Convertirnos en vegetarianos reduciría en 2/3 contaminación de la industria alimentaria

Cambio Climático y Desastres

Por Sophimania Redacción
13 de Junio de 2016 a las 11:28
Compartir Twittear Compartir
Convertirnos en vegetarianos reduciría en 2/3 contaminación de la industria alimentaria
Internet

Comer más frutas y verduras y reducir el consumo de carne roja y procesada te hará más saludable, eso es obvio.  Pero también es importante conocer que la industria de la carne es un importante actor en el Cambio Climático. Ser vegetariano puede reducir drásticamente las huellas de carbono. Los resultados se publican en la revista PNAS.

Hagamos matemáticas: ¿Qué pasaría si la población mundial se vuelve vegetariana? Marco Springmann, investigador de la Universidad de Oxford, explica que él y sus colegas han hecho cálculos sobre cómo puede afectar el cambio de la dieta para evitar la muerte de millones de personas en el mundo. La OMS estima que se podrían evitar entre 5 y 8 millones de muertes si siguiéramos los lineamientos nutricionales que propone, esto representa una reducción del 6-10% de la mortalidad mundial.

Por otro lado, las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la industria de los alimentos también se reducirían en más de dos tercios si redujéramos el consumo de carne. En total, estos cambios en la dieta podrían tener un valor para la sociedad de entre 1 a 30 billones de dólares. Esto representa una décima parte del PIB mundial en el año 2050.

Las proyecciones futuras pintan un panorama sombrío. Se espera que el consumo de frutas y verduras aumente, pero también el consumo de carne roja y la cantidad de calorías que se consumen en general. De las 105 regiones del mundo incluidas en el estudio, menos de un tercio están encaminadas a cumplir con las recomendaciones dietéticas.

veganos5.jpg
Internet

Con una población más grande y una dieta menos saludable, para el año 2050 las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con los alimentos podrían constituir la mitad del presupuesto de emisiones que tiene el mundo para prevenir el calentamiento global a menos de 2°C.

Para ver cómo los cambios en la dieta podría evitar tal escenario de pesimismo, se construyeron cuatro dietas alternativas y analizaron su impacto ambiental y en la salud: un escenario de referencia en base a proyecciones para el 2050; un escenario basado en las directrices dietéticas globales que incluye cantidades mínimas de frutas y verduras, y los límites para la cantidad de carne roja, azúcar y calorías totales; y dos escenarios, uno vegetariano que incluye huevos y productos lácteos (lacto-ovo), y otro vegano por completo.

El estudio encontró que la adopción de pautas dietéticas globales podría dar lugar a la prevención de 5,1 millones de muertes por año en 2050. Las dietas vegetarianas y veganas podría prevenir entre 7,3 millones y 8,1 millones de muertes, respectivamente. Aproximadamente la mitad de esto es gracias a comer menos carne roja. La otra mitad viene gracias a comer más frutas y verduras.

Pero para combatir seriamente el cambio climático, se necesitarán más dietas basadas en vegetales. El análisis muestra que si el mundo se volviera vegetariana, la reducción del gasto en emisiones relacionadas con la industria alimentaria sería de 63%. ¿Y si todo el mundo se volviera vegano? En un 70 %.

Los cambios en la dieta tendrían enormes beneficios económicos, ahorro estimado de de US $ 700-1.000 millones de dólares al año a nivel mundial en asistencia sanitaria, cuidado no remunerado y pérdida de días de trabajo. El valor que la sociedad otorga a la reducción del riesgo de muerte incluso podría ser tan alto como 9-13% del PIB mundial, o US $ 20- $ 30 billones de dólares.

Poner un valor monetario a la buena salud y el medio ambiente es un tema delicado. Sin embargo, los resultados indican que los cambios en la dieta podrían tener grandes beneficios para la sociedad, y el valor de esos beneficios constituye un caso fuerte para promover dietas más saludables y sostenibles con el medio ambiente.

 

FUENTE: IFL Science


#vegetariano #cambio climatico
Compartir Twittear Compartir