el riesgo es que perdamos gran parte del hielo marino del Ártico en las próximas dos décadas, con consecuencias incalculables no sólo en los ecosistemas locales, sino en el mundo en general.

Por eso, aunque el proyecto sea demasiado loco para llevarse a cabo, si es necesario plantearnos formas igual de extremas para intentar salvar el ártico.

 

FUENTES: THE GUARDIAN, SCIENCEALERT


#artico #calentamiento global
Compartir Twittear Compartir