La Atlántida es un mito, pero otras desapariciones sí podrían tener evidencias

Cambio Climático y Desastres

Por Sophimania Redacción
3 de Febrero de 2016 a las 11:07
Compartir Twittear Compartir
La Atlántida es un mito, pero otras desapariciones sí podrían tener evidencias

                                                             Crédito: Danita Delimont


La Atlántida es, supuestamente, un continente desaparecido que muchos filósofos griegos mencionan en sus escritos. La leyenda dice que esta enorme isla era una potencia marítima que conquistó gran parte de Europa y África.

El relato de Platón (quien fue el primero en mencionarla) tiene imprecisiones y datos imposibles, por lo que siempre se mantuvo como un mito. La leyenda cuenta que los dioses se molestaron con los atlantes por su soberbia y los castigaron hundiendo su isla en el mar. Este mito platónico ha sido contando desde hace más de 2300 años. Platón utilizó datos de sus observaciones para hacer que su narración fuera más creíble, explica Jane Palmer, para la BBC.

Ya ha habido muchos intentos de ubicar los restos de la Atlántida. Algunos científicos están convencidos de que es solo un mito, como afirma Patrick Nunn, geólogo de la Universidad Sunshine Coast en Queensland, Australia. Otros piensan que las historias similares que se cuentan en varias partes del mundo son prueba de que algunas de las historias sobre Atlántida pueden ser reales. Por ejemplo, algunas personas piensan que podría ser la isla griega de Santorini, que hace unos 3600 años fue destruida por una erupción volcánica.  

Dorothy Vitaliano acuñó un nombre en 1966 para la disciplina que investiga eventos geológicos reales que subyacen a mitos o leyendas: la geomitología. Existen muchas historias sobre volcanes y terremotos que han producido inundaciones catastróficas y tierras sumergidas bajo el mar.

Por ejemplo, Teonimanu es otra isla perdida entre las islas Salomón del Pacífico Sur. “Era tierra montañosa. No era una isla de arrecifes, hecha de arena, que pudiera desaparecer fácilmente", explica Nunn. "Era una isla de proporciones considerables que desapareció".

La leyenda cuenta que las olas hicieron desaparecer la isla. “Nunn interpreta la historia de las olas como una descripción de una cadena de tsunamis: muchos tsunamis consisten en una serie de olas”, explica Jane Palmer. "Pero, por supuesto, las olas no pueden hacer que las islas desaparezcan, particularmente islas que son firmes y volcánicas", dice Nunn. Es por eso que los geólogos piensan que fue un maremoto lo que hundió la isla, ya que habría estado al borde del precipicio, en la pendiente submarina.

Existen mitos parecidos, pero Nunn piensa que solo son descripciones de las poblaciones perdidas que habían vivido en las islas, y no como la pérdida literal de las propias islas. Aún existe poca comprensión científica sobre cómo una isla entera podría deslizarse bajo el mar, al menos de la forma que plantea el mito de Teonimanu.

“Es más, los estudios realizados sobre el fondo marino de la región revelaron que los restos sumergidos podrían ser evidencia de la pérdida de un número de islas, con las islas más antiguas en la parte más baja de la pendiente”, dice Jane Palmer. Para Nunn esto es evidencia de que dichos sumergimientos sí pueden suceder.

p03fw196.jpg

                                      Pobladores de Islas Solomon. Crédito: Robert Harding

Un cuento del Mahabharata, un poema de más de 4 mil años de edad, explica cómo Krishna (encarnación del dios hindú, Visnú), tras una batalla victoriosa, decidió abandonar la ciudad de Dwaraka, por lo que el mar Arábigo la absorbió. Una investigación arqueológica de 1963 descubrió Dwaraka intacta, bajo el mar, en la costa de Saurashtra, en la India.

Hay similitudes en este caso y otros de ciudades que han sido encontradas luego de que se pensara que solo son un mito: la ciudad de Poompuhar y las ruinas antiguas de la ciudad de Mahabalipura, que reaparecieron luego de un tsunami que ocurrió en el 2004 en la zona del Océano  Índico.

Pero Nunn cree que los tsunamis por sí solos no explican el hundimiento y posterior abandono de dichas ciudades. Este científico, más bien, cree que luego del ajuste postglacial existió una elevación del nivel del mar que hizo desaparecer poco a poco las tierras de la costa. Luego los tsunamis terminaron por hundirlas.  

En Australia, por su particular geología, existen historias de este tipo. Jane Palmer explica que hace 20.000 años, durante la edad de hielo, el nivel del mar estaba 120 metros por debajo de su nivel actual. Cuando las temperaturas se elevaron, el hielo comenzó a derretirse y durante los siguientes 13.000 años el nivel del mar aumentó gradualmente hasta llegar a sus niveles actuales.

Nicholas Reid, un lingüista de la Universidad de Nueva Inglaterra en Australia, se asoció a Nunn y analizaron historias de aborígenes australianos donde se cuenta de una época en la que el nivel del mar era más bajo que en la actualidad (o más elevado). Como resultado, encontraron que 21 relatos de distintos lugares de la costa australiana, describiendo lugares que se habían sumergido.

Los científicos esperan conectar las historias con eventos geológicos para poder ubicar el tiempo en que sucedieron y si podrían tener evidencias de realidad.

 

 

FUENTE: BBC


#mito #desastre #atlantida
Compartir Twittear Compartir