Estudio: Altas temperaturas forman “lagos” sobre los glaciares de la Antártida

Cambio Climático y Desastres

Por Sophimania Redacción
22 de Agosto de 2016 a las 09:09
Compartir Twittear Compartir
Estudio: Altas temperaturas forman “lagos” sobre los glaciares de la Antártida
Imagen satelital por DigitalGlobe, Inc.

Científicos del Reino Unido han confirmado en un estudio publicado en Geophysical Research Letters que miles de lagos azules han aparecido en las capas de hielo de la Antártida Oriental. Los investigadores analizaron cientos de imágenes de satélite y datos meteorológicos tomados del glaciar Langhovde en el este de la Antártida, y encontraron estos lagos por primera vez entre 2000 y 2013.

Algunas de estas formaciones, conocidas como supraglaciares, podrían tener consecuencias graves para la estabilidad de toda la plataforma de hielo. Ya hay más de 8 mil y son gruesas, placas de hielo, que se forman sobre un glaciar o masas de flujo de hielo en una costa. Lo extraño de esta noticia es el hecho de que los investigadores habían asumido que la Antártida oriental era bastante impermeable a la subida de las temperaturas climáticas y oceánicas, y en su lugar han centrado sus esfuerzos en la investigación de la Península Antártica.

El glaciólogo Stewart Jamieson de la Universidad de Durham, dijo que las temperaturas del aire aumentan durante los meses de verano, y así estos lagos supraglaciares se forman en la superficie de las capas de hielo y en los glaciares delgados que se extienden hacia el océano. Estos lagos no duran mucho tiempo, ya sea porque se congelan de nuevo o se drenan a través del hielo flotante o se desbordan en los ríos de la superficie y hacia el océano.

Estas dos últimas opciones se ha demostrado en el caso de Groenlandia (donde sucede lo mismo) y carcomen y debilitan la estructura de las capas de hielo, acelerando su propia desintegración. "A veces, los investigadores han sido capaces de documentar que el agua dulce que fluye hacia el exterior, hacia el mar, desde la base de un glaciar", dice Mooney. "Esa inyección de agua fría en el agua salada puede crear patrones de flujo bajo el generando una mayor pérdida de hielo".

El equipo encontró que durante el período de 13 años de estudio, el verano más cálido fue el de 2012 y 2013, donde existieron 37 días de temperaturas sobre 0°, y una temperatura del aire en promedio de 0.8 ° C., lo cual es caliente para un ambiente como la Antártida. Durante ese verano, la superficie glaciar de Langhovde experimentó un 36 % de más lagos y canales superficiales.

"Lo que encontramos es que la aparición de estos lagos, como era de esperar, se correlaciona directamente con la temperatura del aire en la región, por lo que el número máximo de lagos, y el área total de los lagos, así como la profundidad de los lagos, aumentan cuando sube la temperatura", explican los autores.

FUENTE: Science Alert


#antartida #calentamiento global #cambio climatico
Compartir Twittear Compartir